viernes, 24 de junio de 2016

Robert Reed - SANCTUARY II


1. Sanctuary II Part One (19:16)
2. Sanctuary II Part Two (20:02)

El galés Rob Reed hizo en 2014 un regalo impagable a los nostálgicos del rock progresivo instrumental del que Mike Oldfield fue abanderado en los años setenta. Su acertadísimo Sanctuary, además de homenajear de la mejor manera posible al espíritu de Tubular Bells, demostró que Reed es un tipo con una creatividad desbordante y un virtuoso de la larga lista de instrumentos que interpreta. Con todo, no es injusta aquella valoración del primer Sanctuary que lo califique de pastiche, ya que a lo largo de sus dos suites es bastante fácil señalar a qué melodía del Oldfield clásico se hace referencia. Este defecto puede haber sido el punto de partida a la hora de afrontar la composición de Sanctuary II.

Portadas "virtuales" del disco de extras y el EP de remixes Marimba.

Sanctuary II (2016) tiene la rara peculiaridad de sonar como un álbum de Oldfield sin que sea demasiado fácil encontrar las referencias exactas. La técnica de progreso melódico sorprendente está ahí, la aventurada combinación de instrumentos de todo tipo también sigue vigente, y sobre todo sigue llevando la voz cantante esa limpia y expresiva guitarra eléctrica... pero las referencias a las primeras obras del inglés se amplían a trabajos no tan clásicos (las partes instrumentales de Platinum, Five Miles Out, o Discovery, por ejemplo), aumentando la cantidad de sabores en la coctelera. Este enriquecimiento de influencias puede ser una gran virtud para quienes queremos ver a Reed alejarse un poco del canon y juguetear por su cuenta, ya que vamos detectando poco a poco partes totalmente originales. O también, haciendo un complicado ejercicio de imaginación, podríamos ver Sanctuary II como un álbum que Oldfield habría podido componer si su etapa de los instrumentales épicos no hubiese concluido con Incantations (1977), tal vez en los ochenta, en una realidad alternativa. Incluso hay fragmentos que pueden recordar al Mike de los noventa, con soluciones musicales que llegan hasta el tardío Guitars (1999).

Un extracto del álbum.

Reed otorga a Sanctuary II un aire a veces más rockero, a veces más folk que el del primer álbum. O lo que es lo mismo, se acentúan los extremos. A su vertiente de rock progresivo contribuye la presencia notable de Simon Phillips, batería imprescindible del Oldfield ochentero. Si bien no es el suyo un instrumento con el que pueda dejarse una impronta demasiado personal, sus intervenciones son muy oportunas y refrescantes. Por otra parte, Robert Reed ha contado con otro colaborador de Oldfield, Les Penning, flautista de categoría que aquí contribuye a crear varios pasajes juguetones, en la línea del villancico que publicó junto a Reed las pasadas navidades. Ya que hablamos de presencias oldfilianas, recordaremos que vuelven a participar -aunque en menor medida- los técnicos Tom Newman y Simon Heyworth.

Un vídeo promocional con Les Penning.

En cualquier caso, si bien Sanctuary II reafirma las virtudes del álbum original, también acentúa algunos de sus defectos. En Sanctuary hacían falta varias escuchas para llegar a apreciar el fluir de la música entendida como un todo, como una narración sonora coherente. Costaba trabajo, pero se lograba. En el caso de Sanctuary II, y aunque todavía tengo que hacerlo girar unas cuantas veces antes de llegar a un veredicto, da la sensación de que va a ser mucho más difícil percibir la conexión interna entre las partes. Hasta hay varios puntos en los que se podría haber situado un cambio de pista en el CD sin que el flujo musical se resienta. Parte de la culpa de este carácter caótico del disco la tiene el entusiasmo descontrolado de Reed, que acumula momentos de clímax sin el suficiente criterio para lograr el efecto deseado, esto es, construyendo poco a poco y preparando al oyente para esos momentos de grandeza. Por detalles como este, el propio Mike Oldfield sigue estando a años luz de este leal seguidor, por mucho que haya quien desea que uno pudiese cambiarse por el otro.

Un extracto titulado Salzburg, incluido en el CD de extras.

Con lo que nos quedamos es con el empeño de Robert Reed por cumplir el deseo del viejo Mike: que alguien tomase el relevo y continuase componiendo instrumentales largos en los que el oyente pueda sumergirse. Ha costado años que alguien llevase a término esta idea de manera tan explícita, y solo nos queda esperar a que en un futuro y más que probable Sanctuary III, Robert Reed sea capaz de seguir deleitándonos sin necesidad de estar a la sombra del gigante. Poco a poco lo va logrando.

El nuevo álbum puede adquirirse en un pack que incluye otro CD con material extra y un tercer disco con la mezcla 5.1 de Sanctuary II. El material extra contiene piezas como las hermosísimas Salzburg y Pen y Fan, que mantienen el sonido general del álbum aunque son piezas independientes; las versiones tipo single de Marimba y el fragmento con Les Penning; un remix de Marimba a cargo de Chimpan A; dos versiones descartadas (pero muy interesantes) del comienzo y el final de la segunda suite del álbum; y lo mejor de todo, una versión de la totalidad del álbum con un fabuloso trabajo de producción de Tom Newman. Realmente, hay tantas diferencias respecto al disco "definitivo" (creo que aquí no está Simon Phillips, por ejemplo) que en gran parte parece un trabajo distinto, más delicado gracias al cuidado puesto en el volumen y el tratamiento de cada instrumento, de cada capa de sonido, en realidad. Quizá suene menos fresco, menos directo, pero el toque artesanal en la línea del Oldfield clásico es mucho más notorio. Que Reed incluya esta versión en un segundo CD no solo es una gran idea, sino todo un regalo para el oyente. Con franqueza, existiendo esta edición con material extra, ni me plantearía hacerme con Sanctuary II en una versión básica.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...