domingo, 4 de octubre de 2009

Steve Roach - DREAMTIME RETURN


CD 1

1. Towards the Dream (7:09)
2. The Continent (4:47)
3. Songline (3:01)
5. A Circular Ceremony (11:18)
6. The Other Side (13:11)
8. Truth in Passing (8:49)

CD 2

1. Looking for Safety (31:16)
3. The Ancient Day (6:07)
4. Red Twilight with the Old Ones (9:50)
5. The Return (8:51)

Steve Roach, uno de los corredores de fondo de la música instrumental contemporánea es autor de este álbum que es recordado como un hito en los círculos de la música ambient y electrónica de vanguardia. Roach, californiano especializado en música de estos géneros (no siempre tan accesible como en el caso de este álbum), es un difusor del uso del didgeridoo, instrumento tradicional que llegaría a manejar con fluidez tras viajar varias veces a Australia, una vez mientras grababa este álbum, y por lo menos otra más, nada más publicarse. Deamtime Return, al parecer, nació como producto del contacto del autor con el mundo de los aborígenes australianos. El propio concepto del "dreamtime" se refiere al modo en que los aborígenes de Australia conciben la creación del mundo por parte de sus deidades ancestrales. Parece que el músico se unió al fotógrafo David Stahl, que había descubierto recientemente uno de los álbumes de Roach, para viajar efectivamente a la propia isla de Oceanía, donde el disco adquirió su forma definitiva (aunque parece que Roach ya había estado trabajando en él antes del viaje).

Hay quien califica a Steve Roach como un músico de electrónica tribal, y al menos Dreamtime Return se ajusta al calificativo, dada la incursión de cánticos e instrumentación auténticos en algunos de sus temas.

Steve Roach (en starsend.org)

El sonido de los sintetizadores de Roach es aquí algo frío si lo comparamos con otros músicos más festivos, muy lejanamente melódico incluso, aunque la creación de atmósferas aereas suaviza el trabajo, como a veces sucede con los trabajos de Klaus Schulze. Da la sensación de que Steve Roach es un tipo que va al grano y que hace de las expresiones mínimas su bandera: no demasiada producción, no demasiada complejidad compositiva, no demasiados instrumentos... y el disco, admitámoslo, funciona muy bien dentro de su campo, si bien es posible que, en la línea de muchos músicos de vanguardia new age norteamericanos, se persiga más el efecto "adormilador" del ambient como música para relajarse que a nivel de exploración musical per se. Vamos, que es un álbum muy funcional si lo que queremos es poner ambiente a alguna situación, o escapar de las ruidosas obras del vecino de al lado. También tiene como ventaja su larga duración en disco doble, lo que convierte su escucha en una experiencia musical exhaustiva que llega a atrapar bastante, una vez se le conceden varias escuchas.

Este disco está considerado como uno de los máximos clásicos del ambient, pero no es necesariamente un trabajo recomendable para los recién llegados y los tímidos, sobre todo porque creo que habría que empezar por cosas un poco más luminosas. No digo que este álbum carezca de ambas virtudes, pero las posee, a mi juicio, en dosis algo escuetas si lo que se busca es algo lúdico para empezar.

Towards the Dream.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...