sábado, 10 de marzo de 2018

Jóhann Jóhannsson - ORPHÉE


1. Flight from the City (6:31)
2. A Song for Europa (2:33)
3. The Drowned World (2:20)
4. A Deal with Chaos (2:05)
5. A Pile of Dust (4:51)
6. A Sparrow Alighted Upon Our Shoulder (2:27)
7. Fragment I (1:24)
8. By the Roes, and by the Hinds of the Field (2:38)
9. The Radiant City (3:31)
10. Fragment II (2:12)
11. The Burning Mountain (2:45)
12. De Luce et Umbra (2:28)
13. Good Morning, Midnight (3:17)
14. Good Night, Day (3:57)
15. Orphic Hymn (3:27)

A veces creo que cada uno de nosotros es algo así como el protagonista de una película (nuestra vida), y que la música que nos gusta, la que escuchamos en la intimidad y no por razones de integración social, es la banda sonora. El resto de la música que nos rodea, lo que sale del balcón del vecino, lo que ponen en la radio, lo que tocan en la plaza del pueblo en fiestas... es diegético, parte de la escenografía, del atrezo. Soy un simple oyente, no sé tocar ni la pandereta, pero creo posible que esta visión pueda aplicarse también a los propios músicos. Siendo así, me sorprende que algunos compositores contemporáneos protagonicen una película tan árida y de una belleza tan frágil como la que podríamos imaginar en alguien como Jóhann Jóhannsson, al menos a juzgar por su música.

Jóhann Jóhannsson (1969-2018)
(Imagen de Variety, acreditada a John Shearer / INVISION / AP / REX / SHU)

La tundra volcánica que es su Islandia natal debe haber tenido su parte, pero está claro que los extremos de frialdad (Sicario, 2015; La llegada, 2016) y calidez (La teoría del todo, 2014) de los que Jóhannsson ha sido capaz son los rasgos que definen su estilo. Orphée (2016), su último álbum de estudio, combina ambos extremos para ofrecernos una experiencia sonora memorable por la envolvente melancolía que desprende. Inspirado por el mito de Orfeo según los escritos de Ovidio, el álbum que nos ocupa se mueve en la línea de muchos compositores clásicos actuales y de finales del siglo XX, esto es, en un minimalismo denso y colindante con el silencio que evoca vastos paisajes (urbanos, sociales, psicológicos) desolados. Más o menos como los cuadros que pintaba Yves Tanguy.

Contraportada

Pero, como decíamos, Jóhannson sabe añadir ese rayo de luz que arranca destellos de color a estos territorios en escala de grises, ya sea con un piano por aquí (Flight from the City), con un dulce violonchelo por allá (Good Night, Day) o incluso con unos coros (Orphic Hymn), reivindicándose también como un artista de plena vanguardia mediante el uso de sampleados (A Song for Europa) y tratamientos sonoros de laboratorio que lo acercan al campo del ambient. Queda sitio para algún destello que recuerda a las facetas más reflexivas de Michael Nyman o incluso Simon Jeffes. Tanto si queremos ver el álbum como un trabajo conceptual sobre el descenso y regreso de Orfeo desde el infierno, como si apreciamos cada tema como una pieza con significado pleno, Orphée realiza un constante movimiento de la luz a la oscuridad y de ésta otra vez a la luz.

Flight from the City

A Hymn for Europa

Orphée, publicado por el prestigioso sello Deutsche Grammophon y con una larga lista de colaboradores en sus créditos, fue el producto de seis años de trabajo paciente, quizá la obra más ambiciosa de un artista que en aquel momento estaba en la cima de su popularidad gracias a sus trabajos para el cine. Había ganado un Globo de oro y contaba con dos nominaciones al Oscar. El pasado 9 de febrero, Jóhann Jóhannsson fue encontrado muerto en su residencia de Berlín. Tenía 48 años y por el momento no se ha conocido la causa de su fallecimiento.

Good Morning, Midnight / Good Night, Day

5 comentarios:

Equinoxe dijo...

Gracias por recordar la para mi enorme figura de Johansson. No entiendo que los medios hayan pasado casi de puntilla por la noticia de su fallecimiento. No era una estrella del pop pero tampoco exactamente un desconocido, su prestigio y su contribución a la música contemporánea era ya indiscutible. En fin, nos queda su maravillosa música

Luis Cabrera dijo...

hoy escuche por primera vez a Hiroshi Yoshimura.en un disco de 1984 que se llamaba GREEN. al escucharlo me llego la sensacion de que yo ya habia escuchado ese estilo, despues recordé que lo habia escuchado en la banda sonora de la pelicula ARRIVAL. donde este JOhansson habia compuesto para la pelicula. Asi que no es nada nuevo (al menos para mi) que este compositor tuvó que haber escuchado la musica de este japones. Aun asi es una lastima su muerte.

Pepe dijo...

Un gran disco, pero sobre todo una gran pérdida la de este excepcional músico, que me impactó especialmente con sus primeros trabajos ("Englaborn", "IBM 1401, A User's Manual").

Caigicungre.com.vn dijo...

music is my heart. Thank you for sharing this wonderful blog. If you are a music lover please check out my quality music collection here: dàn piano điện giá rẻ piano điện giá rẻ

Ó. dijo...

Creo que hace mucho ya te hablé de este, por desgracia, desaparecido músico, y te recomendé el "Fordlandia" de 2008 (los discos de estudio que otra persona ha comentado también son muy buenos)... este "Orphée" no lo he llegado a escuchar aún, pero leyendo tus palabras está claro que continúa siendo otra obra fundamental de este artista que, como también se comenta, no ha tenido quizá la repercusión mediática que merecía, pese a los citados premios y éxito de alguna de sus bandas sonoras, para mí muy superiores en todos los sentidos a las del idolatrado Zimmer. Pero no es momento de echar pestes, sino de recordar al islandés y rendirle el homenaje que merece: símplemente pensar hasta dónde habría podido llegar con su gran talento, dejando un admirable legado, si no le hubiese sobrevenido la muerte... me gusta pensar que habría seguido ofreciendo trabajos como mínimo interesantes, cuando no de calidad intachable. Por cierto, la introducción que haces me ha llevado directamente a una de las habituales expresiones de un crítico al que sigo desde 2008, en su blog "Headphone Commute": "Music for the film behind your eyelids"... qué expresión tan acertada cuando se trata de disfrutar la música como si de nuestras propias bandas sonoras se tratasen... blog que, por cierto, me hizo descubrir a Jóhann cuando publicó "Fordlandia". Que en paz descanse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...