miércoles, 9 de diciembre de 2009

Jean Michel Jarre - OXYGENE


1. Oxygene 1 (7:40)
2. Oxygene 2 (8:09)
3. Oxygene 3 (2:55)
4. Oxygene 4 (4:15)
5. Oxygene 5 (10:24)
6. Oxygene 6 (6:21)

Oxygene (1976) es la obra más conocida del músico francés Jean Michel Jarre. Con ella revolucionó por completo un género, el de la música electrónica, que estaba poco menos que en pañales a mediados de los '70, dotándolo de unas posibilidades comerciales y de atracción hacia el público que algunos habrían dado por imposibles unos cuantos años antes. Algunos piensan erróneamente que se trata del álbum de debut de Jarre, si bien es realmente el tercero tras los desconocidos Deserted Palace y Les Granges Brulées, discos en una línea electrónica más agresiva y rupestre, pero que indicaban que el hijo "enchufado" de Maurice Jarre apuntaba maneras.

Contraportada de la edición en vinilo (obtenida en Flickr, de AbleKay47).

Jarre grabó el álbum en la cocina de su piso, utilizando sintetizadores analógicos (no creo que entonces hubiese otros) que, si bien no diferían de los usados por los grandes del krautrock u otros artistas en boga como Vangelis, sonaban especialmente elegantes, delicados. Y así son los temas del álbum, melódicos y no muy lejanos a la música clásica de toda la vida. Y no se si será por la portada impactante de Michel Granger (que con sus posteriores trabajos ha sugerido ciertas conexiones de Jarre con la francmasonería) o por algunos pasajes del álbum, pero se puede apreciar en él un lado tenebroso, menos optimista que el posterior Equinoxe. Sería por esta calidad indudable que Francis Dreyfus, productor musical, decidió editar la pieza en seis movimientos de Jarre, contra viento y marea, teniendo en cuenta lo poco vendible que una obra así resultaba a priori. Se vendieron unos 15 millones de copias de Oxygene. Treinta y tres años después, sigue siendo considerado unánimemente como el álbum más importante en la historia de la música electrónica, icono de toda una generación y digno de una notable secuela en 1997 y una regrabación en 2007, de las que ya hablaremos.

Portada del single Oxygene II y contraportada de una edición en CD.

Oxygene 1, como sería habitual en otros trabajos de Jarre, funciona como una introducción al tono general del disco, muy atmosférica y misteriosa. Oxygene 2 es ya un tema plenamente rítmico, frío en algunos momentos, bastante cósmico en general. Oxygene 3 es ominoso y robótico, un tema de enlace. El exitazo es Oxygene 4, uno de los temas más versionados y conocidos de su género, muy en la línea de la música planeadora a la que se asocia el álbum. Existen varios vídeos del mismo, casi siempre con pingüinos (1, 2, 3), y nunca falta en los conciertos de Jarre (1, 2, 3, 4). Oxygene 5 es de lo más interesante del disco, con una larga duración que da para melodías oníricas y secuencias épicas como pocas. El tema concluye con el sonido electrónico del oleaje rompiendo en una playa en la que escuchamos alguna gaviota también artificial, y se cierra la obra con la melódica Oxygene 6, que suena como una canción triste de las de bailar agarrados, una especie de resacoso fin de fiesta cósmico en el que no falta el sonido de la playa sintética y los "vientos" que suelen sonar a menudo en toda la obra de Jarre, resoplando por todas partes y haciendo maravillas con la amplitud de campo que da el sonido stereo.


Dos vídeos de Oxygene 4. No se si el segundo es oficial, pero lo pongo igualmente.

Como ya dije en mi reseña de Equinoxe, creo que Jarre mejoró en su disco del 78, si bien es cierto que este Oxygene es un pionero, un álbum con un toque de misterio que lo hace único, sobre todo a sabiendas de que sus pretensiones eran bastante altas, y se cumplieron mucho más que con creces.

2 comentarios:

UrielHdez dijo...

Un gran álbum en mi opinión, me quedo sin palabras, Oxygene, me quita más que todo el nombre del disco, es una joya de la música electrónica mi buen Conde, una vez mas encuentro gracias a ti a otra gran creador de muy buena música que merece y vale la pena escuchar, al igual que Schulze y TD tienen piezas maestras sin igual y que te llevan a explorar mundos desconocidos y nuevos, cosa que el pop comercial, la música de moda, lo mas sonado en la radio, mejor explicado en el lenguaje vulgar como choteado -no se si se diga lo mismo en España pero así se nombra en mi país para denominar a lo que es muy común popularmente y cansa a veces- y artistas con luces -fama con la cual se apoderan para ganar dinero y explotar mas imagen que talento- de los cuales tengo un largo etcétera no pueden ofrecer. En fin, reitero que una vez mas gracias a ti he encontrado otro mundo con el que voy a explorar, el cual es el de Jarre, me parece interesante, en mi opinión es el padre y mentor de los futuros Disc Jockey o DJ que se presentaran en años futuros después de la publicación de este álbum y otros más relacionados con estos mundos -como ya había mencionado, música como la de Jarre o la de Klaus Schulze no se le pueden llamar música, es lo que al menos considero yo-. De nueva cuenta me has sacado de la esfera en la que me tiene atrapado el mundo hoy en día y me has invitado a explorar un nuevo mundo con Oxygene, misterioso, lindo, poderoso, un largo etcétera que no puedo describir con palabras. De nuevo muchas gracias. Además, esa música me define a mi y a mi personalidad, al escucharla nos volvemos uno mismo y después yo me convierto en el krautrock y en la música electrónica de vanguardia. Nos leemos luego mi gran y buen amigo, mi Conde querido. :3 Saludos desde México y muchos éxitos. Tu blog no debe morir, sigue publicando por favor, me has atraído, así como atraerás a muchos más próximamente. Un abrazo. :)

joballta dijo...

Su escucha me ha dejado impresionado ; sobretodo los cortes finales.
No cierren este bloc por favor, para mi ha sido y es una fuente de descubrimientos.
Muchas Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...