viernes, 11 de mayo de 2018

Klaus Schulze - TRANCEFER


1. A Few Minutes After Trancefer (18:20)
2. Silent Running (18:57)

Klaus Schulze no posee precisamente una discografía accesible para el principiante. Sus álbumes suelen ser bastante áridos, en el sentido de que constan en general de pocos temas, largos y muy escasamente melódicos. Su principal cualidad es el efecto hipnótico que se llega a lograr mediante la inmersión en sus complejas texturas y sus ritmos que cambian lenta y sutilmente. Su estatus entre los grandes de la "electronic music" es indiscutible, aunque es justo decir que muchos aficionados (incluso algunos bien curtidos) encuentran su obra un tanto repetitiva y su leyenda personal un poco exagerada. Yo suelo disfrutar de sus álbumes, aunque es verdad que no suelo escucharlos con mucha frecuencia.

Contraportada

Trancefer (1981) es uno de los discos de Schulze que escucho más a menudo. Que yo sepa, no está entre sus obras más esenciales, y en más de un sentido transmite la habitual sensación de que que surge de una de tantas sesiones de improvisación espontáneas a las que Schulze pone nombre y publica como álbum. Pero tiene un sentido del ritmo muy acusado (se encarga de las percusiones Michael Shrieve) y su dinamismo es contagioso. También ayuda el que sea uno de los trabajos más breves del músico berlinés. Breve pero intenso, podríamos decir.

A Few Minutes After Trancefer

Trancefer es el segundo trabajo de Schulze interpretado con sintetizadores digitales tras Dig It (1980), y pese a que tanto por las fechas como por el tono muy modernizado del conjunto podría enmarcarse en una era musical posterior, permanece fiel al estilo de la Escuela de Berlín. Como en otros muchos de sus álbumes, el violonchelo (en este caso de Wolfgang Tiepold) aporta el necesario componente cálido frente a la atmósfera cósmica del teclado Yamaha CS-80.

Silent Running sobre imágenes de la película.

Y poco más hay que decir. En todo caso, vale la pena mencionar que el segundo tema está inspirado por la película Naves misteriosas (Douglas Trumbull, 1972), lo que vuelve a demostrar que Klaus Schulze es un gran aficionado a la ciencia ficción. También es interesante saber que, previo al lanzamiento del álbum, se publicó una versión del mismo grabada a menos revoluciones (33 por minuto), que además estaba mezclada de un modo ligeramente distinto. La edición expandida en CD disponible actualmente incluye ambas versiones del álbum.

5 comentarios:

nhaccuamnhacvietthanh dijo...

Music is what I pursue and care about, I would love to blog your information. You can see more of my instrument here: piano cũ

Ó. dijo...

Pues mira que yo escucho mucha "electronic music", más moderna que clásica, aunque últimamente estoy indagando más que nunca en los pioneros (de ambos géneros sexuales, matización importante, pues hay extraordinarias artistas, como Eliane Radigue, que le dan mil vueltas a muchos varones del gremio), los ahora veteranos, decanos... los que quedan y no... y el caso de Schulze lo encuentro fascinante: discos que has comentado ya hace tiempo, como "Cyborg", me parece auténticas maravillas, y me da igual que digan que improvisa y publica, que desvaría, que digerir su música es tarea de locos... bendita locura, digo yo: este que comentas ahora me lo apunto, cómo no, ya que sobretodo gracias a tus entradas sobre el maestro me fui poco a poco acercando a su extensa obra, cosa como siempre de agradecer. No en balde, este señor hasta colaboró con un productor alemán (¿por qué será?), bastante más joven que él, llamado Pete Namlook, que poseía un talento si no tan original y de nivel como su maestro, sí al menos supo seguir sus pasos y hasta podría afirmar que cumplió su sueño de colaborar con el primero. Namlook produjo mucho, colaboró mucho, y tristemente se fue hace pocos años, dejando un poderoso legado, propio y ajeno (su sello fax es todo un mito), mientras que el maestro sobrevive, aún demostrando, muy probablemente, que su nombre es símbolo de prestigio merecidamente. Un músico único, que tenía puesta la mente y el oído fuera de las fronteras de la Tierra, y más en el futuro que en su presente. Ya sólo con escuchar alguno de sus recopilatorios con material no publicado, por ejemplo, "La vie electronique", dan una idea de su extraordinaria inventiva. Larga vida a Schulze, y saludos cordiales.

José Ramón dijo...

Siempre me quedaré con los discos de los 70, para mi su etapa más interesante pero tengo tambien una amplia muestra de las décadas siguientes y desde luego Trancefer está entre los mejores. Grande Schulze

Arte Maniaco dijo...

A mi tambien me fascina este disco y siempre de vez en cuando lo escucho. Schulze posee una forma unica de hacer musica, es como un musico "intelectual" del sonido, sus texturas sonicas son muy hipnoticas y este Trancefer es una muestra muy directa de sus particular estilo, uno se queda suspendido en el tiempo escuchando el album, cuando termina aun sigues en el trance... Larga vida al maestro Schulze!

Top 20 Music Records dijo...

Estaba buscando por el buscador musica nueva del 2018 y he llegado a tu blog, es TOP, me ha gustado tu contenido, nosotros hemos lanzado un videoclip con bastante calidad hace muy poco tiempo, si quieres puedes verlo a ver que te parece. Un cordial saludo !!! Nueva Musica 2018: Nuevo Videoclip - Mix 2018 Urban Music

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...