viernes, 5 de marzo de 2010

Tomita - THE TOMITA PLANETS



Como hemos apuntado algunas veces, los primeros "synthesizer heroes" solían dedicarse a seleccionar obras de música clásica y versionarlas a su antojo. Puede admitirse que ello suponía cierta falta de creatividad -lo que uno compone tiene siempre más mérito, claro- pero no puede negarse el talento. Y en el caso de discos como éste, tanto la elección de la pieza como su ejecucion son un acierto pleno.

Los planetas es la obra más conocida del inglés Gustav Holst, una pieza compuesta en 1916 con un contenido más astrológico que astronómico: Holst compone una pieza musical por cada uno de los planetas del sistema solar, excepto la Tierra y Plutón (que, por cierto, ya no es un planeta), movimientos inspirados por lo que la mitología sugiere sobre cada uno de los dioses que les dan nombre, no tanto en los aspectos científicos de estas siete lejanas esferas. Las influencias de la obra de Holst son enormes, sobre todo su forma de entender la orquestación, muy presente por ejemplo en las bandas sonoras de cine. Los grandes del gremio son en su mayoría, lo confiesen o no, seguidores del estilo Holst, cosa que vemos en filmes tan dispares como Star Wars, de John Williams, que tiene reminiscencias claras, o Gladiator, de Hans Zimmer, que prácticamente plagia dos o tres movimientos.

Portada alternativa.

Isao Tomita, gurú del sintetizador a principios de los '70, realiza una versión de la obra íntegra en este The Tomita Planets de 1976, logrando por una parte imponer su estilo tan reconocible -con esos "wa-was" suyos- y por otra, acercar la obra a una visión digna de la ciencia-ficción. Y es que Tomita actualiza la composición de tal manera que parece haber estado siempre concebida para este tratamiento futurista.

Isao Tomita en su estudio.

Mars, the Bringer of Wars ("Marte, el que trae la guerra") comienza con una especie de diálogo por radio entre astronautas que canturrean la famosa melodía de Jupiter. Después, el tema se va volviendo más rítmico y agresivo, propio del belicismo del dios correspondiente. Venus, the Bringer of Peace ("Venus, la que trae la paz") es evidentemente más pacífico y melódico, en manos de Tomita casi una pieza ambient con coros y efectos sonoros aterciopelados. Mercury, the Winged Messenger ("Mercurio, el mensajero alado") es un movimiento breve y vibrante, algo nervioso y juguetón, con un sonido parecido al de una flauta sintética y multitud de pinceladas efectistas. Jupiter, the Bringer of Jollity ("Júpiter, el que trae alegría") es la parte más conocida de Los planetas, una aglutinación de piezas que incluyen un scherzo, un par de andantes y algo así como un allegro o un adagio optimista, fusionados con habilidad y dotados de un interesante sinfonismo electrónico por parte del japonés. Una pieza tan solemne como merece el rey de los dioses olímpicos. No se muy bien por qué, pero Tomita adosa Saturn, the Bringer of Old Age ("Saturno, el que trae la vejez") a Jupiter. Es un pasaje bastante más oscuro, con sonidos abundantes de campanas y relojes, por aquello del tempus fugit. También une Tomita los dos movimientos finales de Holst, Uranus, the Magician ("Urano, el mago") y Neptune, the Mystic ("Neptuno, el místico") en un mismo corte del álbum. El primero es inquietante y atmosférico, y el segundo todavía más oscuro, con sublimes coros ominosos. Concluye esta última doble pieza con la melodía de Jupiter sonando como en una caja de música.

Ampliación de la portada.

Algunos momentos del disco son realmente brillantes y muy evocadores, por lo que no es de extrañar que se pensara en contratar a Tomita para poner música a la película Alien, el octavo pasajero. Alguno de los movimientos de este disco que nos ocupa parecía asociarse de manera perfecta con el monstruo pavoroso que aparece en el filme. Al final la batuta la llevó Jerry Goldsmith. Pero nosotros nos quedamos con la obra de Isao Tomita, una de las más logradas de su carrera, y muy recomendable para convencer a aquellos que duden de la seriedad de la música electrónica a la hora de adaptar a los clásicos.

2 comentarios:

Virgen Ciega dijo...

Esto me recuerda que unos años antes, la banda King Crimson hizo también su pequeña y particular revisión de "Marte" en la cara B del álbum "In The Wake Of Poseidon". Creo que la operación ni siquiera consta en los créditos... el corte donde se hace tal revisión se llama "Merday Morn" (aunque tampoco estoy seguro dado lo confuso del track-list del LP).
A Tomita le aprecio mucho porque gracias a su "Snowflakes Are Dancing" empecé a conocer, hace mucho tiempo, la música de Debussy, compositor a quien ahora admiro. Sin embargo, siempre me quedé con la curiosidad de conocer más trabajos del japonés. Creo que va siendo hora de quitarme la espinita... Saludos melómanos.

Unknown dijo...

Yo busco una cancion que siempre tocan en algunos documentales y los sintetizadores son muy parecidos a tomita..pero busque musica de tomita y parece que el no fue el creador..aun sigo buscando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...