martes, 2 de marzo de 2010

Jean Michel Jarre - LES CHANTS MAGNÉTIQUES / MAGNETIC FIELDS


1. Magnetic Fields Part 1 / Les Chants Magnétiques Part 1 (17:54)
2. Magnetic Fields Part 2 / Les Chants Magnétiques Part 2 (3:59)
3. Magnetic Fields Part 3 / Les Chants Magnétiques Part 3 (4:15)
4. Magnetic Fields Part 4 / Les Chants Magnétiques Part 4 (6:18)
5. Magnetic Fields Part 5 / Les Chants Magnétiques Part 5 (3:30)

¿Por qué los sintetizadores se llaman "sintetizadores"? Supongo que, al menos al principio, un sintetizador era considerado como una forma de generar de manera electrónica un sonido sintético -artificial- que fuese fiel al de un instrumento acústico. Alguien debió darse cuenta de que tenía mucha más gracia si, en lugar de imitar el sonido del piano o el del violín, se utilizaba el sintetizador para crear sonidos instrumentales antes desconocidos. Mucho se ha hecho con los sintetizadores desde que comenzaron a popularizarse, pero, que yo recuerde, es en este álbum de Jean Michel Jarre donde se les rinde un primer tributo.

Jarre manipulando sus trastos.

En Les Chants Magnétiques (título mal traducido al inglés como Magnetic Fields, "campos magnéticos", cuando no son campos sino "cantos"), de 1981, Jarre cierra su primera época con un homenaje a los instrumentos que lo han convertido en una estrella internacional tan famosa como cualquier cantante pop de éxito, rompiendo barreras en lo que a ventas y listas de éxitos se refería. Terminados los '70, se imponen ya definitivamente los sintetizadores digitales, distintos de aquellos analógicos en los que cualquier sonido tenía que ser producido con una pulsación. En los digitales, sin embargo, se podían programar diversas secuencias que se mantenían sonando en un bucle mientras el músico podía dedicarse a la melodía principal, o a insertar efectos aquí y allá. Y a pesar del cambio, Jarre logra dotar de sentimientos a su música, de un tono épico y elegante que podría rivalizar con composiciones clásicas académicas.

Edición -bastante rara, supongo- en cassette, con los títulos en español.

Fiel a su costumbre, Jarre articula el álbum sobre dos temas muy comerciales, Magnetic Fields Part 2 y Magnetic Fields Part 4, reservándose el resto del disco para cosas más experimentales sin arriesgarse a los fracasos de ventas. En efecto, el álbum fue nº1 en Francia y estuvo entre los primeros de EEUU, además de captar toda la atención del público chino en aquellos míticos espectáculos de The Concerts in China. Magnetic Fields Part 1 es una obra clave en la carrera de Jarre, ejercicio brillante de utilización del sinte digital, una pieza nerviosa y urgente desde el primer instante, frenética después tras una serie de atmosféricas vicisitudes y no especialmente melódica. Magnetic Fields Part 2 tiene un ritmo machacón y divertido, muy pegadizo, que la llevó a ambientar las vueltas ciclistas televisivas de aquel año.

El vídeo oficial de Magnetic Fields 2.

Magnetic Fields Part 3 es el corte más experimental del disco, basado en unas percusiones bastante inusuales, envueltas en efectos sonoros aparentemente azarosos. Mi tema favorito es Magnetic Fields Part 4, casi una balada electrónica, tremendamente solemne y cósmica donde podemos escuchar algo parecido a un coro humano computerizado. El disco concluye, más bien cómicamente, con Magnetic Fields Part 5, también conocida como The Last Rumba, "la última rumba", que funciona como el perfecto acercamiento de Jean Michel a todo ese gremio de feriantes y músicos ambulantes que, con cabras que suben escaleras o ambientando festejos populares, llevan sintetizadores bajo el brazo y los dan a conocer a la gente de a pie.

Despliegue de la carpetilla del CD.

Se menciona en la página oficial del músico que Les Chants Magnétiques está parcialmente inspirado por Andy Warhol. La verdad es que el álbum y Warhol no resultan incompatibles, pero para ser sincero, yo no veo del todo la presencia del artista pop en estas piezas musicales. En resumen, que estamos ante uno de los clásicos de Jarre, un punto de inflexión tanto en su carrera como en el género de cara a la década que comenzaba. Es un disco quizá un poco breve, pero Jarre debía estar dándose cuenta de que, al ritmo creativo que llevaba con Oxygene y sobre todo Equinoxe, le iba a venir bien dosificarse un poco.

7 comentarios:

Santi dijo...

¡Hola de nuevo!

Has publicado últimamente muchas entradas interesantes, algunas que conocía bien y otras que, aunque famosas, yo no había escuchado. Dudaba entre comentar el disco de Harold Budd/Brian ENo (yo también tengo debilidad por ambos) o el de Klaus Schulze. Pero al ver esta nueva entrada no lo he dudado más, porque Jarre sigue siendo mi músico favorito.

Y no porque considere que sea el mejor (eso es imposible de decidir) sino porque su música está ligada a muchos momentos de mi vida y porque gracias a él me apasioné por primera vez con la música en general. Y desde luego, después de tantos años, sigo considerando que sus discos, especialmente los primeros, son especiales, únicos, y que aunque no creó el estilo, le aportó una personalidad inigualable. Y este Magnetic Fields está entre esos títulos especiales. En fin, creo que se ha notado que me gusta Jarre.

Un abrazo!

El conde dijo...

Saludos, amigo Santi. Quería empezar fuerte el mes, y creo que Jarre siempre son palabras mayores. Me alegro de aportar discos que gustan a los lectores.

Daniel Moreno dijo...

Este disco en concreto me retrotrae a la infancia, muchos recuerdos y buenos... Pero aparte de la impresión emocional y personal, es un pedazo de album de música sintética-electrónica elegante, con un sonido maravilloso y con melodías espectaculares...Esas secuencias raramente igualadas son inolvidables para todo aquel que las escuche, ya sea en 1981, en 2014 o en 2045...Es una música que nunca pasa de moda, siempre vanguardista y al mismo tiempo todo un clásico. Curiosa mezcolanza que suele puede originarse en la mente de un ex-genio como el francés (porque lo que es ahora, ya no espero nada de él...)
Conde, a ver si comentas Geometry of love, que es de lo más salvable que hizo Monsieur Jarre en este siglo.
Gracias, amigo.

El conde dijo...

Tomo nota, Daniel. Un saludo, y gracias a ti.

Jesús Castellanos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Castellanos dijo...


Como dato curioso, estimado Conde, sucede que hace varios años cuando ponía el disco de Magnétic Fields en la PC, el internet me bajaba otros nombres para cada track del disco. Pensé de primera que se trataba de un error, pero analizando esta información existen elementos que coinciden con datos que cada fan medianamente estudioso sabe.

El nombre para cada pista era el siguiente:

01. Magnetic Fields Part 1 - Aerial View
02. Magnetic Fields Part 2 - Magnetic Fields
03. Magnetic Fields Part 3 - Electrostatique
04. Magnetic Fields Part 4 - Bionic Brain Man
05. Magnetic Fields Part 5 - The Last Rumba

Como puedes ver, en dos de los tracks podemos decir que coinciden directamente con algo que ya sabemos, como el caso de Magnetic Fields Part 2, que de manera casi generalizada se le vincula más al nombre de Magnetic Fields por ser el tema más representativo del álbum, y Magnetic Fields Part 5 pasa a ser The Last Rumba desde aquellos conciertos en China. El siguiente tema que tenemos se trata de Magnetic Fields Part 1, que en este caso toma posiblemente el nombre de Aerial View como una de las fotografías del block de notas del disco, y es obvio tratándose de un tema que recrea efectos de poderosos jets en vuelo. Para Magnetic Fields Part 3 y Part 4 no encuentro relación alguna con datos documentados, excepto por la tematica o estructura musical. Magnetic Fields Parte 3 es el tema más experimental del álbum y por tanto más puramente científico, de ahi que quizas el nombre de Electrostatique suena a la perfección. Por último, Bionic Brain Man para Magnetic Fields Part 4 puede tener lógica relación con las voces robóticas que cantan en el tema.

Hoy es imposible encontrar algun dato que confirme los supuestos nombres que como te digo, encontré y aun conservo en la versión ripeada de mi álbum Magnetic Fields. Si fue una broma no se me ocurrió a mi, además me parece increíble que ningún otro fan de Jarre se diera cuenta de esto siendo que la base de datos de internet estuvo manejando esta información desde 1998 hasta el 2005, año en el que desaparece todo rastro.

Queda asi el enigma.

Hasta pronto.

El conde dijo...

Jesús, admito que es la primera información que me llega sobre el asunto. Es muy interesante, y se me ocurre así de pronto que quizá fuesen títulos provisionales previos a la edición definitiva del disco, o incluso para alguna edición posterior en la que se barajó cambiar los títulos. Pero es muy cierto que incluso los nombres de cada tema les van que ni pintados.

Muchas gracias por el aporte, ha sido realmente curioso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...