miércoles, 21 de octubre de 2009

Kraftwerk - AUTOBAHN


1. Autobahn (22:42)
2. Kometenmelodie 1 (6:26)
3. Kometenmelodie 2 (5:48)
4. Mitternacht (3:43)

Los Beatles del laboratorio de física, los Beach Boys empollones... esos son Kraftwerk, máximos representantes absolutos del Krautrock desde su formación en Düsseldorf en los '60, deudores de todos y acreedores también de todos. Mediante el juego y la fantasía convirtieron los sintetizadores, y de paso la música electrónica, en una posibilidad artística tan válida como lo fuese el movimiento de caderas de Elvis o los desvaríos pirómanos de Hendrix. Sería una pesadez recordar todas y cada una de las innovaciones tecnológicas que aportaron a la música electrónica y al pop-rock en general, así que una de las mejores formas de entrar de lleno en lo suyo es este Autobahn ("Autopista"), de 1974.



Una rareza absoluta: un vídeo de animación basado en Autobahn.

Se trata de un álbum conceptual que consiste en reproducir musicalmente las sensaciones que se tienen al conducir por una enorme carretera de reluciente asfalto. No suena especialmente ecológica la propuesta, pero tal y como sucedió a principios del Siglo XX con el movimiento futurista, los Kraftwerk se han especializado en crear bellas odas a las máquinas, a la tecnología, a los robots y las calculadoras, en definitiva, a un futuro de ciencia-ficción que, a finales de los '60, ya estaba prácticamente al llegar. Mucho se ha polemizado, poniéndonos ahora bastante serios, con la posibilidad de una secreta filiación neonazi de los Kraftwerk, precisamente porque en álbumes como este parecen estar fascinados por algunas de las titánicas infraestructuras que el Reich utilizó para su propaganda internacional. En efecto, Hitler y sus secuaces fueron los responsables de la primera red de autopistas mundial, todo un prodigio arquitectónico -con sus viaductos y túneles correspondientes, claro está- con el que efectivamente deslumbraron tanto a los ciudadanos alemanes como a tantas potencias que, abiertamente o en secreto, admiraban a los nazis. Personalmente, pienso que Kraftwerk ven la autopista desde una óptica no necesariamente nostálgica, y tampoco necesariamente como un logro nacional a reivindicar, sino como lo que son para cualquiera de los que cogemos el coche todos los días en cualquier parte del mundo. Además, el krautrock que practicaba la banda había surgido precisamente como reacción contra la sombra de aquel triste pasado de Alemania, y no tendría el menor sentido que realizaran apologías del régimen de Hitler.

 
Contraportada del vinilo.

Vayamos a la música. El tema que ocupa toda la primera cara del vinilo es el más específico respecto al leitmotiv del disco, con un ritmo y armonía perfectos, con una sencilla y muy pegadiza melodía que nos lleva en el asiento de atrás del Volkswagen de los de Düsseldorf mientras, mediante multitud de efectos sonoros nos cruzamos con otros coches y escuchamos nuestro propio claxon. Las letras son bastante simples, casi pueriles ("Diversión, diversión, en la autopista..."), quizá un mero recordatorio de que no quieren los Kraftwerk pasarse de lleno al mundillo krautrock espacial y se aferran al tecno-pop mediante la inclusión de letras. Las que sean, aunque resulten un poco tontas.

Portada de la más reciente reedición.

La segunda cara, más variada e irregular contiene tanto piezas muy experimentales y estridentes como otras claramente comerciales, bastante radiables algunas de ellas. Kometenmelodie 2, sin ir más lejos, debe ser una de las piezas de cabecera de Jean Michel Jarre. Aunque resulte una obviedad, es un disco perfecto para llevar en el CD del coche, y lo he comprobado personalmente en algún viaje largo. Los kilómetros pasan volando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...