miércoles, 13 de enero de 2010

Eduard Artemiev - SOLARIS


1. Main Title (2:45)
2. Home (4:22)
3. Journey to Solaris (5:28)
4. The Guests (2:40)
5. Solarian Sea (Part 1) (3:30)
6. Solarian Sea (Part 2) (2:00)
7. Theme from Solaris (2:35)
8. Library Sequence (2:25)
9. Hari's Theme (1:45)
10. Experiment (5:00)
11. Dream (2:58)
12. End Theme (4:22)

Eduard Artemiev debe ser uno de los músicos de vanguardia (y quizá en términos absolutos) más conocidos de la antigua Unión Soviética. Hubo muchos casos en los que buenos artistas nacidos en aquellos países bajo un régimen totalitario tuvieron que largarse al extranjero para poder desarrollar su trabajo, y otros tantos simplemente se quedaron allí y su talento fue desaprovechado. En algunos casos, no se si muchos o pocos, los artistas pusieron su talento al servicio del Kremlin, para ensalzar la causa comunista y apoyarla.

Cartel de Solaris.

Pienso que Artemiev no pertenece a ninguna de estas categorías, ya que, mediante su sólida asociación con mundo de la música de cine, supo centrarse en una labor que -sin llegar a ponerle "bajo sospecha"- le daría popularidad internacional sin tener que desmarcarse ni adherirse a nada. La formación de Artemiev fue clásica, aunque no pudo evitar enrolarse en el mundo de la música experimental, que es lo que tocaba en aquellos tiempos. Tras graduarse en el conservatorio de Moscú en 1960, abrazó la música electrónica, convirtiéndose en uno de sus pioneros. Utilizaba por aquel entonces el sintetizador ANS, diseñado en la U.R.S.S.

Portada de una rara edición china del álbum.

El disco que nos ocupa contiene la música que Artemiev compuso para la película Solaris (1972) de Andrei Tarkovski, considerado como uno de los más importantes cineastas rusos. Basada en la novela del mismo nombre de Stanislaw Lem, Solaris es vista por algunos como la respuesta soviética a 2001: una odisea del espacio (1968). Cuenta la historia de un científico maduro que viaja al lejano planeta Solaris para llevar a cabo una investigación, descubriendo que no solo los tripulantes de la estación espacial a la que ha llegado parecen sufrir alguna clase de alucinación colectiva, sino que se ve inmerso en ella hasta que no cabe duda de que el planeta -y la inescrutable forma de vida que lo habita- tienen una influencia directa sobre los sentimientos del alma humana. Tres horas muy largas dura la película, aunque se sobrellevan bien si somos capaces de sumergirnos en el solemne espectáculo fílmico desplegado por Tarkovski, casi del todo carente de efectos especiales, pero con una fotografía y una ambientación sobresalientes. Destaca en la cinta el uso que en ella se hace del silencio: es una obra cuyos diálogos son escasos y breves, ya que son otros códigos sensoriales, como la soledad del espacio y la inquietud por lo desconocido, los que se expresan con más claridad y acaparan todo el interés del espectador.


Un par de imágenes de la película de Andrei Tarkovski.

La música se asemeja, en algunos pasajes, a mero ruido de maquinaria. Tal vez el que produce ecos inquietantes en la silenciosa estación espacial en la que se desarrolla la mayor parte del filme, en órbita sobre el planeta Solaris. Cada uno de los temas, si no toda la banda sonora (e incluso la película entera) se cimenta en notas sostenidas interminablemente, bajo las cuales subyace una capa con múltiples efectos sonoros de procedencia distante, irreconocibles en muchos casos como instrumentos musicales o ruidos en concreto. La parte más orgánica la ofrecen las diferentes versiones de un tema de J. S. Bach que jalonan el disco. Personalmente, al escucharlo tengo la sensación de que Vangelis debió inspirarse en cierta medida en algunos efectos sonoros de Solaris para crear los fondos de algunas de las piezas más ambientales de Blade Runner.

Eduard Artemiev. Menuda camisa.

Como puede ser una pedantería recomendar una obra tan extraña, lo mejor que puedo hacer es incluir aquí un enlace a otra página para que podáis escucharla vosotros/as mismos/as y juzgar. No habrá problemas de derechos de autor, ya que dudo de que este disco haya sido editado oficialmente alguna vez. En serio, esta música produce escalofríos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...