martes, 13 de diciembre de 2011

Mike Oldfield - THE KILLING FIELDS



1. Pran's Theme (0:44)
3. Evacuation (5:14)
4. Pran's Theme 2 (1:41)
5. Capture (2:24)
6. Execution (4:47)
7. Bad News (1:14)
8. Pran's Departure (2:08)
9. Worksite (1:16)
10. The Year Zero (0:28)
11. Blood Sucking (1:19)
12. The Year Zero 2 (0:37)
13. Pran's Escape / The Killing Fields (3:17)
14. The Trek (2:02)
16. Good News (1:46)
17. Étude (4:37) 

El productor David Puttnam fue uno de los grandes nombres del cine británico en la década de los ochenta. Con su ayuda salieron adelante películas como Carros de fuego, Un tipo genial (Local Hero) o La misión, todas ellas caracterizadas, amén de por su calidad y sus éxitos en taquilla, por sus famosas bandas sonoras. No sé si fue cosa de Puttnam, pero el caso es que allí estuvieron Vangelis, Mark Knopfler o el mejor Ennio Morricone, amén de que fue él quien contó con una desconocida Enya para la película The Frog Prince. El primer éxito del director Roland Joffé se tituló Los gritos del silencio, y su productor David Puttnam llamó en este caso al popular músico inglés Mike Oldfield.

Mike Oldfield

Los gritos del silencio (The Killing Fields, 1984), logró hacerse con tres Oscars y fue una de las películas más celebradas de aquel año, aunque hoy en día no es especialmente famosa entre el público masivo. Una de las cosas que más vivas continúan del filme es su música, contenida en uno de los álbumes más raros del ya de por sí inclasificable Oldfield. No está entre sus discos más representativos, y seguramente tampoco es el favorito de muchos fans, pero The Killing Fields es su única banda sonora cinematográfica y uno de los mayores logros creativos de su carrera. En 2008 se publicitó Music of the Spheres como el primer álbum clásico de Mike Oldfield, y The Killing Fields seguía estando ahí para desmentirlo categóricamente.

Oldfield acababa de asentarse como músico en alza en los ochenta con los éxitos de Five Miles Out (1982) y sobre todo Crises (1983), que contenía su gran canción pop Moonlight Shadow. No sé muy bien por qué se le llamó precisamente a él, en aquel momento de su carrera, para poner música incidental a una película dramática que ni siquiera por su ambientación tenía mucho que ver con su universo musical. Probablemente se debió a una estrategia mercantil que aseguraría la asistencia a las salas de los fans del músico, que eran legión. La cosa es que Mike Oldfield estuvo a la altura del encargo, logrando una banda sonora rica en matices y muy variada en melodías y sonoridades.

Contraportada de la edición de Virgin en CD.

La composición fue realizada en un Fairlight (el sintetizador de moda, utilizado después a mansalva por Oldfield en una gira de conciertos), David Bedford se ocupó de la orquestación que le diese empaque clásico, y el alemán Eberhard Schoener de la dirección de la Orquesta del Estado de Baviera. David Bedford, por cierto, aportó la composición propia del tema The Year Zero. Y Mike Oldfield se reservó sus parcelitas no orquestales en varios de los temas, a fin de que se notase su presencia y el álbum pudiese ser mínimamente reconocible como suyo. Encima los productores le pidieron que grabase una segunda tanda de temas tras la primera entrega realizada, cuando Mike ya andaba en otras cosas, como el álbum cuasi-pop Discovery de aquel mismo año, lo que seguramente contribuyó a esta gran variedad tonal del álbum resultante.

Imagen del interior de la carpetilla del CD.

The Killing Fields, la película, narra la historia real de dos periodistas: Sydney Schanberg y Dith Pran, envueltos en los acontecimientos de la guerra en Camboya a principios de los setenta. Mientras el equipo norteamericano al que pertenecía el primero pudo escapar a Estados Unidos tras el golpe de estado de los  Jemeres Rojos, el segundo -nativo camboyano- sobrevivió a duras penas a la barbarie de un campo de exterminio. La banda sonora tiene como principal leitmotiv la sencilla melodía que Oldfield crea para Pran, que se escucha con emotividad en Pran's Theme y con grandiosidad épica en Pran's Depature. La mayor parte del álbum corresponde, no obstante, a música incidental perteneciente a secuencias muy concretas para las que el músico se estruja los sesos conceptualmente hablando. En algún recopilatorio se recoge el tema Evacuation, muy interesante; y la mayoría de los demás temitas cortos logran un sonido peculiarmente asiático que funciona bastante bien en la película. Un buen ejemplo de estos esfuerzos puede verse en este vídeo, explicado en primera persona y en español por Roland Joffé y Mike Oldfield:


Hablábamos antes de las parcelitas que se guarda Mike para su propio lucimiento en The Killing Fields. Son pocas y breves, y prácticamente en ningún momento escuchamos su particular sonido de guitarra, salvo discretamente en Bad News. Por lo demás, lo más parecido a un tema Oldfield se encuentra en otros como Good News y sobre todo el tema principal del disco -que no de la película, donde brilla por su ausencia-, Étude. Aquí el vídeo en HD.

Este último está en casi cualquier recopilatorio de Mike Oldfield y en muchas antologías de bandas sonoras, aunque no se trata de una composición propia sino de una versión de los Recuerdos de la Alhambra de Francisco Tárrega que Mike añadió en un último barrunto. Es lo más conocido del disco, y en su momento llevó al álbum a obtener unas muy buenas cifras de ventas. Sonó bastante en radio y televisión.

Portada del single Étude.

Concluiré con una valoración personal. Escuché por primera vez este álbum junto con el anonadante Amarok, y debo decir que no le presté especial atención. Seguramente eso mismo ha pasado con la mayoría de seguidores del músico, aunque una audición relajada y exhaustiva de The Killing Fields revela en seguida un trabajo delicado y de una madurez tremenda. Oldfield no intenta en ningún caso destacar sobre la historia contada, y su música está del todo al servicio de las imágenes, saliendo incluso perjudicada por un uso algo superficial por parte del encargado del montaje. Creo que The Killing Fields es otra demostración de la versatilidad artística y la variedad de estilos que Mike Oldfield ha ido tocando con acierto a lo largo de su carrera, y como tal merece una atención preferente. Es realmente bueno. Terminamos con una suite made in YouTube:

8 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

A parte del imprescindible 'Tubular Bells' no tenía nada más de Mike Oldfield, pero esta semana me hice con el álbum 'Five Miles Out' y he descubierto que quiero seguir escuchando y conociendo a este artista por mucho tiempo más. A ver si me encuentro en la tienda de discos a la que voy este disco del que hablas.

¡Saludos y a seguir así!

Pepe dijo...

TKF es un disco incomprendido en la carrera de Oldfield, pero me parece grandioso en su contexto. A saber cuánta música se quedo sin editar, ¿aparecerá en su correspondiente reedición? Buena crítica, conde, y buena incorporación la del video, es curioso, pero había oído hablar de él y no lo había visto aún.

El conde dijo...

Víctor Hugo, este disco es muy bueno, pero quizá no sea del todo recomendable si estás solamente descubriendo a Oldfield. Quizá debas empezar por cosas más en la línea de lo que has escuchado, como Crises, QE2 o los instrumentales largos Ommadawn, Incantations o Platinum. Pero vamos, como quieras.

Pepe, yo las reediciones las estoy acogiendo con gusto, pero no tengo especial confianza en que vayan a sorprendernos. Los extras de Incantations fueron como para desanimarse un poco, ¿no crees? Como siempre, un placer tenerte por aquí. Y que conste que aquel libro tuyo me sigue viniendo muy bien para algunos detalles de estas críticas, así que gracias.

Daniel dijo...

Le recomiendo a Victor Hugo, "Ommadawn" -una maravilla-
Y que tal, Platinum?
Este no lo conocía, gracias por presentarlo, Conde.

nesso011 dijo...

Para empezar con Oldfiel sin duda lo mejor es escuchar "Ommadawn", auqnue sin ninguna duda su mejor trabajo es "Tubular Bells". En fin, uno de mis musicos predilectos Oldfield, un autentico genio: Gracias por este disquillo del que no tenia ni la mas minima idea!

El conde dijo...

Me sorprende, pero veo que The Killing Fields era bastante desconocido. Me alegra que le concedáis una escucha, yo creo que os sorprenderá. Por cierto, la película es excelente y no está de más que la recomiende también.

Gracias por comentar!

Víctor Hugo. dijo...

El Conde y Daniel: "Ommadawn" lo tengo ya bien apuntado. ¡Gracias!:)

Guillermo de la Peña (Atreus) dijo...

Victor Hugo, qué envidia; tienes por delante una etapa de descubrimiento total de un artista irrepetible, para mí el que más ha influenciado en mi vida. ;-)

Yo te recomendaría, ya que has escuchado el 'Tubular Bells' y el 'Five Miles Out' (que son muy representativos de ambas etapas de Olfield, la progresivo-sinfónica del principio, y la posterior rockera-progresiva), es que intentes ir conociendo poco a poco y con calma todas las obras intermedias en orden cronológico. Para que así compruebes la evolución que fue llevando a cabo Oldfield en su estilo ;-)

Por eso, antes del 'Ommadawn' (para mí, la absoluta CUMBRE de Mike Oldfield junto con el muy posterior 'Amarok' de 1990), a ver si le puedes echar una oreja antes al 'Hergest Ridge'. Después, el 'Ommadawn', y finalmente el 'Incantations', que cierra con brillo su tetralogía de obras largas insrumentales.

Posteriormente, por supuesto, pasarías a ese dúo maravilloso que conforman el 'Platinum' y el 'Q.E.2', en los que Oldfield ya va tanteando otros estilos, géneros y ritmos en composiciones más cortas y variadas... y finalmente su gloriosa trilogía de rock progresivo conformada por el 'Five Miles Out', el 'Crises' (donde está su canción más conocida, "Moonlight Shadow") y el 'Discovery'. A partir de aquí, Oldfield fue volviéndose -por obligación, más que otra cosa- cada vez más comercial y ñoño, pero siempre dejando grandisimas obras. Pero esto es ya otra historia ;-)

¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...