domingo, 20 de diciembre de 2009

Popol Vuh - AGUIRRE


1. Aguirre I (7:23)
2. Morgengruss II (2:57)
3. Aguirre II (6:16)
4. Agnus Dei (3:02)
5. Vergegenwärtigung (16:51)
6. Aguirre III (7:16)

La verdad es que, aunque podamos considerar este disco -tal como reza su portada- la banda sonora de la película Aguirre, la cólera de Dios (Werner Herzog, 1972), la verdad es que los Popol Vuh se tomaron el encargo como la excusa perfecta para realizar uno de sus mejores trabajos.

La de Aguirre (publicada en 1976) es una banda sonora delicada, muy contemplativa y llena de buen gusto musical. Los de Florian Fricke nos ofrecen una serie de temas, en su habitual mezcla de new age acústica y sonidos tántricos, que pueden conducirnos a un dulce estado de somnolencia, entendiéndose esto en el mejor sentido de todos los posibles: la forma en la que los Popol Vuh describen musicalmente la quietud de la naturaleza llega a tocar al oyente en lo más íntimo, logrando una sensación de sosiego y despreocupación que no se consigue a menudo con la música popular. Las atmósferas son muy orgánicas y luminosas, aunque al mismo tiempo misteriosas, inquietantes. Todavía no he visto la película, pero no termino de ver dónde encajan estas piezas tan delicadas (con punteos de guitarra, flauta de pan y sutiles coros femeninos) en lo que a priori se me antoja una película de aventuras un tanto pesimista sobre tipos sucios con armaduras igual de sucias.

Portada de una rara edición con música de Aguirre y otro álbum de Popol Vuh.

También es verdad que algún entendido afirma que este disco incluye, solapadamente, algunos temas pertenecientes a otros de Popol Vuh, ya que la edición en CD de su discografía parece haber sido desastrosa. Aguirre I, Aguirre II y Aguirre III (que es un bonustrack añadido en 2004) son composiciones específicas para la película, mientras que Morgengruss II y Agnus Dei son versiones del álbum Einsjäger und Siebenjäger (1974). Otra edición, la más fácil de encontrar, contiene los temas Spirit of Peace 1, 2 y 3, cuya procedencia desconozco.

Contraportada.

En lo personal, tengo que decir que no esperaba, después de tanto tiempo, encontrar una música que me recordase tanto a esos bellos rincones musicales de los que hablé en mi crítica de Ommadawn, de Mike Oldfield, pero aquí la encontré. Considero este disco como una obra maestra que puede calar muy hondo en nosotros, si acertadamente lo permitimos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...