domingo, 27 de septiembre de 2015

Leonard Rosenman - STAR TREK IV: THE VOYAGE HOME


1. Main Title (2:39)
2. The Whaler (2:01)
3. Market Street (4:37)
4. Crash-Whale Fugue (8:16)
5. Ballad of the Whale (4:59)
6. Gillian Seeks Kirk (2:42)
7. Chekov's Run (1:10)
8. Time Travel (1:28)
9. Hospital Chase (1:14)
10. The Probe (1:16)
11. Home Again: End Credits (5:38)

No es que las portadas de las bandas sonoras anteriores sean muy parecidas entre si, pero... ¿a que esta es radicalmente distinta? Aunque no se puede juzgar un disco por su portada, da la impresión de que esto sucede porque la música contenida bajo ella también es muy distinta. Y también es distinta la película, pese a mantener la continuidad respecto al episodio anterior, En busca de Spock.

Traducida libremente para el público español como Star Trek IV: Misión: salvar la Tierra (1986), The Voyage Home ("El viaje a casa") viene a ser un experimento de comedia de situación que pone al mítico reparto original en el San Francisco -sede posterior de la Alianza- de los años ochenta, gracias a un viaje en el tiempo para salvar a las ballenas un poco sacado de la manga, pero con resultados francamente simpáticos. Leonard Nimoy repitió como director en esta mezcla de humor, ecologismo y buen rollo general. Pudo Nimoy, esta vez sí, contar con su amigo Leonard Rosenman para componer la banda sonora, y a pesar de que fue candidata al Oscar y hay quien la admira profundamente, suele despertar sentimientos enfrentados.

Leonard Rosenman (de www.filmmusicsociety.org)

El gran problema de Leonard Rosenman no es su talento, sino más bien su enfoque: excesivamente cómico, demasiado ligero y alejado de lo escuchado antes en la ya asentada franquicia. Rosenman, que era un compositor de cine con las hechuras de una generación un poco envejecida en aquellos ochenta (y a pesar de que había ganado dos merecidos Oscars en años consecutivos por sus adaptaciones musicales para Barry Lyndon y Esta tierra es mi tierra), ofrece una partitura que suena como algo más o menos fuera de contexto, sacado de un Hollywood de la edad dorada del Technicolor. Para más inri, y este es quizá el defecto que yo más critico, Rosenman reutiliza prácticamente inalterado el que fue su tema principal para la versión en dibujos animados de El Señor de los Anillos (1978), nada menos que como tema principal de su Star Trek. Es cierto que la fanfarria inicial empieza de modo prometedor, pero cuando empiezan a sonar las melodías recicladas de manera tan obvia te rechinan los dientes.

Main Title

La inclusión de temas cómicos de ejecución bastante tópica (la música de persecución de Hospital Chase o el toque ruso algo rancio de Chekov's Run, por ejemplo) tampoco ayuda a llegar al fan de la franquicia sci-fi, ni siquiera convenciéndonos a nosotros mismos de que la película es en realidad una comedia. De todos modos, es justo decir que hay temas incidentales bastante mejor enfocados, como The Whaler o Time Travel.

Por otra parte, sí que es evidente la maestría de Rosenman a la hora de aplicar un colorido y suntuosidad a sus composiciones que lo relacionan con la mejor música clásica académica, en general mucho más rica que el sonido tirando a sobrio de las bandas sonoras del llamado Nuevo Hollywood de los setenta y ochenta. Uno no sabe si tomárselo como un aporte de frescura de la vieja escuela, o como un fósil pasado de fecha, aunque bien merece la pena asumir la primera opción.

Esta banda sonora también tiene su correspondiente edición expandida.

Por último, merece la pena mencionar que en los temas Market Street y Ballad of the Whale colabora el grupo The Yellowjackets, un cuarteto de jazz fusión que subraya escenas de ambientación callejera, amén de añadir un tema ajeno a la película, Ballad of the Whale, que recuerda con agrado -aunque lejanamente- al sonido marino de Eric Serra en El gran azul. Estamos ante una banda sonora agradable y con momentos bastante inspirados, pero coincido con quienes consideran que Leonard Rosenman no terminó de captar el tono general de la saga, y creo que debe valorarse más como una curiosidad que como un título de referencia.

7 comentarios:

José Ramón dijo...

Soy admirador de Rosenman desde la banda sonora del señor de los anillos, la de dibujos animados, y np acabo de ver su parecido en el tema principal con la de star trek. Si coincido contigo en el exceso de comedia de algunos temas pero en general, sin igualar a Goldsmith o Horner, si me parece una buena banda sonora...distinta.

El conde dijo...

Pufff... te recomiendo que vuelvas a escuchar completo el tema central de El señor de los anillos y lo compares con este. Creo que hay poco que discutir, hazme caso.

Daniel Moreno dijo...

Es cierto, a partir del minuto 3.30 aproximadamente, el tema de El señor delos anillos, es bastante parecido al de este Star Trek... En fin, una vez más, los compositores se plagian a sí mismos.Todos lo han hecho, en mayor o menor medida, a lo largo de la historia. ¿O es que el señor Williams no lo ha hecho continuamente en sus fanfarrias de los 70 y 80...?

El conde dijo...

No pretendo defender a mi admirado John Williams a capa y espada, pero creo que este autoplagio en sus famosas fanfarrias está mucho más en la estructura de los temas (intro potente, fase romántica más pausada, final de nuevo potente) que en las propias frases melódicas de las mismas. No pondré la mano en el fuego ni por él ni por nadie a este respecto, pero Williams muy raramente -por no decir nunca- ha compuesto dos melodías demasiado parecidas como temas principales de películas. Si acaso, podemos encontrar reciclajes en temas incidentales, como uno muy conocido que se repite casi igual en JFK y Jurassic Park. También recuerdo el caso de Munich, cuyo tema principal puede recordar en algún compás al de La lista de Schindler, aunque estaremos de acuerdo en que los motivos pueden deberse al contenido de ambas películas más que a otra cosa. Pero por opiniones que no quede, por supuesto.

¡Gracias por colaborar!

José Ramón dijo...

Es cierto lo de la repetición de rosenman entre las dos bandas sonoras. Mi error venía de escuchar la versión más reciente del señor de los Anillos, la de 2001, donde no aparece el tema principal como tal.
totalmente de acuerdo con Daniel moreno. No obstante los temas incidentales me parecen tan buenos y personales que me gusta mucho el estilo del músico

Daniel Moreno dijo...

Por supuesto, admiradísimo también en mi caso el bueno de John Williams. Te compro lo de que no plagie fraseos propiamente dichos, Conde, pero en todo lo demás (estilo, estructura, arreglos, orquestación, etc.) bandas sonoras como SUPERMAN, EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA o LA GUERRA DE LAS GALAXIAS pueden llegar a confundirse si las escuchas fuera de su contexto, de manera suelta, no sé si me entendéis. En cualquier cosa, y cerrando el tema Williams por mi parte, todos los entendidos o aficionados a la música de cine sabéis que el genial músico neoyorquino también bebió de fuentes externas no menos geniales: el gran ERICH WOLFGANG KORNGOLD, el cual recomiendo igualmente a todos los amigos del blog.

Es un placer, Conde. ¡¡¡A seguir así!!!

Guillermo (Atreus) dijo...

Totalmente de acuerdo con Conde. El ya viejo debate de las "fanfarrias que suenan igual / intercambiables" siempre he tenido la impresión de que es debido a la pura condición de lo que debe ser un main theme que -además- debe tener caracter de fanfarria. Es como sorprenderse de pronto de que dos canciones Pop suenen tengan la misma estructura. Intensificado también por la sobrevaloración popular que la gente siempre le ha dado a los temas principales, que en general es lo único de lo que se suele hablar obviando todo lo demás. En cualquier caso, nada de eso tiene que ver con el tema de los plagios de melodias o fraseos enteros, en lo que Horner era el rey ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...