viernes, 15 de enero de 2010

Enigma - 3: LE ROI EST MORT, VIVE LE ROI!


5. Why!... (4:59)
7. The Child in Us (5:06)
10. The Roundabout (3:38)
11. Prism of Life (4:55)

Como llevamos unos cuantos días comentando discos bastante lúgubres, vamos ahora con el rítmico y popular proyecto Enigma, del siempre enjuiciado Michael Cretu. Como dije en la crítica de The Cross of Changes, lo mejor todavía estaba por llegar. Pues bien: este disco es el mejor. Le Roi Est Mort, Vive Le Roi! (1996) es un tremendo conglomerado de sensualidad y electrónica avanzadísima para su época, cargada con capas y capas de sonidos que lo convierten en una de las obras más densas a nivel de producción que he escuchado jamás. Estamos hablando casi del "muro de sonido" de Phil Spector de la era espacial. Fue grabado en Ibiza.

Michael Cretu.

Esta tercera entrega de Enigma, tal como explicó Cretu en su momento, es "hija de las dos anteriores" (uno de los temas se llama Third of its Kind, "el tercero en su especie"), y es el álbum que más ha mirado al futuro de cuantos el alemán ha abordado hasta el momento. Personalmente, y no habiendo encontrado información sobre a qué se refiere el título del álbum, lo entiendo como una especie de bienvenida al mundo del futuro, en el que la máquina es el nuevo "rey".

Vídeo de Beyond the Invisible.

Y el de T.N.T. for the Brain.

En efecto, el disco puede entenderse como un ensayo musical sobre biomecánica, ya que cada tema supone una mezcla perfecta de humanidad (es un álbum con muchos temas vocales, casi todos a cargo de Michael y Sandra Cretu, y referencias tribales y gregorianas, cómo no) con tecnología punta, casi como si hablásemos de una pintura del diseñador H. R. Giger. La portada también refuerza este planteamiento cibernético, o tal vez hasta ciberpunk.

Imagen ciberpunk del libreto del álbum.

Y sin embargo, esta ciencia ficción de Enigma no resulta fría, sino todo lo contrario: es envolvente y acogedora como el algodón, muy comercial y de altísima calidad compositiva. Aquí prácticamente no hay temas de enlace, sino que el álbum entero pasa de un potencial single a otro, hasta el final. Se trata de un conjunto muy ambicioso que, con un poco de relleno, habría dado para dos o tres discos. También el embalaje es sobresaliente, con un libreto en plástico rígido transparente lleno de ilustraciones detalladas con explicaciones anatómicas en las que se insertan elementos mecánicos como engranajes y tornillos.

Portada del single Beyond the Invisible.

Se editaron dos singles para promocionar el álbum: Beyond the Invisible y T.N.T. for the Brain, y estuvieron a punto de lanzar también The Roundabout. De todos modos, y aunque no son malas propuestas para las radiofórmulas, también podían haber optado perfectamente por Why...! o por The Child in Us (de nuevo con demanda judicial por uso indebido de una grabación). Este último tema es el que más me gusta de todos, aunque ningún otro me desagrada en absoluto. Curiosamente, siempre me ha parecido que Le Roi Est Mort, Vive Le Roi! es tratado como una obra menor dentro de la discografía de Enigma, por ejemplo ignorando sus mejores temas en algunos recopilatorios, salvo T.N.T. for the Brain, que no es ni el mejor ni el más representativo. Tal vez se deba a que la obra es más una pieza conceptual unificada que un conjunto de canciones pegadizas sin más, y esta clase de propuestas no suele tener tanta aceptación.

Portada del single T.N.T. for the Brain.

En, fin, que Enigma 3 es un disco que todos los aficionados a la música electrónica e incluso al pop más convencional deberían escuchar, justo antes de apuntárselo entre sus favoritos. Como curiosidad, incluyo aquí un enlace al tema Light of your Smile, cara B de Beyond the Invisible, única pieza de Enigma no recogida en un álbum.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...