miércoles, 11 de octubre de 2017

Hans Zimmer / Benjamin Wallfisch - BLADE RUNNER 2049


1. 2049 (3:37)
2. Sapper's Tree (1:36)
3. Flight to LAPD (1:47)
4. Frank Sinatra: Summer Wind (2:54)
5. Rain (2:26)
6. Wallace (5:23)
7. Memory (2:32)
8. Mesa (3:10)
9. Orphanage (1:13)
10. Furnace (3:41)
11. Someone Lived This (3:13)
12. Joi (3:51)
13. Pilot (2:17)
14. Elvis Presley: Suspicious Minds (4:22)
15. Elvis Presley and The Jordanaires: Can't Help Falling in Love (3:02)
16. Frank Sinatra: One for my Baby (And One More for the Road) (4:24)
17. Hijack (5:32)
18. That's Why We Believe (3:36)
19. Her Eyes Were Green (6:17)
20. Sea Wall (9:53)
21. All the Best Memories Are Hers (3:22)
22. Tears in the Rain (2:10)
23. Blade Runner (10:05)
24. Lauren Daigle: Almost Human (3:22)

Tras la salida del proyecto de Jóhann Jóhannsson, los encargados en un principio de asistirle, Zimmer y Wallfisch, figuran finalmente como autores de la música de Blade Runner 2049. Está feo decir "os lo dije", pero es que os lo dije. Hans Zimmer y su Remote Control Productions tienen un poder tan enorme en la producción cinematográfica del Hollywood actual que parece casi imposible que una gran producción comercial escape de sus tentáculos, y era por extensión casi imposible que Jóhannsson lograse plantar su nombre en unos créditos en los que estaría también Zimmer.

Hans Zimmer

El director Denis Villeneuve explica que necesitaba para su película un sonido más cercano al de Vangelis, por lo que debemos entender que el islandés había compuesto algo muy distinto de lo esperado. Villeneuve esperaba seguramente una imitación del estilo electrónico del griego, como si eso fuera tan fácil. Querer imitar a Vangelis Papathanassiou es pretender seguir los pasos de uno de los músicos más geniales y portentosos de finales del siglo XX, alguien que creaba obras maestras con la normalidad del simple artesano que echa un remiendo a un zapato. Copiarle para componer un pastiche habría sido una indignidad, y tratar de hacer algo distinto pero a su altura es virtualmente imposible, de manera que esta banda sonora, con independencia de la amarga irrupción final de Zimmer en ella, iba a ser una decepción sí o sí. Tampoco ha ayudado el que Zimmer y Wallfisch hayan contado con sólo dos meses para cumplir con el encargo.

Benjamin Wallfisch (en Variety)

Lo cierto es que todo apunta a una presencia mucho mayor de Wallfisch que del alemán en la obra, pues el segundo estaba de gira, pero eso no impide que Blade Runner 2049 posea muchas de las características definitorias del estilo Remote Control: estridencia generalizada, percusiones fuera de lugar, grandiosidad monocromática y, en fin, un planteamiento musical que puede funcionar con solvencia en la película pero que tiene mucho menos que ofrecer como experiencia musical autónoma. 

En realidad, es justo admitir que quienes apreciamos la música de estilo ambient podemos encontrar más de un buen momento en el álbum, pero alguna clase de discutible estrategia comercial hace pedazos la continuidad musical del trabajo. Me explico. La versión que estoy comentando es la digital, publicada antes que la física "estándar", de la que sólo hay circulando una versión física limitada (2049 copias exactamente) que se agotó enseguida. Han incluido en ella dos temas de Frank Sinatra y otros dos de Elvis Presley, metidos con calzador y a palo seco entre los cortes instrumentales originales, quizá (ya veremos) como único aliciente extra para los compradores de esta edición limitada en doble CD. Habrían estado mucho mejor al final del álbum en plan bonustracks, pero si la edición normal las deja fuera, quien se ha dejado la pasta en la limitada dirá que tampoco se ha perdido nada. O sea, que al intercalar estas canciones en el álbum seguramente se busca que todo parezca una obra musical unificada que justifique el doble disco. Y no lo es ni por asomo. Me encanta Suspicious Minds, pero no tiene que ver un carajo con Blade Runner por mucho que aparezca en una escena del filme.

Lauren Daigle y... ¿El culpable de que ella esté aquí? (Imagen de thefishla.com)

Sobre el tema final Almost Human ("Casi humano", ja, ja), cantado por Lauren Daigle, preferiría no tener que hablar. Es una autentica vergüenza que esta chorrada pop a horcajadas entre Adele y Rihanna se haya colado en el universo musical de Blade Runner. Cada vez alucino más con el grado de putrefacción artística y conceptual que implica la inclusión aquí de un tema que es el equivalente a terminar Master and Commander con In the Navy de Village People, la reciente biografía de Stephen Hawking con Despacito o Cadena perpetua con Nino Bravo cantando Libre. Una aberración infame que sólo se explica -pero no se justifica- por el afán de que la película contenga una canción que compita en los Oscars. No cuelgo enlace a ese tema.

2049

Sobre la música de Wallfisch y Zimmer, decir que se sustenta en su carácter minimalista, muy saturado, untuoso y electrónico, sin contar prácticamente con nada que se parezca a una melodía. Esto en realidad no es malo, porque la música es coherente con el renovado universo visual de Blade Runner, mucho más frío y primario cuando no directamente mortuorio. El tema inicial 2049 quiere parecerse un poco al de los títulos de Vangelis; es menos efectista pero también resulta impactante. Wallfisch utiliza aquí y en algún otro punto el sintetizador Yamaha CS-80 del griego, testimonialmente.

Wallace

Mesa

Junto con Wallace, donde se desarrolla un sonido como de cántico gutural tibetano (que recuerda a horrores a La llegada, precisamente del despedido Jóhannsson), y Mesa, que contiene lo más parecido a unos acordes optimistas en toda la partitura, el tema inicial es lo más acertado del trabajo. Tampoco está mal el tema Joi, titulado como el holograma amoroso del protagonista, y hacia el final del álbum se incluye una especie de medley-resumen de diez minutos cuya escucha es interesante. El resto puede tener cierto encanto postmoderno, aunque algunos desarrollos de sintetizador se hacen largos y Zimmer (porque este es Zimmer) recurre en varias ocasiones a sus golpetazos rítmicos marca de la casa, como si en cualquier callejón de la futura Los Angeles fuese a aparecer Christian Bale derribando tapias a bordo del batmóvil.

Flight to LAPD

El problema, sin entrar otra vez en lo dicho arriba, es que el trabajo de ambos músicos es más propio de técnicos de sonido, de sofisticados tramollistas de cine, que de artistas con una voz propia que se haga patente y se exprese por sí misma. Esa era la voz del Vangelis original, y se apela a su genio cuando, en uno de los emotivos planos finales, Zimmer y Wallfisch interpretan Tears in the Rain al pie de la letra. ¿Homenaje o claudicación? No lo sabemos. Pero con toda sinceridad digo que habría sido mucho más interesante, artísticamente hablando, escuchar el "alejado" enfoque de Jóhannsson que quizá nunca conozcamos.

Tears in the Rain

La película no es la octava maravilla, pero es muy buena. Pienso que es inevitable que cualquier fan de la franquicia quiera adquirir su banda sonora. Recomiendo esperar al lanzamiento del disco físico en su edición normal antes de decidir si lo compramos tal cual o si nos bajamos los temas que nos gusten en alguna tienda de música digital. Una buena parte del álbum ahora disponible aburre, y ese tema final da mucha pena. Ahí lo dejo.

17 comentarios:

Ó. dijo...

Bueno Conde, como bien dices al principio: al final, pasó lo que tenía que pasar. Me quedé algo más tranquilo sabiendo que el director explicó la salida del proyecto del islandés (JJ), "justificando" la misma por aspectos de formas, de carácter compositivo (yo desde luego tengo bien claro el gran talento Jóhannsson) y esto y aquello... pero anoche vi la película (y escuché, por supuesto, el envoltorio sonoro), y creo que todo ha sido al final una mezcolanza de necesidades e imposiciones. Ignoro (ojalá algún día se publique qué tenía preparado JJ) lo que podría haber sido de haber dejado la BSO inicial, pero por un lado, la que Zimmer y su colega han terminado por parir me parece una de las pegas de un film decididamente imperfecto, por supuesto, pese a que posea virtudes innegables, casi todas ellas a nivel técnico, y sólo alguna en cuanto a historia, narrativa, etc. Que sí, que por momentos funciona como tapiz sonoro, como atmósfera, de maravillosas composiciones visuales, eso no lo niego, pero lo que me termina por parecer es una especie de disolución ambiental de uno o acaso dos motivos de la extraordinaria obra de Vangelis, y poco más: lo de las "batucadas" siderales o como se las quiera llamar son, como viene siendo habitual en el cine de Nolan (que me dejó de gustar hace mucho tiempo) y su adorado Zimmer, puro ruido atronador cuyo único propósito parece ser provocar una tensión inexistente en las imágenes. Esa es otro de los defectos tanto del film como de la banda sonora, uno de los modernos trucos para atontar a muchos espectadores que confunden profundidad con escándalo, algo triste pero tan real como la pérdida general del público de masas de la capacidad crítica y de convertirse en borregos (¿ovejas eléctricas?), apuntarse al fan-club de moda, y no pasar por un bicho raro (no vaya a ser que los tomen por "pellejudos"). Quizá esta era la intención: "nolanizar" un producto que de ninguna manera es comparable en estilo y sello de autor que pertenece en exclusiva a Villeneuve, pero que no gozaría quizá del beneplácito de ese público ávido de cine pseudo-intelectual: se ha optado por ser más explícito que sugerir, y por el camino se perdió la magia y la poesía que tenía, y sigue teniendo, "Blade runner 2019", con su música verdaderamente colosal y trabajadísima, como bien sabemos. En definitiva, un film intachable formalmente, hipnótico visualmente, pero carente de otras cosas importantes, pese al loable intento de desarrollar la historia y el universo que se creó en 1982, y que suspende rotundamente en su acompañamiento musical. No sé, igual es mejor así,... igual, si ya es echarle bemoles retomar y actualizar un clásico del cine sci-fi, creo que tratar de ponerle algo equiparable siquiera de lejos a cosas como "Memories of green", "Blade runner blues", "One more kiss dear" (por mucho gran Sinatra que se cuele), "Damask rose", "Tales of the future", "JF Sebastian apartment", y un largo largo etcétera, sería poco más que im-po-si-ble. Que cinematográficamente se recreen lo que quieran, con respeto, en el extraño y duro futuro de los replicantes, pero que no me toquen a Vangelis. Resultado, creo yo que en parte necesario: banda sonora de tapadillo, pese a los golpes. Arden aún, pero menos, los fuegos de Orc, pero ya no retumban los truenos en los costados de los ángeles ígneos... sólo quedan, muy lejanos, los ecos. Gracias por leerme, y perdón por mi falta de síntesis. Ó

Alvaro Ruiz dijo...

Coincido en que la banda sonora es floja, y eso siendo benévolo.

Ahora bien, decir "de manera que esta banda sonora, con independencia de la amarga irrupción final de Zimmer en ella, iba a ser una decepción sí o sí" es meter con calzador un prejuicio que no ayuda precisamente a la credibilidad de la entrada.

Me recuerda a una crítica que leí en un periódico cuando estrenaron "Torrente 4", que decía que si era humor chusco, que si los personajes no tenían profundidad, que si el guión era una basura... a ver tío, que es Torrente 4. Torrente. Cuatro. Con Santiago Segura. ¿Qué esperabas, Casablanca?

Quizás te pasa como a mí y a pesar de la deriva que inició hace muchos años Hans Zimmer, escuchas cada cosa nueva que publica con la (vaga) esperanza de que algún día vuelva a componer una obra maestra.

A ver si va a ser eso ;)

Un saludo

El conde dijo...

Hola, Álvaro. Espero no extenderme en exceso.

Tienes razón con la lectura que haces de ese fragmento del texto. Pretendía decir que esta BSO iba a ser vista -y no necesaria ni únicamente por mí- como una decepción. No es Vangelis, con lo que ya pierde la mitad de los puntos, y el hecho que también señalo de los dos meses para realizarla, con salida total del músico original y la larga tradición de desastres que a esto ha estado asociada, le daban la puntilla antes de escuchar una sola nota. Por supuesto, no deja de ser una opinión en un blog de opinión.

Veo que sí he podido equivocarme al mencionar a Zimmer en la misma frase para dejarlo a la altura del betún. Me he equivocado, digo, porque si te fijas (y entiendo que no lo he puesto fácil) he procurado no ser especialmente hiriente con él. Se sabe que hay más de Wallfisch que suyo, y el tema de las percusiones es más adjudicable al libro de estilo de Remote Control que a Zimmer como individuo. Vuelven a pesar aquí, en su descargo, los dos cutres meses que han tenido.

En todo caso, asumo y acepto tu impresión negativa y te agradezco que, como siempre, haya sido francamente constructiva para mí.

Saludos!

Alvaro Ruiz dijo...

Hola Conde. Releyendo la frase es cierto que puede interpretarse de otra manera. Y es verdad que prácticamente todas las bandas sonoras de películas en las que el compositor original ha sido "sustituido" (qué eufemismo) luego el resultado definitivo no ha sido musicalmente bueno. Incluso leí en una biografía de Vangelis que se plantearon sustituirlo en Blade Runner, ya que no les entregaba el material en plazo... básicamente porque hacían cambios en el montaje y ello le obligaba a tener que regrabar pasajes enteros. Curiosamente estar trabajando febrilmente para acabar Blade Runner fue la razón de que el griego no asistiera a recoger el Oscar por Carros de Fuego, cosa que Hollywood nunca le perdonó.

Yo, siendo admirador de Zimmer (o al menos de su puñado de obras maestras), hace tiempo que desconfío de los trabajos que vienen firmados por alguien más. Eso de entrada te dice que no se ha involucrado realmente en el proyecto, sino que ha compuesto unos cuantos temas / fanfarrias / motivos (elíjase el término más adecuado) y luego ha delegado en alguien, y al final ha aparecido un par de días por Remote Control, ha puesto sus efectos sonoros bombástico-percusivos aquí y allá y hala, another brick in the wall.

El Zimmer de Inception, La delgada línea roja, Gladiator o El Código Da Vinci suele trabajar solo. Se involucra, lo vive, lo siente. Y el resultado final suele agradecerlo.

Un saludo.

José Ramón dijo...

En mi opinión es dificil echar de menos a Vangelis en esta banda sonora cuando toda ella es una copia del estilo del griego pasada por los filtros de Zimmer. El uso al final de Tears in the rains podría verse como homenaje o guiño al espectador. ¿A nadie se le ocurrio que el propio Vangelis hiciera la música?

El conde dijo...

La BSO de Inception me dejó un poco frío tras una primera escucha satisfactoria, y en Gladiator hay más de Lisa Gerrard de lo que parece (ella también está o ha estado en nómina de Remote Control, por cierto), pero es indiscutible que La delgada línea roja y El código Da Vinci son estupendas. Especialmente la segunda me fascina de principio a fin.

El conde dijo...

Te refieres a que Vangelis haya intervenido "de incógnito"? Te diría que radicalmente no, pero lo que se dice imposible...

El conde dijo...

(perdón por el doble comentario)
Y otras dos a reivindicar son las de Batman Begins y The Dark Knight. James Newton Howard le aporta un contrapunto sensible, y pese a que Zimmer es muy genérico en ambas, los álbumes resultantes no están nada mal.

Unknown dijo...

El "conde" es alguien que hace mucho tiempo perdió mis respetos. Por ti conde conocí Logos de Tangerine Dream. Tus analisis de la musica 70/90 son muy acertados, pero todos, sin excluir ninguno, todos tus lanzamientos modernos los criticas mal, por hablar de Endless River, Oxygene 3, Heart of Noise pt 1 y 2, Dunkirk o Blade Runner 2049. Sobre esta ultima, se nota que Sea Wall es demasiado innovadora y rompista para tus arcaicos algoritmos MSDOS que llamas "Gusto Musical". Musicalmente es enriquecedora, los sintetizadores gritan como si fueran replicantes sometidos al miedo y a la esclavitud, en un año 2049 muy real. Absolutamente musical, técnica, futurista, vangelisiana, y absolutamente Zimmers.

El conde dijo...

Tu opinión es tan bien recibida como cualquier otra, pero lo que no es cierto no es cierto. Primero, es falso que critique negativamente todos los nuevos lanzamientos. Date un paseo por el blog y lo compruebas tú mismo. Y segundo, ni siquiera escribí una mala crítica de todos los álbumes que mencionas. Las de The Endless River y Oxygène 3, por ejemplo, fueron mucho más buenas que malas, pero no por eso voy a dejar de señalar sus defectos.

Respecto a BR 2049, mi opinión es mía y eres libre de estar de acuerdo o no, pero en ese tema Sea Wall creo que escuchas lo que quieres escuchar más que lo que objetivamente hay en él. Y de nuevo, si lees bien la crítica verás que me centro más en hablar de cosas que estropean el álbum que en machacar todos sus contenidos.

En cualquier caso, y sin ánimo de rectificar en lo dicho, te agradezco tu tiempo.

José Ramón dijo...

No, mi pregunta era más simple. ¿Por qué no se lo pidieron a Vangelis? ¿Es qué Zimmer tiene que estar en todo?

El conde dijo...

Es verdad, me he ido por las ramas. Hace poco ha hablado Vangelis para decir que no habría aceptado la propuesta, aunque también se sabe que ni siquiera se lo pidieron. Y qué Zimmer esté en todo es precisamente uno de los motivos por lo que me quejo tanto de él, quizá inmerecidamente...

Luis Cabrera dijo...

Segun recuerdo vangelis no le gustó trabajar con el director por ser demasiado "metiche". esa fue una de las razones por las que no hubo buena interaccion. y hasta varios años despues fué que salio el disco de la musica de blade runner ejecutada por vangelis

To the Unknown man dijo...

Es muy gracioso, que digas deliberadamente y sin fuente, que hay mas presencia de Benjamin Wallfish que de Hans Zimmer en BR2049, y llega al punto de ser una idea demasiado ridicula y antigua en ti, ya que desde Gladiador que intentas desacreditar el genio Creativo de Zimmer. Estoy (o mejor dicho estamos muchos) esperando que hagas tu crítica sobre Live in Prague, para que te rindas de esa cruzada personal e irracional que tienes con el genio de Zimmer.

El conde dijo...

To the Unknown Man, no sé si pretendes ser sarcástico, porque en ese caso tienes mi más profunda simpatía. Sólo por si hablas en serio, o por si algún otro lector te toma en serio, puntualizaré algunas cosas.

Primero, sobre la mayor presencia de Wallfisch recomendaré leer de nuevo el texto, donde digo que "todo apunta a...". Una opinión, formulada explícitamente como tal, no requiere citar fuentes. Sí que hay fuentes que mencionan los compromisos de Zimmer en aquellas fechas, lo que hace lógico pensar que quizá no tuvo mucho tiempo para dedicar al proyecto.

Segundo, respecto a esa supuesta cruzada personal e irracional mía para desacreditar a Zimmer, diré que efectivamente estoy embarcado en una cruzada, pero más bien hacia quienes no tienen criterio para distinguir una obra artística poderosa y genuina de otra derivativa y genérica. Lamentablemente, se da el caso de que muchas de las obras "grandes" de Zimmer en los últimos años son derivativas y genéricas, y no voy a dejar de expresar libremente mi opinión porque haya gente que, quizá con el mismo grado de personalismo e irracionalidad, lo consideran un genio. Nunca he borrado ni borraré comentarios que no me gusten, pero sí agradezco que no se cruce la barrera de lo personal, y aquí nos hemos quedado cerca.

Y tercero, respecto al show Live in Prague, sólo decir que he visto el trailer (y algún otro trocito de actuaciones en vivo) en YouTube, y si no me planteo redactar una crítica sobre él es precisamente por no dar la impresión de que le tengo inquina. Me parece una horterada de mucho cuidado.

Gracias por comentar!

To the Unknown man dijo...

Hola Conde. En tu comentario no haces ningún avance significativo respecto a mi comentario. Primero me gustaría resaltar que existe una diferencia importante entre la determinación y la predictibilidad de los hechos. La determinación implica exclusivamente la ausencia de azar en la causa-efecto. Cuando se está en una postura Determinista, se necesitan las fuentes, para apartir de ello, dadas las condiciones iniciales y las fuentes encontradas, emitir un Juicio, más aun en tareas de indole cualitativo y no cuantitativo como lo son las Artes, o mas en directo al punto que nos tiene interesados, la Música. Cuando dices " todo apunta a...", te pones condiciones iniciales (tomas la lógica como "el método" y las fechas de los conciertos como los datos) para determinar tu opinion verdadera, e irracionalmente, decides restar protagonismo a Hans Zimmer para el caso de Blade Runner, y en Gladiador hiciste lo mismo, en Dunkirk e Interstellar, asi que claramente es algo personal tuyo contra Hans Zimmer. Tu postura, carente de pruebas, necesariamente es una postura Predictiva, en la que con tus condiciones iniciales dadas (sus otros proyectos), debieras afirmar que Existe una probabilidad de que ocurra tu hipotesis (que Benjamin Wallfish está mas a cargo de la musica que el mismo Hans), pero, aún así estaría mal formulada, dado que el Puesto de Autor Principal recae en Hans Zimmer, y para tales casos, si se quiere afirmar, creer o refutar algo o a alguien, lo primero que se ejecuta es dar el Beneficio de la Duda.
Dada tu negativa In principio de restar labores creativas a Hans Zimmer, sin fuentes, y solo por especulación temporal (con datos que supones cierto y como si no pudiera hacer su trabajo compositivo en otras partes, o cuanto demoró hacer blade runner, talvez meses o una noche), demuestra que hay una severa intencion peyorativa de desprestigiar la Participación de Hans Zimmer (tanto en esta como en las otras peliculas).
Otro punto a mencionar es que hablas de "Obras derivativas y genericas" y utilizas el "son", afirmando directamente eso es lo que son, cuando lo unico que realmente esta ocurriendo, es que estas señalando lo que crees que es y no lo que "Realmente es", por lo que tu contrarespuesta, puedes notar que queda totalmente invalida.
Y aqui no hay conflicto personal, ni sarcasmo, solo un intercambio entre un lector generico de tu Blog, a la altura de la complejidad de la música que tu mismo eliges reseñar.

El conde dijo...

Hola, To the Unknown Man.

Creo que la raíz del problema es tan simple como que tú eres probablemente un fan acérrimo de Zimmer (le llamas genio) y yo no lo soy. Este es un blog de opinión y sin el más mínimo ánimo de lucro o pestigio personal (por eso utilizo un seudónimo), realizado por un aficionado amateur (yo), y en él expreso puntos de vista personales sobre obras que me resultan de interés. Siempre que tengo que proporcionar algún dato objetivo ajeno a mi opinión subjetiva (participantes en una grabación, fechas, ediciones disponibles, etc.) suelo consultar diversas fuentes fácilmente accesibles; o sea, "googleo" el dato y me baso en artículos de prensa o páginas profesionales de consulta. Todo lo demás, el grueso de cada entrada, lo construyo a base de impresiones personales, y no veo la razón de tanto empeño en que el blog funcione como una wikipedia. Ni has encontrado ni encontrarás hechos objetivos, datos cotejables, en los que me base para afirmar que este álbum no me gusta. Los datos subjetivos están todos en la entrada, bastante claros.

La misma subjetividad me sirve para afirmar, en el evidente contexto de que este es un blog de opinión, que muchas de las obras recientes de Zimmer son genéricas y derivativas. No sé hasta qué punto es necesario hacer hincapié, en este contexto (insisto), en que es mi opinión y cualquier oyente tiene todo el derecho de pensar de otro modo. Yo opino que SON genéricas y derivativas y sencillamente me ahorro llenar cada entrada de expresiones del tipo "en mi opinión", "personalmente pienso que" o "yo diría que", aunque las uso con frecuencia. Discutir sobre esto me parece aburrido y reduntante.

Sobre el tema de si Zimmer ha tenido mucho o poco que ver en la creación de Blade Runner 2049, como escribí en mi comentario anterior, hago efectivamente una conjetura basada en las fechas de sus conciertos y el margen de tiempo comparativamente estrecho que tuvieron él y Wallfisch para componer esta BSO. Una conjetura, repito. En la misma línea de conjeturas que hago porque puedo, soy de la opinión también de que Zimmer funcionará a veces como los pintores de antaño, los que tenían taller y aprendices, esto es, dejando que algún socio/subalterno de Remote Control haga el trabajo principal para después llegar él y darle unas pinceladas. Y firmarlo con su nombre.

Ni siquiera los críticos profesionales -y no aspiro a serlo en ningún caso- tienen que justificar con datos objetivos (¿existe eso en el campo de la creación artística?) su apreciación de una obra de arte de cualquier tipo. Me gusta o no me gusta. Por eso no entiendo que alguien dedique tanta retórica a reprocharme que algo que "debería gustarme" no me gusta. Parece, siento decirlo, una pataleta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...