jueves, 22 de octubre de 2009

Enya - WATERMARK


1. Watermark (2:23)
2. Cursum Perficio (4:06)
3. On Your Shore (3:57)
4. Storms in Africa (4:02)
5. Exile (4:19)
7. Orinoco Flow (4:24)
8. Evening Falls... (3:45)
9. River (3:09)
10. The Longships (3:36)

Es obvio para cualquiera que siga este blog que para el año en que se publicó Watermark, 1988, ya no era necesario un álbum revelación que llamase la atención sobre el género new age, pero es que Enya, con este tercer disco de su carrera, logró dejar atrás en el momento de su salida incluso al pop más corriente de las radiofórmulas. Megahits como Orinoco Flow, si bien no fueron excesivamente experimentales (el aura pop es notable), sí que libraron a muchos otros artistas de calidad de un oscuro porvenir en los polvorientos estantes de los homeópatas. Watermark es uno de los álbumes new age más importantes, tanto en ventas como en influencia, de toda la Historia.

Portadas de los singles Orinoco Flow y Evening Falls.

La musa invernal, teclista y cantante Enya Brennan, que vive recluída en el castillo Manderley con sus colaboradores Nicky y Roma Ryan, alejada de manera casi enfermiza de toda clase de contacto público no deseado, dio un paso al frente con este disco, más sólido que su anterior Enya (1987) y no supeditado a una película o un documental como en aquel caso. Enya, perteneciente por vía sanguínea al núcleo duro de la banda folclórica Clannad, se desligó casi totalmente de los contenidos célticos del repertorio de su familia con un trabajo de visión completamente universal, inaugurando de paso toda una forma de realizar música new age basada en polifonías creadas en el estudio de grabación.

El estilo de Watermark, que como todos sabemos continúa impertérrito hasta el día de hoy en los siguientes lanzamientos de la irlandesa, se basa en la superposición de voces, de "Enyas" que cantan unas sobre otras, creando texturas basadas en la propia voz de la artista y, de paso, impidiendo que sus canciones puedan interpretarse fielmente en directo. Las consecuencias de utilizar este estilo son bastante curiosas, por un lado emergiendo fieros detractores de la artista que no terminan de aceptar obras musicales sin posibilidad de interpretación fiel en vivo, y por otro convirtiendo a Enya en una de las divas más divas habidas y por haber, tanto por las curiosas condiciones de su vida privada mencionadas arriba como por el simple hecho de que alguien pueda alcanzar tanta popularidad moviéndose en un estilo musical tan peculiar.

Videoclip oficial de Orinoco Flow.

Éste es el de Storms in Africa.

Aquí Exile, de la película L.A. Story.

Y finalmente On your Shore, con cierto aspecto de vídeo amateur.

La mayor parte de los temas del álbum son intimistas e incluso algo oscuros (Cursum Perficio), con un piano que aparece lánguidamente aquí y allá para dar unas cuantas pinceladas de sobriedad entre tantos colores, aunque el citado Orinoco Flow y otros como Storms in Africa ofrecen un contrapunto luminoso y espectacular a esta obra. Confieso que mi tema favorito es Evening Falls..., un tema lento y muy melancólico. Curiosamente, en casi todos los álbumes de Enya hay un tema equivalente a éste, uno lento y nostálgico que destaca por encima de todos los demás y llega a rivalizar con los cortes más animados y pegadizos. Lo veremos cuando toque hablar de álbumes posteriores. Destacan también, siguiendo con Watermark, el estupendo Exile, que se utilizó en la película L. A. Story; el homónimo e introductorio Watermark, tremendamente honesto y delicado; y On your Shore, muy ambiental y de sonido profundo.

La Enya de Watermark se debate entre el respeto a la tradición celta a la que pertenece como ex-componente de Clannad, y una necesidad obvia por satisfacer sus ansias de experimentar con la electrónica muy a su manera y, de paso, viajar a otras culturas y filtrarlas a través de su música. Los mismos títulos de los temas nos hacen pensar en las llanuras doradas de África, en el colorido río Orinoco, en barcos de vela y playas de arena blanca impoluta. Todo ello se une en un mosaico complejo y de gran brillantez, desgarradoramente íntimo y primitivo en algunos momentos, vanguardista y accesible en la mayor parte de su duración. No es de extrañar que medio mundo quedase sorprendido ante tal demostración de talento y creatividad, y tampoco que Enya fuese asentando su fórmula hasta un par de décadas después, podemos decir que, en general, más para bien que para mal.

1 comentario:

Orinoco17 dijo...

Tengo 17 años y soy fanático de Enya, Watermark es uno de mis álbumes favoritos, junto con A Day without Rain y Amarantine. Su música no tiene comparación, es hermosa (también Enya), los fans esperamos con ansias el octavo álbum y ojalá venga un día a México y que más gente conozca a esta maravilla de mujer y de música.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...