sábado, 28 de marzo de 2015

Recopilatorios: ese dilema.

¿Qué dilema? Decidir si comprarlos o no. Recopilatorios hay muchos, aunque podemos clasificarlos en las siguientes categorías, de mejor a peor:

1) Soy fan, y a mucha honra. Me interesa el recopilatorio y me gusta lo que contiene.
2) No soy fan, pero quiero probar cosas nuevas. Me interesa el recopilatorio, creo que me gustará lo que contiene y me lo compro.
3) Mientras no se demuestre lo contrario, soy fan. En otras circunstancias pasaría de este sacacuartos, pero contiene unos temillas inéditos...
4) Muy a mi pesar, soy fan. Me interesa el recopilatorio como ítem de colección, no por su contenido, que está más que trillado. Aunque me da asco de mí mismo, me lo compro porque soy un friki.
5) Era fan hasta que he visto esta porquería en Amazon. Es digna de un expositor rotatorio de gasolinera. Viviré feliz sin poseerla... hasta que la rebajen a menos de 5 euros... porque soy fan...

Bromas aparte, es cierto que la tendencia habitual es la de ofrecer alguna clase de gancho para el admirador de toda la vida, que al final suele ser el único que compra fielmente cualquier cosa con el nombre de su ídolo en la portada. Ese "gancho" puede ser un cierto carácter oficialista otorgado al disco, con campaña publicitaria propia, que al final nos hace pasar por caja. Tomando como ejemplo a algunos de los artistas con más presencia en el blog, podemos empezar mencionando a aquel Images. The Best of Jean Michel Jarre (1991), ortodoxo y extenso para ser un único CD, pero sin mucho salero, en el que había tanto temas inéditos como revisiones no del todo inspiradas de singles clásicos.

Images y Portraits.

O uno de mis favoritos, el Portraits (So Long Ago, So Clear) (1996) de Vangelis, que sin contener nada especialmente novedoso, organizaba los temas de manera que la escucha del conjunto en el orden establecido es una gozada. Vangelis ha sido especialmente prolífico en lo que se refiere a antologías, aunque la mayoría de ellas es más que prescindible. Si atendemos a criterios objetivos, quizá su mejor recopilatorio sea el relativamente reciente The Collection (2012), no muy glamuroso si lo comparamos con Portraits o el más antiguo y reputado Themes (1989), pero sin duda efectivo al ser muy completo.

Themes y The Collection.

Pero ese "gancho" es normalmente un tema nuevo creado para la ocasión, dos a lo sumo. A veces resulta que, encima, el tema es bueno, con lo que dan en el clavo. Por poner un ejemplo que se me ocurre de este tipo, me viene a la cabeza Enya y su Paint the Sky with Stars: The Best of Enya (1997), que contenía como novedad uno de los temas más atractivos de su discografía, Only If.

Paint the Sky with Stars y A Box of Dreams.

Enlazando con el disco antes mencionado, podemos hablar de la que yo considero el mejor y más jugoso concepto de recopilatorio: la caja o "box", normalmente en edición limitada o simplemente carísima, que en términos generales contiene un considerable porcentaje de la discografía de alguien. Aquel álbum de Enya que mencionábamos tuvo un hermano mayor, el exquisito A Box of Dreams, que agrupaba el 99% de la carrera de la irlandesa hasta aquel momento en tres CDs temáticos: uno de canciones rápidas, otro de lentas y otro de instrumentales. Para los golosos.

 Elements. The Best of Mike Oldfield y The Complete Mike Oldfield.

De hecho, recuerdo al menos un caso más en el que se publicó un recopilatorio en dos versiones paralelas, la pequeñita y la supergrande. Se trata de Elements (1993), de Mike Oldfield. El CD sencillo contenía un batiburrillo más bien popero de su trayectoria personal, mientras que el estuche -hoy descatalogado- consistía en cuatro discos donde había de todo, desde álbumes completos (obviamente Tubular Bells) hasta temas inéditos en CD o versiones editadas para la radio. Si de Oldfield hablamos, debo decir que mi antología favorita siempre será The Complete Mike Oldfield (1985), que dividía sabiamente sus dos discos en cuatro secciones para ofrecer una muy acertada selección de sus éxitos hasta aquel año, con mucho material raro o inédito. Hoy en día, los años lo han dejado obsoleto y tampoco se fabrica. Una pena.

Las dos entregas de The Virgin Years.

Llevando el completismo a un nivel de náusea, y sin llegar a ser un simple estuche con álbumes "retapados", tenemos por ahí las dos colecciones de Tangerine Dream tituladas The Virgin Years (2011-2012), auténticos pepinos nucleares para coleccionistas que agrupan absolutamente todo lo publicado en aquellos años en pocos CDs, a base de apretujarlo todo. Lo malo es que se han partido álbumes originales en distintos discos, cosa nada práctica. Ahora que lo pienso, y salvo que alguien me corrija, creo que el mercado discográfico generalista habría necesitado hace tiempo una antología convencional de TD en condiciones, que hasta hoy no existe.

Enigma por partida doble.

Por experimentar con los contenidos de los discos -y los de nuestros bolsillos- que no quede. También hay por ahí algunas otras propuestas llamativas, como aquel de Enigma a dos bandas, el Love Sensuality Devotion. The Greatest Hits (2001) y su siamés The Remix Collection, ambos con prácticamente la misma portada y lanzados a la vez. Doble compra asegurada.

Enigma. The Platinum Collection y Essential & Rarities.

Por cierto, que Enigma lanzó posteriormente su The Platinum Collection (2009) (título genérico que hoy en día usa todo el mundo) en tres CDs, con los mismos conceptos antes mencionados y una pequeña colección de temas descartados o meramente esbozados. Un concepto parecido utilizó Jarre en su Essentials & Rarities (2011), si bien en este caso se utilizó el segundo disco para "quitarse de en medio" dos incómodos primeros álbumes más o menos malditos, que aquí se rescataban a medias, como para amansar a los fans ansiosos.

Seguramente me deje por ahí algún otro ejemplo jugoso, pero creo que para empezar no está mal. Se aceptan -más bien se ruegan- recomendaciones y sugerencias para futuras entradas sobre el mismo tema. Terminamos con algunos temas exclusivos de los discos comentados.

Globe Trotter, de Images. The Best of Jean Michel Jarre.

Sauvage et Beau, de Portraits. The Best of Vangelis and Jon and Vangelis.

Only If, de Paint the Sky with Stars. The Best of Enya.

Turn Around, de Love Sensuality Devotion.

6 comentarios:

José Ignacio dijo...

Reconozco que soy de los que compra recopilatorios en cuanto incluyen algún tema nuevo, aunque también a veces he picado si me falta parte de la discografía de un artista y mi presupuesto no me permite hacerme con todos los discos.

Por cierto, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, me gustaría saber tu opinión sobre el nuevo disco del portugués Rodrigo Leao: A vida secreta das maquinas. Seguro que no te va a dejar indiferente.

Daniel Moreno dijo...

Estupendo artículo, como siempre, Conde. Recuerdo un recopilatorio que hizo mucho por hacerme descubrir a Vangelis. Lo compré a finales de los 80, pero ya tenía unos añitos, y era de su música de los 70, con temas de HEAVEN AND HELL, SPIRAL, OPERA SAUVAGE y demás. Recuerdo que a partir de entonces empecé a hacerme con todo lo que podía del maestro griego. Es una de las cosas para las que sirven este tipo de discos: descubrir la obra de auténticos genios de la música que, de otra forma, permanecería oculta o en discos desconocidos de no ser porque salen a la luz sus mejores temas o los más representativos en estos BEST OF...

Pablo Huelsz dijo...

Los recopilatorios Themes y Potraits de Vangelis que mencionas son simplemente geniales y a mi parecer incluso obligados si eres fan del artista. Themes tiene muchas de sus grandes composiciones y uno de mis temas favoritos en lo personal que es "closing titles from the bounty" el cual ya nunca volvio a aparecer en ninguno de sus recopilatorios posteriores. Potraits es un viaje maravilloso por muchos temazos que se van conectando a lo largo del disco. El que te falto mencionar y que yo agregaría es Reprise, con la dinamica de potraits donde se conectan las piezas de principio a fin y que funciona como una perfecta introducción a su musica durante la decada de los noventas. En mi opinion creo que vale mas la pena tener estos tres albums que el nuevo " The Collection " que tanpoco esta tan mal al incluir temas ineditos.

En cuanto a Enya "Paint the sky with stars" es un muy bonito recopilatoria y tienes toda la razón Only If es genial!! por cierto que Enya ya no ha sacado disco con material nuevo desde And Winter Came en 2008, Saludos!! y como siempre muy contento de darme una vuelta por el blog!!!

jesus Castellanos dijo...

Existen buenos recopilatorios y estos que mencionas tienen su propia magia y encanto. Yo me quedo con algunos, en especial los que me ayudaron a descubrir a estos grandes artistas:
J.M. Jarre - Misik Aus Zeit Und Raum
Vangelis - Themes
Tangerine Dream - Dream Sequence
Punk Floyd - Works
Mike Oldfield - The Complete Mike Oldfield
The Alan Parsons Project - The Best of & The Instrumental Works.

Soy fan de The Alan Parsons Project, por eso lo incluyo. En cuanto a Enya y Enigma, conocí gran parte de la música de ambos antes de los recopilatorios, así que me parecieron muy buenos pero también muy predecibles y sin grandes sorpresas, bueno esa es mi opinion. Saludos y felicidades por el blog, lo sigo desde hace un buen.

Jorge Ontiveros dijo...

Realmente nunca me gustaron las recopilaciones. Para mí cada disco es un todo, sea conceptual (como un gran número de trabajos de rock progresivo) o no. Refleja el espíritu y los sentimientos de la banda o el músico en esa época de grabación. Soy de los que todavía, cuando tengo tiempo, se sientan a escuchar y disfrutar el disco completo, y original, nada de bits mp3 bajados de internet, es un goce total. Por eso tampoco me gustan mucho los discos en vivo, dónde tocan temas de distintos trabajos. Sí me gustan lo trabajos en vivo dónde tocan un disco completo.
Bueno, es la primera vez que escribo, pero hace mucho que sigo este blog. Saludos.

El conde dijo...

Gracias por participar, Jorge. Espero tenerte por aquí a menudo.

¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...