miércoles, 21 de octubre de 2009

Ash Ra Tempel - NEW AGE OF EARTH


1. Sunrain (7:32)
2. Ocean of Tenderness (12:42)
3. Deep Distance (5:49)
4. Night Dust (21:50)

Decir Ash Ra Tempel es como decir Manuel Göttsching, que a su ver es mencionar a una de las bandas más influyentes y famosas del llamado Krautrock, rock alemán extremadamente vanguardista y de corte electrónico que se desarrolló sobre todo durante la década de los '70. No es sencillo establecer unas diferencias muy marcadas entre el sonido de estas bandas, aunque las que se han convertido en míticas dentro del género cósmico sí que poseen características bien diferenciadas. Tangerine Dream tenían sus secuencias hipnóticas, los de Popol Vuh su sonido acústico ceremonial, Klaus Schulze (solista) tenía sus largas notas flotantes, y estos Ash Ra Tempel tenían la guitarra de Göttsching y un carácter mucho más abiertamente new age que las demás.

Manuel Göttsching, en una fotografía actual (de factmag.com).

Los Tempel, también conocidos simplemente como Ashra, llevaron a cabo una serie de trabajos seminales en la música cósmica, de los cuales New Age of Earth (1976) es considerado como uno de los últimos de la mejor etapa del grupo. Amante de las anécdotas como soy, no puedo dejar de mencionar que es precisamente el título de este álbum el que dio lugar, parece ser, al nombre del género musical "new age", bastante polémico porque en muchos casos contiene una connotación negativa. Más negativa la tendría quízás si todo el mundo fuera consciente de la clase de sustancias que probablemente consumían los miembros de formaciones como Ash Ra Tempel para encontrar inspiración (o qué sé yo) en aquellos tiempos tan rebeldes. No en vano, este grupo en concreto llegaría a trabar amistad con algún que otro gran maestre de los alucinógenos.

Portada alternativa (la original es indescifrable).

El álbum en sí mismo es muy llevadero, bonito y trabajado, y en él destacan los cristalinos punteos de guitarra de Göttsching sobre fondos ondulantes y muy espaciales. No se parece el resultado final a lo que hacían los Tangerine Dream en su paradigmática "época rosa" entre los últimos '60 y los primeros '70, sino que recuerda más bien a otros conjuntos como Cluster, en una línea más luminosa que oscurantista y, sin la menor objeción, optimista. Dentro de lo difícil que es a veces adentrarse en estos estilos musicales, se puede calificar al álbum como relativamente comercial, al menos desde una óptica actual, cuando la música new age ha quedado plenamente definida como género y vemos que los de Ash Ra no iban demasiado lejos en su rupturismo. Yo añado que es un trabajo bastante recomendable, aunque no seas un gran experto en el new age y la vanguardia electrónica.

Sunrain

2 comentarios:

Hyper dijo...

Aún teniendo en consideración la etiqueta de "comercial" que le otorgas, que sería objeto de debate, creo que este LP es una de las más claras muestras de una generación, de la escuela de Berlín y de la incipiente música electrónica de esos años. Me parece un trabajo extremadamente prolijo, que a mi gusto, más alejado de Neu, Can, Popol Vuh, Cluster, Agitation Free, etc y en ocasiones de Klaus S., me parece el perfecto ejemplo de la secuenciación y complicada programación de aquellas máquinas, recordemos que sin ayuda de computadoras. Por un lado, en sus dos temas minimalistas y en el caso de los otros dos, de corte más planeador o cósmico, de un esfuerzo impresionante en la creación de sonidos. Todo el conjunto me parece maravilloso, pero sobresale NIghtdust, por cuanto en sí encierra. Esta pieza tiene una riqueza de matices que invito a todos a revisar con la inestimable ayuda de un buen equipo HiFi. Comentabas en la entrada dedicada a Cyclone, de TD, la imposibilidad de hacer otra cosa mientras se escucha por ejemplo Madrigal Meridian, pues te diré más, en este caso, si sólo te dedicas a escuchar con atención NightDust, en cuanto te descuides, te habrás transportado a Otros Mundos, y lo curioso, es que son casi siempre distintos... (desde hace años, casi cada noche programo una hora de este y otras piezas antes de dormir, y el placer es indescriptible) Desgraciadamente esto sólo está al alcance de unos pocos, ya sea por el condicionamiento de los sellos discográficos, por la caída general en el gusto de músicos y público, por que todo se acelera... tal vez hoy sólo me pueda transportar de este modo con Michael Stearns, algunos pasajes de Karunesh.... pero desde luego esta es mi joya, no concibo un mundo sin Nightdust.
Me está encantando descubrir poco a poco los tesoros de este blog Conde. Ánimo y un saludo.

El conde dijo...

Enorme cantidad de información la que aportas. Como he comentado alguna vez, también pienso que la experiencia de esta clase de música está tanto en la propia música como en la experiencia que creamos a su alrededor para disfrutarla plenamente. Para que la mente viaje, hay que saber ponerse en situación.

Por cierto, ahora caigo: no he comentado nada todavía de Michael Stearns ni de Karunesh, y ya va tocando.

Gracias mil.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...