miércoles, 7 de octubre de 2009

Vangelis - SOIL FESTIVITIES


1. Movement 1 (18:20)
2. Movement 2 (6:20)
3. Movement 3 (6:06)
4. Movement 4 (9:54)
5. Movement 5 (7:20)

Tan difícil es la tarea de comentar pormenorizadamente la trayectoria de figuras de primer orden como este señor, que a veces lo mejor es limitarse a comentar lo último que de él se ha escuchado. En mi caso, Soil Festivities (1984) es por donde voy a empezar a construir el castillo. Se trata de un disco decididamente atípico dentro de la discografía del griego, muy ambiental, aunque no por ello tan oscurantista como Invisible Connections ni del todo improvisado como Beaubourg.

Presa de su fobia a convertirse en un Ennio Morricone o John Williams más tras el oscar de Carros de fuego y el exitazo de su partitura para Blade Runner, Vangelis dio a luz este disco que se inspira en los lentos procesos de la naturaleza. A juzgar por las imágenes de la contraportada, éstos incluyen desde el crecimiento celular hasta los movimientos estelares. Los ritmos son pausados y sutiles, y también lo son las melodías, sin que los unos interrumpan a las otras a lo largo de los cinco temas del álbum.

Un extracto del primer tema.

El primer movimiento es el más largo, sostenido por una nota repetitiva que sirve de leitmotiv, y con abundantes efectos sonoros emulando tormentas y aguaceros en la lejanía. Al principio el oyente desea que pase algo, que la cosa vaya a más; después va uno disfrutando de lo que es, sin que se nos haga desear nada más; y finalmente, de manera inusitada, el tema termina por fundirse con el sonido a nuestro alrededor, como si emanase del aire mismo. Los demás temas mantienen este espíritu calmado, con algún otro efecto que parece recordar a oleajes y demás fenómenos terrenales.

¿Estamos hablando de un Vangelis haciendo música ambient? Pues sí, consciente o inconscientemente. El griego parece sumergirse a sus anchas, con la tecnología punta de su estudio siempre bajo el brazo, en una feliz laxitud musical que deja a un lado su gusto por los himnos y las melodías "in crescendo" que siempre le han caractetizado. De hecho, y salvo por lo que haría en su excesivo Invisible Connections un año más tarde, podríamos estar hablando de la última época en que Vangelis arriesgaba de vez en cuando con álbumes menos comerciales. Después también realizaría propuestas tirando a oscuras (pensemos en El Greco, por ejemplo), pero nunca más en este tono jazzístico, a lo chill out, a lo lounge.

Contraportada de Soil Festivities.

Soil Festivities es sorprendentemente uno de los discos favoritos de muchos fans del griego, si bien es uno de los últimos que debería escuchar un novato. Total, si has escuchado algunas de las otras obras que he comentado en los posts, este Soil Festivities te sonará incluso "festivo". Está en este enlace a Spotify.

4 comentarios:

Javier dijo...

Un extraño y maravilloso trabajo de Vangelis. A mí me trae a la memoria recuerdos de infancia en la naturaleza (aunque el CD lo compré con 19 años, al escucharlo se me activan inmediatamente)
Vangelis tiene el don de crear imágenes con su música, igual que a veces músicos como Tim Story, Patrick O´Hearn o Mark Isham lo ha hecho cuando he escuchado algunas cosas suyas

Jonás y la ballena dijo...

Hermosa nota, muchas gracias. Tengo 45 años y escucho Vangelis desde muy joven... y este disco siempre me pareció increíble. He soñado muchas veces en que esta partitura, en especial los dos primeros movimientos, sean interpretados por una orquesta sinfónica... ya que parece haber sido escrita en esa vena... GENIAL

Síul Llératnac Irógerg dijo...

Maravilloso e imprescindible trabajo del Griego

Síul Llératnac Irógerg dijo...

Maravilloso e imprescindible trabajo del Griego

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...