sábado, 1 de agosto de 2015

Robert Rich - PERPETUAL. A SOMNIUM CONTINUUM


1. Somnium Part 1 (2:34:10)
2. Somnium Part 2 (1:59:00)
3. Somnium Part 3 (2:31:08)
4. Perpetual Part 1 (2:19:32)
5. Perpetual Part 2 (2:37:41)
6. Perpetual Part 3 (3:02:46)

Ahora que el terrible mes de julio parece haber dado una pequeña tregua en lo que a temperaturas se refiere (mientras escribo esto tomo el aire en el patio de casa), muchos de quienes llevan semanas sin dormir podrán por fin conciliar el sueño. También me imagino que disfrutarán de la momentánea tregua quienes suelen echar la siesta. Pensando en ellos y ellas, y en el propio placer que se experimenta con el buen dormir en época de ocio, me he acordado de que Robert Rich, uno de los mejores especialistas del género ambient, lanzó el año pasado una secuela de su magnífico Somnium (2001), que no solo es un título esencial en la historia de la música ambiental, sino también uno de los trabajos más interesantes que hemos analizado por aquí. 


La continuación se titula Perpetual (2014), y retoma el espíritu -y las funciones- de su predecesora. Robert Rich reconoce que uno de sus grandes momentos de estrellato personal fue el concierto de 1982 en la Universidad de Stanford, un "concierto del sueño" que influyó de manera decisiva en buena parte de su discografía posterior. Tal como comenta el músico en su página oficial, el álbum que nos ocupa nació de una invitación para ofrecer uno de estos conciertos en Cracovia (Polonia) en 2013. Rich siempre ha sentido un profundo interés por explorar los límites de la percepción sensorial mediante las sensaciones auditivas. La zona de neblina entre el sueño y la vigilia, la duermevela por usar un término muy nuestro, es un campo fascinante en el que experimentar con músicas que nos dirijan hacia lo onírico por un lado, o incluso hacia sutiles alteraciones alucionatorias de la realidad por otro. El fin último de estas experiencias musicales puede ser tanto el dormir como el soñar bien, aunque las posibilidades de obras como esta abarcan muchos otros posibles momentos de nuestra rutina diaria, ya que se trata de una música muy rica, trabajada y profunda, no una simple sucesión de oleajes y hojas de árboles entrechocando entre murmullos en la brisa.


Al igual que Somnium, Perpetual indaga en estas zonas fronterizas, ofreciendo una experiencia musical tan inmersiva que, si conseguimos dejarnos llevar y aceptamos la propuesta sin reservas, nos engulle sin remedio. He tenido la oportunidad de experimentar con un trozo de Somnium estos días, y no tardaré en aplicarme Perpetual en otra siesta de las de teléfono apagado.

Con el fin de que pueda acompañarnos durante toda una noche de sueño, Perpetual dura nada menos que ocho horas ininterrumpidas, y como el bueno de Robert Rich optó por publicarlo en formato Blu-ray, quedó sitio para que en un solo soporte se incluyese también la totalidad de Somnium, lanzado en su día en DVD, con lo que el producto es todo un "must have" de 15 horas de duración.

No soy favorable a colgar trabajos completos, pero no he encontrado fragmentos sueltos.

lunes, 13 de julio de 2015

E- Project, lo nuevo de Jean-Michel Jarre, en octubre.


Esta será, al parecer, la escueta portada del muy esperado nuevo álbum de Jarre, que ya está en preventa en varias webs (incluyendo una oficial), y cuyo título es E-Project. Saldrá oficialmente el 16 de octubre y recogerá colaboraciones del músico francés con una serie de artistas de la electrónica / electronic music de distintas épocas, con la intención de "explicar" la historia del género según este destacado representante. No tengo claro si él mismo es consciente de que la electronic music clásica y la electrónica actual, de baile, no tienen demasiado que ver entre sí, presupuestos técnicos aparte.

Ya sabemos que Jean-Michel (que se decanta por incluir el guioncito en su nombre) ha trabajado con M83, Gesaffelstein, Tangerine Dream y uno de los componentes de Massive Attack, aunque no se sabe quién más estará en el total de 16 temas que incluirá el disco. Se explica en varios sitios que Jarre es autor de las maquetas de todos los temas, que a su vez fueron enviadas a los artistas tras acceder éstos a participar, para que luego fuese de nuevo Jean-Michel quien les diese un último retoque. Escuchando el tema que se está difundiendo en Internet con un videoclip, Glory, se tiene la sensación de que es más bien Jarre quien colabora - y tímidamente, además- en una obra de M83, pero en fin...


Se abren las apuestas en lo que se refiere a quién participará en el resto de cortes del álbum, y también comenzarán las polémicas respecto a cuáles son las verdaderas intenciones de Jarre: ¿agradar a sus seguidores con un nuevo trabajo que satisfaga sus expectativas? ¿Reivindicarse en el mundillo de los DJs y atraer para sí a los libidinosos fans del Tomorrowland? ¿Sacar una pasta gansa con las ediciones de superlujo que han salido a preventa y cuyos precios son desorbitados? Ya veremos. 

Los temas ya publicados:



jueves, 2 de julio de 2015

Klaus Schulze - DIG IT

 

1. Death of an Analogue (12:15)
2. Weird Caravan (5:16)
3. The Looper Isn't a Hooker (8:30)
4. Synthasy (22:53)

El título de este importante álbum de Klaus Schulze es un juego de palabras entre "dig it" (excávalo) y "digit" (dígito), y es un anuncio de lo que contiene: la primera grabación completamente digital de su autor, y por lo tanto uno de esos pasos importantes que marcan la carrera de músicos atados a la evolución tecnológica, como es su caso. 

Un diseño para la edición en CD atestigua la importancia del ordenador GDS en su grabación.

Se publicó en 1980, y aun contando con que la música del alemán nunca había dejado de evolucionar, lo cierto es que parecía muy clara, llegadas estas fechas, la decisión de Schulze de no bajarse del burro, compositivamente hablando. Con ello me refiero a que otros referentes de la música electrónica de los setenta optaban entonces por aproximaciones algo más populares al género, que había sido acogido por fin cálidamente por parte del gran público y empezaba a fusionarse -con variopintos resultados- con el pop, pero este señor seguiría agrandando su oscuro e hipnótico universo musical al estilo genuino de la Escuela de Berlín. Aunque en Dig It y trabajos posteriores siempre hay lugar para la novedad y el experimento, Schulze se mantiene firme en su afán por cultivar sus ritmos fríos y estáticos, su fascinación planeadora y su gusto por la textura por encima de la melodía. Y que conste que este es un disco muy de su tiempo.

Death of an Analogue

Dig It comienza precisamente con un ejemplo de lo dicho: Death of an Analogue ("Muerte de un analógico"), que si bien juega con la inclusión de sonidos analógicos (sobre todo la lenta batería, generada por ordenador), mantiene los viejos preceptos de la larga duración, el tono tirando a tenebroso y unas voces computerizadas muy galácticas. Weird Caravan retoma la batería, y el tema es algo menos ominoso. A mí me suena un poco a música exótica, como a documental de safaris. The Looper Isn't a Hooker, cuya traducción también puede estar sujeta a muchas interpretaciones (e invito a descubrirlas vía traductor online), utiliza también percusiones, esta vez con una vocación mucho más étnica. Me pregunto si debemos considerarlo un tema hasta cierto punto seminal, ya que suena no tan lejanamente a lo que luego harían Jan Hammer en alguno de sus temas ambientales para Miami Vice, o Hans Zimmer en sus primeras bandas sonoras de éxito, pongamos Rain Man

Contraportada original.

Concluye Dig It con la extensa Synthasy, en la que juega a mezclar lo sintético con algunas soluciones analógicas y un cierto sonido "retro". Tanto el ritmo sostenido como la introducción y la conclusión, ambas oscuras y neblinosas, son propias del Klaus Schulze más clásico. 

En 2005 se publicó una reedición muy jugosa de Dig It, con un tema largo añadido (Esoteric Goody) y un concierto en DVD de la actuación de Schulze en el Ars Electronica de 1980. No lo considero un disco imprescindible ni especialmente representativo del sonido de su autor, pero sí que será muy sorprendente para los ya iniciados en la electronic music de toda la vida.

miércoles, 24 de junio de 2015

James Horner (1953-2015)


Es de toda justicia que dediquemos un momento a recordar al desaparecido James Horner, víctima de un accidente aéreo el pasado 22 de junio. Hemos tenido un par de obras suyas en el blog (Apocalypto y Avatar), y curiosamente tenía intención de comentar próximamente tanto su banda sonora para Willow como, dentro de un análisis musical de la franquicia, su muy apreciada contribución a la saga Star Trek. Me imagino que, con el tiempo, también habríamos tenido por aquí su oscarizada música para Titanic. La pésima noticia ha cambiado estos planes, aunque ambas cosas se abordarán en su momento. 

Con sus dos Oscars por Titanic, también él se sintió el "Rey del mundo" (imagen de www.theatlantic.com).

Toca hacer un pequeño homenaje. La suerte que siempre ha tenido James Roy Horner es la de haber participado en películas de enorme (a veces monstruoso) éxito popular, y pese a que los aficionados al mundillo de las BSOs señalamos con frecuencia su tendencia a reciclar temas propios y ajenos, a veces en exceso, Horner deja tras de sí un legado incontestable. De la generación de músicos que lideraron el gremio en las décadas de los ochenta y noventa, excepción hecha de genios que venían de antes (Goldsmith, Barry, Williams, Morricone...), dudo que nadie haya logrado tantos temas memorables y fáciles de reconocer. A ver a quién no le suenan estos:




Su estilo se ha movido entre la tradición clásica sinfónica de Hollywood y ciertos toques, muy habituales, de música celta o de sintetizador. Destaca también la gran variedad de géneros cinematográficos para los que ha compuesto piezas musicales, desde la ciencia-ficción (Avatar, CocoonAliens) y la fantasía (Jumanji, Las crónicas de Spiderwick) al drama romántico (Leyendas de pasión), pasando por el cine histórico (Apolo 13, GloryEnemigo a las puertas) o de ambientación histórica (El nombre de la rosa, El niño con el pijama de rayas), el género de acción y aventuras (Commando, La máscara del Zorro, Rocketeer), el cine infantil de animación (Fievel y el nuevo mundo, En busca del valle encantado)... Y siempre ha logrado, como mínimo, algún tema central de gran calado que ha servido para sustentar el conjunto de cada banda sonora. Hay quienes son capaces de componer obras mucho más complejas y ricas temáticamente, pero la habilidad de Horner para la melodía grandiosa y evocadora era digna de elogio. 

Descanse en paz.

Aunque no soy fan de la película, este es mi tema favorito de James Horner.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...