domingo, 3 de abril de 2011

John Williams - STAR WARS


CD 1*

1. Main Title (5:24)
2. Imperial Attack (6:19)
3. Princess Leia's Theme (4:25)
4. The Desert and the Robot Auction (2:55)
5. Ben's Death and Tie Fighter Attack (3:49)
6. The Little People Work (4:04)
7. Rescue of the Princess (4:49)
8. Inner City (4:16)
9. Cantina Band (2:45)

CD 2*

1. The Land of the Sand People (2:52)
2. Mouse Robot and Blasting Off (4:04)
3. The Return Home (2:48)
4. The Walls Converge (4:35)
5. The Princess Appears (4:06)
6. The Last Battle (12:09)
7. The Throne Room and End Title (5:27)

* La lista de temas corresponde a la primera edición del álbum en CD por Polydor, en 1986.

El mejor ejemplo de utilización efectiva de música en el séptimo arte es La guerra de las galaxias (1977). Así de categóricos podemos ser si atendemos a que la atrozmente famosa película de George Lucas sigue siendo citada, más de treinta años después de su estreno, como el mayor fenómeno de masas que jamás haya tenido su origen en una pantalla de cine. Cualquiera que tenga dos dedos de frente, a estas alturas, tendrá que reconocer que, si obviamos al propio Lucas, el máximo responsable del hondo calado de la saga en la cultura popular es John Williams.

George Lucas y C3PO durante el rodaje en Túnez.

Lucas, un joven y prometedor principiante que había despegado con fuerza gracias a American Graffiti (1973), logró el respaldo necesario para llevar a cabo su fantasía personal: plasmar en imágenes y con total libertad creativa todo un universo fantástico y de ciencia-ficción, algo que nunca antes se había llevado a cabo en términos de gran producción para adultos. Muchos de quienes formaron el elenco de su proyecto eran también relativamente novatos en sus labores, aunque entre los más curtidos estaba el versátil compositor John Williams, que poco tiempo antes había logrado su segundo Oscar por Tiburón (1975) y se había hecho una sólida reputación en los setenta por sus partituras para algunas de las películas más espectaculares de la década, como las catastrofistas La aventura del Poseidón (1972), Terremoto (1974) y El coloso en llamas (ídem). Fue Steven Spielberg quien recomendó a Lucas que contara con su batuta, quizá pensando en que una película tan innovadora y arriesgada iba a necesitar unos cuantos puntales "conservadores" que le diesen peso artístico. Y John Williams, que entonces era tremendamente prolífico, se empleó a fondo hasta lograr la primera pieza del que terminaría siendo su principal aporte personal a la historia de las bandas sonoras: la saga Star Wars, las seis películas, para las que llegaría a crear una de las obras musicales, si la entendemos en su conjunto (cosa que debemos hacer), más coherentes, complejas y extensas jamás compuestas.

Cartel original de La guerra de las galaxias.

Star Wars, que hoy se identifica con el Episodio IV de la saga bajo el título de Una nueva esperanza, sirvió también para dar nuevo impulso a un modo de hacer música para películas que había caído en desuso durante los años previos, con el apogeo de corrientes fílmicas de corte europeizante y que utilizaban composiciones mucho más modestas que las que se obtienen con una gran orquesta sinfónica a pleno rendimiento. Pensemos en el folclorismo italiano de Nino Rota en El Padrino, en el modesto lirismo de Michel Legrand en Verano del 42 y de Francis Lai en Love Story, o en la recuperación de temas para piano de Scott Joplin en El golpe, además de los muchos éxitos que iban haciendo entrar a la canción pop en la música de cine de primera línea, en musicales como El violinista en el tejado (primer Oscar de Williams) o Cabaret, y eso aparte de la irrupción en el gremio de artistas pop como Isaac Hayes, Burt Bacharach o los mismísimos Beatles. Star Wars fue un regreso triunfal -en todos los sentidos- al clasicismo de los años dorados del Hollywood de Maurice Jarre, Alfred Newman, Miklos Rozsa, etc. La vieja forma de hacer bandas sonoras se había salvado, y gracias a Star Wars sigue viva hoy.

La escena cumbre, musicalmente hablando, de Star Wars.

A George Lucas también se le debe reconocer su parte del mérito en la concepción musical de Star Wars. Me explico. Resulta que Lucas, seguramente influido por lo que hizo Kubrick en 2001, pensaba recurrir a obras clásicas para ambientar sus aventuras galácticas. Por eso John Williams tuvo que emplearse a fondo para convencerlo de que una banda sonora totalmente original ayudaría a dar empaque a aquel universo totalmente nuevo que acababa de surgir vívidamente en el celuloide. No obstante, y posiblemente por causa del empecinamiento de Lucas, es posible detectar algunas influencias estilísticas bastante evidentes en algunas de las piezas de Star Wars, como la inevitable Los planetas de Holst en la manera de abordar las orquestaciones por parte de Herbert W. Spencer, algún fragmento de La consagración de la primavera de Stravinsky en escenas puntuales (cuando los droides R2D2 y C3PO caminan por las dunas de Tatooine) e incluso algún discreto leitmotiv de la Tetralogía de Wagner, disperso aquí y allá para deleite solo de los muy expertos. Recogiendo todo esto, amén de importantes pinceladas del estilo épico de Erich W. Korngold y Max Steiner, y sobre todo las ideas que fluían en su genial cerebro, John Williams se puso al frente de la London Symphony Orchestra y grabó la banda sonora en Inglaterra, casi en un tiempo récord. El disco fue publicado paralelamente al estreno de la película, y ha sido reeditado en múltiples ocasiones con material inédito añadido de forma progresiva, hasta un punto en el que, si no me equivoco, podemos encontrar prácticamente todo lo grabado por Williams a la venta oficialmente.

Despliege de portada y contraportada en la versión LP.

No creo que deba detenerme demasiado en la descripción de los temas que componen esta obra, y mucho menos en las escenas que acompañan (¿alguien no ha visto La guerra de las galaxias?), aunque sí es bueno subrayar algunas líneas generales en la música de esta película. Para empezar, es importante recordar que John Williams emplea leitmotivs a discreción, de forma bastante más sencilla y comprensible que el Wagner antes mencionado.

Princess Leia's Theme

Aunque hay algunos muy difíciles de reconocer cuando aparecen, destacan especialmente tres: el llamado "tema de la Fuerza", que suena, por ejemplo, en la famosa escena del atardecer con dos soles; el tema de la princesa Leia, que posee un desarrollo individual en el corte Princess Leia's Theme, aunque aparece en más ocasiones; y la breve pero intensa "fanfarria rebelde", que escucharemos sobre todo en escenas de acción, como el asalto final a la Estrella de la muerte. Tampoco debemos pasar por alto el mítico tema de la introducción, Main Title, la fanfarria que suena junto a ese preámbulo escrito sobre el negro espacial que te pone en situación; ni tampoco la divertida y original Cantina Band, interpretada por extravagantes criaturas en una taberna.

Así empieza la película, por si queda alguien que no lo sepa...

La escena de la cantina, con su banda extraterrestre. Han Solo disparó primero.

Mi preferido es el primero, el de la Fuerza, que logra hacernos viajar con la imaginación a ese pasado mítico en que los caballeros Jedi protegían la paz en la galaxia. John Williams hace posible algo tan difícil como dar forma a un cuento dentro de un cuento, el que narra Obi Wan Kenobi al muchacho Luke, que a su vez nos es narrado a nosotros con maestría por un George Lucas en estado de gracia. Kenobi usaba la Fuerza, y Lucas usaba a Williams.

Portada de la versión en CD de 1997, la más completa hasta la fecha.

Por concluir con una impresión personal, decir solamente que la banda sonora de Star Wars debió ser todo un shock sensorial para quienes asistieron al estreno de la película, y todavía hoy destaca como una proeza en el arte de la composición que no peca de excesiva complejidad y que puede ser disfrutada por un público muy amplio. Eso sí, se queda un poco "pequeña" cuando la comparamos con el vasto abanico de melodías y sentimientos plasmados en su secuela natural, su expansión conceptual cuasi-darwiniana El Imperio contraataca.


P.D. Acabo de toparme con el trailer original de La guerra de las galaxias, de antes de que John Williams añadiera su música. Aquí lo pongo, como testimonio palpable de lo distinta que habría sido la ambientación de la película sin el toque Williams:


El primer trailer de Star Wars (1977).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...