sábado, 1 de junio de 2013

Tubular Bells: secuelas, derivados... y miscelánea.

Cerramos este especial sobre el 40 aniversario de Tubular Bells con una última entrada sobre las secuelas y pseudo-secuelas del álbum. Aunque he estado a punto de hacerlo, he decidido no comentar todos los álbumes que llevan la famosa campana diseñada por Trevor Key en la portada, ya que podríamos estar aquí otra semana entera. Me limitaré a lo estrictamente "tubular", aclarando algún que otro equívoco. Vayamos por partes:

Las secuelas: aunque suele echarse a este saco casi cualquier trabajo de Mike Oldfield con una campana en la portada, solamente existen dos secuelas de Tubular Bells en sentido estricto:

a) Tubular Bells II (1992). Tal como comentamos en la entrada correspondiente, la primera continuación del álbum del '73 no solamente fue un lanzamiento oportuno en el tiempo (cerca del 20 aniversario del TB original y posterior a una etapa algo ardua en la vida del autor, cuando se desligó de Virgin) y fructífero en lo económico, sino también muy ansiado por los fans. Afortunadamente, Tubular Bells II es un trabajo excelente, a la vez homenaje y "remake", brillante por la manera en que retoma los conceptos de su predecesor para crear algo que es reconocible y al mismo tiempo nuevo y coherente. No suele mencionarse entre las grandes obras de Oldfield, pero podría estar con facilidad entre ellas. Fue número 1 en Inglaterra, y Oldfield llenó las arcas a rebosar. Tanto las suyas como las de su nueva compañía, WEA.


b) Tubular Bells III (1998). Es la antítesis de la segunda parte: inoportuno en el tiempo (se publicó sólo 6 años después de la secuela anterior), oportunista en lo económico e incoherente en las formas y el fondo. Sin ser un álbum malo del todo, se puede decir que del auténtico Tubular Bells solo conserva el famoso riff. Hubo sitio en él para aglutinar un montón de música electrónica, temas bonitos y de sonido espectacular pero poco sorprendentes, e incluso un revival del tema pop de 1983 Moonlight Shadow, llamado Man in the Rain, simpático pero fuera de lugar. Lo más criticable es que Mike tuviese en mente una especie de álbum conceptual sobre la temporada que vivió en Ibiza, y terminase convirtiéndolo en otra secuela de su obra maestra. Y es que una de las señas de identidad del "concepto Tubular Bells" es su abstracción meramente musical, poco compatible con la sensación que transmite Tubular Bells III de ser una especie de narración autobiográfica demasiado coyuntural. Bien podría haber llevado otro nombre, aunque en cualquier caso volvió a recaudar un dineral.


Los derivados: aquí sí que tiene la cosa enjundia, de modo que es mejor ir a ello sin más:

a) The Orchestral Tubular Bells (1975). Otro álbum ya comentado en el blog. A iniciativa de David Bedford, se realizaron adaptaciones para orquesta sinfónica de Tubular Bells y Hergest Ridge. El primero, pese a ser un trabajo interesante y contar con la prestigiosa Royal Philharmonic Orchestra y el propio Mike a la guitarra, no solamente pinchó en lo económico sino que fue acusado de sacacuartos. Lo peor es que, así las cosas, The Orchestral Hergest Ridge no llegó a ver la luz, a pesar de ser netamente superior.


b) The Millennium Bell (1999). Como los críticos de Oldfield no se habían ensañado lo suficiente con Tubular Bells III, sólo un año después -y con mucha más brevedad que la habitual en el Mike de la época- salió a la venta este álbum conceptual sobre diferentes momentos relevantes de la Historia de la humanidad.  Se acercaba la nochevieja en que entraríamos en los 2000, y Mike Oldfield fue contratado por las autoridades berlinesas para amenizar la velada con un gran concierto en la ciudad, cosa que posiblemente influyó en la manera en que se concibió la publicación del álbum. Generalmente se lo sitúa entre los puntos más bajos de la carrera del músico, aunque personalmente siempre lo he considerado un disco muy original, un trabajo menor pero a reivindicar. Hay que admitir que el gran error fue colocarle una campana en la portada y ponerle un título como ese, una evidente maniobra mercadotécnica que llevó a buena parte de crítica y público, no sin razón, a recelar de la propuesta aun sin darle una oportunidad. El fondillo del tema Pacha Mama tenía un toque tubular, y se escucha un campanazo en el tema homónimo al álbum. Hasta ahí los parecidos. Equívoco resuelto: The Millennium Bell NO es una secuela de Tubular Bells.


Miscelánea: en este apartado mencionaremos algunos otros títulos a tener en cuenta en este donoso escrutinio. Se admiten sugerencias en los comentarios.


-Tubular X (1998). No sé cómo rayos le llegó el encargo, pero Oldfield realizó una bizarra mezcla de Tubular Bells y el tema de la serie de culto Expediente X, original de Mark Snow, como parte de un EP editado en Japón con motivo del estreno de la película de Mulder y Scully. Como acababa de publicarse Tubular Bells III, el tema tuvo cierto movimiento en la radio, aunque dudo que tuviera mucha trascendencia más allá del coleccionismo acérrimo oldfílico.

Tubular X.

-Tubular Beats (2013). El más reciente álbum con el nombre de Oldfield en la portada es en realidad un disco de remezclas a cargo del músico electrónico York, en el que el autor de Tubular Bells realiza una labor -me atrevería a decir- simplemente de asesoría. Pese al título y la portada, el CD incluye temas de toda la carrera de Mike. En cualquier caso, es evidente que la compañía Mercury piensa poner una campana en absolutamente todos los trabajos que publique Mike con ellos, excepción hecha de las reediciones de sus discos antiguos. Si hay que valorar el disco en sí, admito que es bastante mejor de lo que indican nuestros amigos los prejuicios. Se hicieron cosas mucho peores cuando se publicaron los diversos singles de Tubular Bells II, por ejemplo. El remix de Tubular Bells a cargo de York:


-Tubular World (1994). Formó parte del álbum The Songs of Distant Earth, fabulosa, apasionante obra conceptual que adaptaba el libro del mismo título de Arthur C. Clarke. No es que en esta novela de ciencia-ficción hubiese un mundo en forma de tubo que pudiesen visitar los protagonistas, pero Oldfield quiso hacerse un guiño a sí mismo y a su anterior trabajo, TB II. Podemos criticarlo tanto como queramos a causa de su título, pero funciona muy bien dentro de un álbum imprescindible cuya aceptación popular sigue aumentando exponencialmente con los años. En España, no sé muy bien cómo, está por lo menos en 2 de cada 3 hogares.

Tubular World.

-Music of the Spheres (2008). No, no es una secuela ni un derivado confeso de Tubular Bells, aunque resulta evidente que ciertos elementos estructurales del álbum "clásico" de Mike Oldfield y Karl Jenkins no existirían sin la influencia de su gran obra maestra. Pensemos en el riff de Harbinger o en el carácter acumulativo, muy a lo "maestro de ceremonias" del conclusivo Musica Universalis. Creo recordar a Mike diciendo por ahí que contempló la posibilidad de llamarlo (¡horror!) Tubular Bells IV.

Harbinger suena sobre cuadros de Salvador Dalí en este montaje amateur.

-El tema Five Miles Out (1982) incluye un brevísimo sampleado de Tubular Bells a modo de parodia. El comienzo del instrumental largo Crises (1983) es como el riff inicial de TB, que cumplía 10 años, un par de tonos por encima y con distinto ritmo; y algo parecido podría decirse de ciertos elementos del tema Airborne, del álbum Platinum (1979). La escucha de las demos originales de TB, disponibles oficialmente a partir de la edición en dvd 5.1 de Tubular Bells 2003, revela que un fragmento de las mismas fue reutilizado en  Amarok (1990). 

-La curiosa adaptación en tono swing que se realizó de Tubular Bells para los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 fue publicada oficialmente para su venta, tanto en el recopilatorio oficial Isles of Wonder como por separado. Esta publicación no podía faltar aquí, por supuesto, si consideramos que el acontecimiento supuso uno de los mayores picos de popularidad de Mike Oldfield a lo largo de toda su carrera.


Mencionaremos, para terminar, un par de trabajos relacionados con TB pero ajenos al control de Oldfield que han tenido una importante difusión.

-Tubular Bells Part 1. Version for two pianos and two synthesizers (Tubular Bells para dos pianos y dos sintetizadores) y Tubular Bells for four pianos (Tubular Bells para cuatro pianos), ambas piezas editadas en un solo CD por Brilliant Classics, arregladas por Marcel Bergmann e interpretadas por una formación llamada Piano Ensemble. 


De cuantas yo conozco, y a pesar de centrarse únicamente en la primera cara del álbum, es la más famosa adaptación de la obra de Oldfield de las no realizadas por él mismo. Interesante, y con vídeo:

La pieza continúa en YouTube.

-Tubular Bells for Two. Es un espectáculo muy célebre en la actualidad. Los jóvenes multi-instrumentistas australianos Aidan Roberts y Daniel Holdsworth recorren el mundo con un show consistente en la interpretación completa de Tubular Bells a cuatro manos y cuatro pies, en una divertida mezcla de virtuosismo y malabarismos en sus contorsiones y piruetas para llegar a tiempo a tocar cada instrumento. Las críticas en la prensa internacional son un puro elogio, y el espectáculo, en su gira europea, ha sido todo un referente cultural en el 40 aniversario del álbum. Puede adquirirse en dvd. Aquí la página web oficial y, a continuación, un clip publicitario:



ACTUALIZACIÓN:

Añadimos, con todo agradecimiento, la sugerencia del comentarista Oscar. Puntualizaba que el Dúo Sonare  (Thomas Offermann y Jens Wagner) es autor de una interesante versión de Tubular Bells para dos guitarras clásicas, y adjuntaba un enlace para escuchar un trocito. Como en YouTube tienen una serie de vídeos, mucho más ilustrativos, he optado por incluir el primero de ellos a continuación:

En el vídeo, Anna Tasiemska "sustituye" a Thomas Offermann.

Y nos informa juanitochapal en los comentarios (muchas gracias) de que un tal Marcin Pater tiene en YouTube un interesante vídeo en el que reproduce con varias percusiones el sonido los pasajes de guitarra de Tubular Bells II. No tenía intención de profundizar demasiado en las secuelas y sus derivaciones, pero ahí va de todas formas:

6 comentarios:

Oscar dijo...

Enhorabuena por esta serie de posts, como fan de Oldfield los he disfrutado mucho y también he aprendido bastantes curiosidades que desconocía.
Por aportar algo, no sé si conoces la versión de Tubular Bells que realizó el dúo de guitarras clásicas "Duo Sonare" (Hay un fragmento en mp3 en su web oficial, en el enlace). Para mí es también un versión a tener en cuenta, y que seguro disfrutarán tanto los fans de Oldfield como los aficionados a tocar la guitarra. Seguro que con un poco de investigación en google se puede conseguir ese álbum.
Un saludo.

Santi dijo...

Enhorabuena por esta fantástica serie de post tubulares. Mucha y muy buena información, y se nota la admiración y el cariño hacia tan emblemática obra. En cuanto tenga un tiempo de relax le daré la reescucha que se merece. Saludos.

El conde dijo...

Gracias por la aportación, Oscar. La he añadido a la entrada, como puedes ver.

Santi, Tubular Bells aguanta tantas escuchas como quieras. Resistirá una más, desde luego.

juanitochapal dijo...

Me han encantado todas las entradas dedicadas a Oldfield y Tubular Bells. Como curiosidad mencionar que existe en Youtube un video en el que un tal Marcin Pater interpreta con Vibráfonos y Marimbas todas las partes de guitarra que Mike Oldfield tocaba en la primera parte de Tubular Bells II que es alucinante. Muy recomendable.
Gracias Conde, una vez más.

Guillermo (Atreus) dijo...

Conde, me sumo a las felicitaciones por esta nueva serie de reseñas Óldficas, excelentes todas como siempre. Las acabo de descubrir ahora de casualidad... ¿ya no actualizas el perfil de FB cada vez que publicas una entrada? Esa es la razón por la que se me han pasado estas y otras.

¡Saludetes y enhorabuena!

El conde dijo...

Sí que me gusta actualizar el perfil de Facebook, pero últimamente ando tan atareado en el trabajo que de milagro tengo tiempo de publicar entradas con algo de regularidad. Tienes razón, voy a colgar estas entradas.

Y juanitochapal, añado tu sugerencia en cuanto la escuche en YouTube.

Mil gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...