jueves, 3 de marzo de 2011

Michael Nyman - AFTER EXTRA TIME


1-16. After Extra Time (29:29)
17-25. The Final Score (23:19)
26. Memorial (Remix) (11:21)

Lanzado no mucho tiempo después del exitazo de The Piano, After Extra Time (1996) es uno de esos álbumes, como por ejemplo The Kiss and Other Movements, en los que Nyman realiza una selección de temas de diversa procedencia y los edita bajo un único título. La diferencia de After Extra Time respecto a otros es que Nyman une composiciones enmarcadas alrededor de una sola temática: el fútbol, el deporte rey, del que el minimalista británico es forofo.

El álbum consiste en tres secciones distintas. La primera, After Extra Time, fue escrita entre 1995 y 1996 e interpretada por dos agrupaciones de músicos distintas (como si de dos equipos de fútbol se tratase), una con predominio del saxo además de chelo, flauta y viola; y otra con trompeta, cuerno, trombón y violines. El piano y el bajo funcionan como elemento de cohesión de ambos bandos, ¿tal vez como el balón en un partido? ¿Como árbitro y juez de línea? Se da el caso curioso de que AET (After Extra Time, "tras el tiempo extra") es también el nombre de pila de la esposa de Michael Nyman.

Michael Nyman en una fotografía reciente (por Guus Krol).

La segunda sección se titula The Final Score ("El marcador final") y es la banda sonora de la producción televisiva homónima de Matthew Whiteman, estrenada en el Channel 4 en 1991, sobre el equipo favorito de Nyman, los Queens Park Rangers. El propio programa está al servicio de la música de Nyman, y el músico incluso aparece en pantalla. La instrumentación es muy parecida, así que no extraña mucho que finalmente haya salido editada junto a la obra de la sección antes descrita. Por último, el CD incluye un tema que ya había aparecido en la banda sonora del filme de Peter Greenaway The Cook, the Thief, His Wife & Her Lover, titulado Memorial, y que se concibió como homenaje a las víctimas de la tragedia de Heysel, estadio en el que 39 personas fallecieron aplastadas por la multitud durante un tumulto en un partido.

Dejando a un lado los detalles wiki-enciclopédicos del álbum, podemos centrarnos en la música. Personalmente, la forma en que el trabajo se abre con una tonada de trompeta me resulta muy marcial, como si fuese el preludio a una batalla. Después, según se van sucediendo los cortes de After Extra Time, vamos asistiendo a distintas "jugadas" por parte de ambos equipos que se traducen musicalmente en secuencias melódicas unificadas que parecen ir en ascenso, muy en la línea insistente y reiterativa del estilo Nyman, hasta que en un momento dado (tal vez por obra de un hábil regateo del contrario, o un buen marcaje) éstas se interrumpen y dan lugar a una nueva ráfaga musical. A veces, además, hay pequeños interludios de calma. Es como si en algún lance los equipos marearan un poco la perdiz. Y también hay momentos en que la música suena muy caótica, casi desafinada, quizá en momentos álgidos de las jugadas, o cuando se forma una tangana de las buenas y hay que tirar de tarjetas. Las secuencias melódicas, antes de interrumpirse, también poseen distintas cualidades. Unas veces suenan luminosas, optimistas, y otras suenan oscuras y agresivas; unas veces son rápidas y fugaces, y otras son lentas y pesadas. Supongo que se intenta recrear un buen abanico de estados de ánimo de cuantos viven los jugadores -y el público- durante un partido. Curiosamente, soy incapaz de discernir en qué momento de esta primera sección del álbum se ha marcado algún gol.

Interpretación en vivo de un trocito de After Extra Time.

The Final Score se abre y se cierra con las melodías correspondientes al inicio y al final de la película, y en medio de ambos escuchamos una serie de movimientos menos "teatrales" que en la sección anterior, más propios de una banda sonora al uso en la que Nyman se recrea más en la potenciación de sentimientos y elementos visuales que en utilizar la música como alegoría en sí misma. Pese al estilo enrevesado que es propio del minimalismo, el compositor logra realizar una serie de piezas que van perfectamente en la línea de lo que se podría esperar de una buena película deportiva al uso, un pelín triunfalista pero perdonable. Aquí el programa de TV enterito:





Por último, Memorial es incluido a modo de epílogo y con el subtítulo de Remix, ya que no se trata de la misma grabación que apareció en el álbum del filme de Greenaway antes mencionado. Pienso que Memorial es uno de los grandes temas de la carrera de Michael Nyman, solemne y grandilocuente con su ritmo creciente y su voz de soprano, un tanto decadentista y neobarroco.

La verdad es que uno no puede evitar acudir a esas típicas imágenes del fútbol británico semi-amateur cuando se escucha esta obra, con esos señores con jerseys de lana a rayas horizontales corriendo penosamente por barrizales, quizá con los bigotazos propios de otras épocas en las que el fútbol era pura diversión y demostración de hombría; nada que ver con el mundo de los Messis y los Cristianos, en el que una música como esta no parece pegar ni con cola.

Nota: debe tenerse en cuenta que en la trasera del álbum solamente constan tres temas en el CD, correspondientes a las tres obras recogidas en el mismo, si bien son divididos en 26 pistas que no figuran oficialmente en la carátula.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...