lunes, 19 de abril de 2010

Wendy Carlos - A CLOCKWORK ORANGE


1. Timesteps (13:50)
2. March from A Clockwork Orange (7:00)
3. Title Music from A Clockwork Orange (2:21)
5. Theme from A Clockwork Orange (Beethoviana) (1:44)
6. Ninth Symphony: Second Movement (4:52)
7. William Tell Overture (Abridged) (1:17)
8. Orange Minuet (2:35)
9. Biblical Daydreams (2:06)
10. Country Lane (4:43)

Más que un álbum en concreto, con esta entrada pretendo que nos acerquemos un poco a la composición que llevó a cabo el que entonces se llamaba Walter Carlos para la película de Stanley Kubrick La naranja mecánica (1971), y que posteriormente se ha reeditado en una versión íntegra firmada por Wendy Carlos.

Dos carteles de la película.

Habiendo logrado un gran éxito con su álbum Switched-On Bach un par de años antes, parecía lógico que Carlos fuese contratado para hacer algo parecido a aquello: interpretaciones técnicamente perfectas de temas clásicos mediante sintetizador (sobre todo aquel prodigioso Moog), aunque esta vez tendría que centrarse en otro compositor, ya que, como el propio cartel de la película rezaba, se trataba de la historia de un joven cuyos intereses eran "la violación, la ultraviolencia y Beethoven". La polvareda que levantó La naranja mecánica, agresiones callejeras y censura incluida, han acabado revistiendo todo lo que la rodeó de un halo perverso y un tanto canalla que, por una parte, la han convertido en una obra de culto, y por otro, han hecho circular mil leyendas urbanas no del todo acertadas sobre la personalidad de quien firmó su banda sonora, y su no tan truculento cambio de sexo.

Portada original del álbum.

Remitiéndonos a lo puramente musical, decir que Carlos se documentó a conciencia para su creación, tanto trabajando codo con codo con Kubrick sobre el concepto de la película, como, por ejemplo, leyendo la novela que la inspiró, a cargo de Anthony Burgess. Ya estaba realizando el tema Timesteps antes de que Kubrick le mandase buscar, y el director estuvo muy de acuerdo con Carlos y su productora Rachel Elkind en lo perfectamente que encajaba con el tono de la novela, cosa que le decidió definitivamente a asignarle el trabajo. La cosa es que el conjunto de piezas acuñado por Carlos (fuera todavía Walter o ya Wendy, cosa que me da igual) es verdaderamente chocante, en la línea enrarecida y sarcástica que Kubrick quiso dar a esta obra.




Imágenes del filme. ¿Cómo no iba a ser polémico, si el prota, Alex de Large, es un sádico malnacido?

Como ya hemos dicho, es Beethoven -sobre todo la 9ª Sinfonía- el tronco de la grabación, modificado todo según el tono de ciencia-ficción/realidad paralela/fantasía british del filme, si bien hay alguna pequeña adición interesante. Por ejemplo, el tema con el que se abre la película es una versión de la Música para el funeral de la Reina Mary, de Henry Purcell. También nos encontramos una acelerada y divertida versión de la Obertura de Guillermo Tell, de Gioacchino Rossini, perteneciente a una descacharrante escena erótica a cámara ligera. También aparece Rossini en La Gazza Ladra, tema no compuesto específicamente para el filme que, sin embargo, encajó bastante bien. Carlos lo versionó en su estilo para el álbum, si bien en la película se escucha en su versión orquestal. Como los cinéfilos sabemos, también hubo por ahí un temilla de Gene Kelly que tiene, por supuesto, una justificación argumental. Pero Carlos también intervino en la composición de temas originales: Timesteps, que funciona como una obertura previa al despliegue beethoveniano; Biblical Daydreams, perteneciente a momentos oníricos bastante irreverentes; Orange Minuet, pensada para las famosas escenas del tratamiento Ludovico al que se somete el protagonista, Alex; y Country Lane, que aparece hacia el final de la película.

Portada de la edición en CD.

En cuanto a las piezas clásicas decir que Theme from A Clockwork Orange (Beethoviana) utiliza un sonido cercano a la flauta (todo electrónico, of course) para versionar el tema de Purcell y darle un toque a lo Beethoven, cosa que no sale nada mal. En cuanto a March from A Clockwork Orange, es interesante que Carlos, a sabiendas de que la Novena de Beethoven es coral, utiliza un aparato llamado "Seguidor de espectro" para imitar la voz humana, siendo este invento un antepasado del vocoder.


Stanley Kubrick, hombre difícil y creador tempestuoso a más no poder, estuvo a punto de hacerle a Carlos lo mismo que al pobre de Alex North en 2001: una odisea del espacio, es decir, dejar completamente a un lado la música original de la película para terminar decantándose por piezas clásicas al cien por cien. Sin embargo, al final salió adelante una amalgama de ambas cosas en la que Carlos salió ganando, si bien no estuvo del todo contenta del uso que se hizo de sus piezas en la película. De esta inquietud surgió la idea de editar A Clockwork Orange: Wendy Carlos's Complete Original Score (1998) que dejaba a un lado la banda sonora oficial ya editada en el '71, y posteriormente -algo más completa- en CD. Es esta última edición la que se corresponde con los temas listados arriba, y con la portada que encabeza esta entrada.

Beethoven, en el póster que Álex tiene en su psicodélica habitación.

Y nada, esperando a alcanzar las 10.000 visitas en un rato, me voy a tomar un vaso de leche con moloka acompañado de mis drugos, no vaya a ser que me termine doliendo la quijotera de tanto oír cosas raras.

Promoción original de la película, con la Obertura de Guillermo Tell.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...