miércoles, 3 de abril de 2013

John Williams - JURASSIC PARK


1. Opening Titles (0:33)
2. Theme from Jurassic Park (3:27)
3. Incident at Isla Nublar (5:20)
4. Journey to the Island (8:52)
5. The Raptor Attack (2:49)
6. Hatching Baby Raptor (3:20)
7. Welcome to Jurassic Park (7:54)
8. My Friend, the Brachiosaurus (4:16)
9. Dennis Steals the Embryo (4:55)
10. A Tree for my Bed (2:12)
11. High-Wire Stunts (4:08)
12. Remembering Petticoat Lane (2:48)
13. Jurassic Park Gate (2:03)
14. Eye to Eye (6:32)
15.T-Rex Rescue & Finale (7:39)
16. End Credits (3:26)

Hace veinte años eran muy pocos los que habían oído hablar de algo llamado "Internet". El entretenimiento doméstico se movía entre las viejas películas en cinta VHS y la música editada en CD (un formato que se antojaba como definitivo entonces), que todavía no había entrado en muchos hogares. Yo tenía entonces trece años, y aunque sí que era bastante aficionado al cine, no tenía mayor interés por ningún tipo de música. Aquel año 1993 se estrenó una película que vino precedida de una campaña publicitaria brutal, y logré convencer a mi madre para que nos llevase al cine. Se trataba de Jurassic Park (Parque Jurásico), y  fue durante varios años la película más taquillera de la historia del cine. Contenía escenas como la siguiente, capaces de cambiar para siempre la mente y los gustos de un chaval.


No solamente me sumergí de lleno en eso que llamaron "dinomanía", el mayor fenómeno social originado por una película que recuerdo haber presenciado desde que tengo memoria, sino que me interesé seriamente por saber quién era ese señor de nombre John Williams cuyas melodías para Jurassic Park sonaban en mi cabeza día y noche. En aquellos tiempos, también sucedía que podías encontrarte este tipo de música en los primeros puestos de los 40 Principales (¡increíble!), de modo que no tuve escapatoria. Hablar de este disco es algo especial para mi, ya que es el primer CD que poseí en mi vida. Sigo contándolo entre los mejores de mi modesta colección, porque lo siento como parte de mi infancia.

Si bien es cierto que los expertos suelen citar bandas sonoras como la de Tiburón o Star Wars entre las esenciales de Williams, Jurassic Park posee una serie de características que la convierten en una obra única, digna del podio del maestro. Para empezar, es la bisagra perfecta entre sus fanfarrias fantásticas de los setenta y ochenta, y su sonido más denso y adulto de los noventa hasta hoy. Para continuar, parece haber sido una de las obras de Williams que con más ojo han sido editadas para su publicación como álbum, conteniendo éste una mayoría de temas que prácticamente son piezas para concierto, toda una exquisitez para el melómano al que molestan los constantes quiebros de una banda sonora mayoritariamente incidental. Y para terminar, la de Jurassic Park es una de las partituras para películas, de cuantas recuerdo, que más han contribuido a dotar de una entidad mítica a las imágenes.

Despliegue del libreto del CD.

Pese a basarse en un "best seller" de ciencia-ficción sobre ingeniería genética escrito por Michael Crichton, la película de Steven Spielberg posee un aura de fascinación casi mágica que la acerca en sus ecos a un cine fantástico y de pura aventura acorde con éxitos anteriores del director como En busca del arca perdida o E.T. el extraterrestre. Seguramente el secreto del éxito descomunal de Jurassic Park se encuentra en que Spielberg combinó a la perfección la grandilocuencia del contacto alienígenas, el sentido de la aventura de la saga de Indiana Jones, y el suspense casi terrorífico de Tiburón. John Williams actuó en consecuencia.

Por una parte, dota a la banda sonora de un tema principal majestuoso y con un gran sentido del sinfonismo romántico (Theme from Jurassic Park), basado en las cuerdas de la orquesta y con sutiles coros que aumentan su sentido de la maravilla. Por otra parte, Williams añade una fanfarria muy potente y totalmente distinta, a base de metales (se escucha por primera vez en Journey to the Island), que ha sobrevivido con más fuerza en las secuelas de la película. Para cubrir la dimensión terrorífica del filme, el compositor crea un tema muy específico para los raptores, esos malvados dinosaurios carnívoros que tantos problemas causan en Isla Nublar. Este último (The Raptor Attack) está directa -y sabiamente- inspirado en la sencilla combinación de notas de Tiburón, y con la misma efectividad funcionan, tal como explica el propio Steven Spielberg en una nota en la contraportada.

Contraportada, con el texto de Spielberg.

Entre unos temas y otros, y aun encontrándonos cierta cantidad de material incidental (T-Rex Rescue and Finale es antológico), sobresalen varios temas que funcionan como suites en miniatura que son compendios de lo anterior, reelaborado sutilmente con distintos tonos temáticos y colorido orquestal. Destacan aquí Journey to the Island y la fabulosa Welcome to Jurassic Park, en la que la simple supresión de los coros del fondo del Theme from Jurassic Park aporta un sabor épico que pone la piel de gallina. Aquí el poder de Williams para despertar nuestro niño interior es sencillamente sobrehumano, una muestra inequívoca -si es que todavía hacía falta- de que este señor está a otro nivel.

Hay en el álbum también un par de temas de carácter melancólico, muy profundo y evocador. Se trata de My Friend, the Brachiosaurus y Remembering Petticoat Lane, perfectos precedentes de lo que depararía el Williams de los años noventa. Incluso hay lugar para ciertos experimentos, como Dennis Steals the Embryo, puro thriller tecnológico correspondiente a la escena en que el obeso programador informático pretende huir del parque; o Jurassic Park Gate con sus arreglos selváticos a base de sintetizadores. 

La edición del 20 aniversario, a la venta el 9 de abril.

Aquel mismo año 1993 se estrenaría una segunda película de Spielberg con música de Williams, La lista de Schindler. Se trataría de una obra musical radicalmente distinta aunque igualmente magistral. El chorro de premios que recibió la visión spielbergiana del Holocausto decantó todos los premios del año hacia su banda sonora, quedando la de Jurassic Park un tanto opacada. Pero como lo sublime ni desaparece ni puede ser ignorado, el reestreno en 3D de Parque Jurásico viene acompañado de una reedición de su banda sonora con cuatro temas inéditos como extra. Nos gustase en su día el rollito de los dinosaurios o no, esta banda sonora está entre las creaciones más inspiradas de un genio irrepetible, una obra maestra cuya escucha proporciona la clase de placer que una simple combinación de notas y ritmos no puede ni soñar con alcanzar. Maravilla. 

En Spotify.

Welcome to Jurassic Park.

6 comentarios:

José Luis dijo...

Vaya conde, se nota que le tienes un cariño especial. La describes de tal forma que me estás "obligando" a escucharla en los próximos días! No la tenía entre mis predilectas del Maestro... pero la verdad es que tampoco la he escuchado completa. Gracias por la sugerencia.

Creo que mi primer CD, allá por el 89 o el 90, fue el de la BSO de Gran Bola de Fuego. Me enganchó ese "revival" de rock pianístico. El siguiente CD pudo ser el, difícil de encontrar por aquel entonces, doble CD de Polydor de Star Wars.

Un saludo.

Santiago Cárdenas dijo...

Me agradó mucho encontrar aquí un post sobre el soundtrack de Gladiator. Y me parece increíble encontrar esta de acá, también se me acaba de dar por escucharla!

Geniales también tus post sobre Vangelis, primera vez que me paso por acá y me parece increíble que abarques los géneros que abarcas, que suelen encontrarse más en blogs en Inglés :)

Ah, también quería compartirte mi blog, es nuevo y acá te lo dejo: http://pentagramario.blogspot.com/

Si te pasa por ahí, sería genial!

Un saludo desde Perú.

El conde dijo...

Muchas gracias a ambos por vuestros comentarios. Me alegro de que te guste el blog, Santiago. Claro que me pasaré por tu blog, y saludos desde España.

Frank Jones dijo...

Gran BSO del Maestro... Fué grande conocerle en persona en Londres

Guillermo (Atreus) dijo...

Una vez más, Conde, consigues sorprenderme por la cantidad de cosas que tenemos en común. Este es un nuevo caso de post que podría perfectamente haber escrito yo (si supiera escribir tan bien como tú, claro ;-) ).

También para mí, el fenómento cinéfilo y social de 'Jurassic Park' fue el más grande y más intenso que he tenido la suerte de experimentar en toda mi vida. Yo ya era aficionado a los dinosaurios y a la paleontología desde casi una década antes, casi desde que tengo uso de razón, pero el advenimiento de ese fenómeno no hizo más que reforzarla hasta límites muy altos. Quería tenerlo TODO en relación a esta película, desde la más sencilla pegatina o el muñeco más cutre de las cajas de cereales Ñampa-Zampa hasta el mismo videojuego de la Supernintendo. Recuerdo con muchísimo cariño cómo mis compañeros de la escuela buscábamos con emoción bolsas vacías de Cheetos tiradas por la calle para, aunque estuvieran mojadas y sucias de barro (en Galicia con su perpetua lluvia, ¡imagínate!), ir a canjearlas en grupos de 3 a los supermercados por los posters oficiales que editaba Matutano. Grababa los documentales que echaban en el Canal+ sobre la película y/o los dinosaurios en general y hasta nos los dejaban ver en clase de Naturaleza. Y cuando mis padres me regalaron la película original en VHS, fue con toda seguridad el mejor regalo de aquel año; es seguramente la cinta que más veces habremos gastado mi hermano y yo. En fin, muchos recuerdos y muy bonitos.

La banda sonora es una completa obra maestra, y tienes razón con que marca con muchos pelos y señales un antes y un dspués entre el Williams del siglo XX y el del XXI. No en vano, recuerdo ver en el telediario al poco tiempo del estreno de 'La Lista de Schindler' la noticia de que Williams se retiraba/jubilaba; y aunque no lo hiciera, sí es cierto que durante muchos años sólo se dedicó a trabajos muy pequeños y personales ('Sleepers', 'Nixon'...).

El antes y el después se nota desde luego comparando esta obra con 'The Lost World', donde predomina un estilo de composición más oscuro, seco y menos melódico. En este sentido, este cambio fue a la par del propio Spielberg, quien a partir de 'Schindler'/'Lost World' adquirió un estilo visual y formal muy diferente y más complejo en relación al que practicaba antes (intensificado esto por la llegada de su director de fotografía Janusz Kaminski, a quien no ha cambiado desde entonces).

Es decir, que podríamos decir que este gran cambio en John Williams se adaptó perfectamente a la evolución de su director de confianza.

Por cierto, un par de detalles: esa preciosidad casi onírica titulada "Hatching Baby Raptor" anticipa muy bien el estilo de obras posteriores como 'Artificial Intelligence'. Y el extraño y divertido "Dennis Steals The Embryo" suena a auto-homenaje a uno de sus estupendos temas de suspense de 'JFK', presente en las secuencias en que el equipo de la película investiga. Escúchalo y compara, ya verás:http://www.youtube.com/watch?v=zA09kg7Euhc


Ah! Y gracias por anunciar la llegada de esa nueva versión en CD de 'Jurassic Park', no me había enterado ;-)

Saludos!

El conde dijo...

Interesantes observaciones, Guillermo. Y por cierto, la edición del 20 aniversario está por el momento en itunes, pero -hasta donde llega mi información- creo que no hay todavía nada publicado en formato físico.

En Andalucía también recogíamos bolsas de Cheetos, aunque yo recuerdo sobre todo unos pósters de las Tortugas ninja... qué tiempos...

Gracias como siempre, compañero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...