sábado, 15 de junio de 2013

Anthony Gonzalez / Joseph Trapanese - OBLIVION


1. Jack's Dream (1:23)
2. Waking Up (4:10)
3. Tech 49 (5:59)
4. StarWaves (3:41)
5. Odyssey Rescue (4:09)
6. Earth 2077 (2:23)
7. Losing Control (3:57)
8. Canyon Battle (5:58)
9. Radiation Zone (4:12)
10. You Can't Save Her (4:57)
11. Raven Rock (4:34)
12. I'm Sending You Away (5:38)
13. Ashes of Our Fathers (3:31)
14. Temples of Our Gods (3:14)
15. Fearful Odds (3:10)
16. Undimmed by Time, Unbound by Death (2:27)
17. Oblivion (Feat. Susan Sundfor) (5:57)

Tras dos semanas de inactividad bloguera a causa de la acumulación de trabajo con el fin de curso, regresamos con esta interesante banda sonora que seguramente algún lector estaba echando en falta, sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que me gustó la música de Tron: Legacy (2010).

¿Qué pinta aquí Tron Legacy? Pues es sencillo. Para empezar, el director de ambas películas es el mismo, Joseph Kosinski, y el arquitecto sonoro de sus dos partituras musicales es también el mismo, Joseph Trapanese. Y para continuar, la idea central a la hora de crear la banda sonora es similar: buscar a un grupo francés ultramoderno y "domarlo" hasta sacar de él una serie de piezas que encajen con los convencionalismos de Hollywood, dejando un sabroso regusto a ciencia-ficción musical. Debo advertir que buena parte del análisis del álbum se ha realizado por comparación entre ambas obras, al ser la primera tan digna de referencia.

Una imagen de Oblivion.

Si en Tron teníamos a Daft Punk, aquí tenemos a M83, una formación electrónica fundada por Nicolas Fromageau y el coautor de esta Oblivion, Anthony Gonzalez. La portada del álbum te deja un tanto dudoso respecto a quién está y quién no, ya que indica que la música es de M83 y la composición está en manos de Gonzalez y Trapanese. Me da en la nariz que, tras la presencia aquí del nombre de la banda, puede haber más de estrategia mercadotécnica que de otra cosa. Algo parecido sucedió en Tron: Legacy, donde el trabajo de Joe Trapanese quedó reconocido solamente en los títulos del interior del libreto, a pesar de ser responsable de cosas tan importantes como la orquestación, los arreglos y... en fin, de sacar una auténtica obra maestra de las manos de dos músicos electrónicos house normalitos como son los miembros de Daft Punk.

Realmente hay que decir que M83 es una banda de gran talento, con unas miras musicales (pop-rock electrónico con tintes épicos y una cierta inclinación hacia lo instrumental) claramente más amplias que las de Daft Punk, por lo que Anthony Gonzalez debe haber metido mucha más mano en Oblivion que aquellos otros, en lo que se refiere a pedalear junto al especialista Trapanese. Afirma haber compuesto su parte de Oblivion durante momentos de descanso en la última gira del grupo, como una forma de desconectar un poco.

Otra imagen de la película.

Oblivion, película estrenada hace un par de meses y protagonizada por la megaestrella Tom Cruise, ha recibido numerosas buenas críticas que hacen referencia explícita a su banda sonora. La visión de Kosinski de un futuro postapocalíptico es bastante elegante y algo minimalista, basada en imágenes naturales para las que una música con un toque electrónico y ambient le ha venido que ni pintada. Por supuesto, no habría encajado aquí una electrónica tan angulosa, tan agresiva como la de ciertos pasajes de Tron: Legacy, y se ha optado por hacer más visible la presencia orquestal y lucir sintetizadores en algunos momentos tan acertados como StarWaves o Earth 2077, ejemplos perfectos de paisajismo electrónico. A Trapanese lo rastreamos sobre todo en cortes de acción y/o tensión, con golpes de sonido parecidos a los escuchados en Tron, que en algún caso restan frescura al conjunto del disco. Gana el puso lo orquestal frente a lo electrónico, aunque la brillantez de los pasajes más "M83" puede dar la impresión de que es al revés.

¿Una portada alternativa? Creo que es la de la edición en vinilo.

Para cerrar el disco, se incluye un tema cantado por la vocalista noruega Susanne Sundfor, bastante bonito pese a que no es quizá la clase de canción que pueda servir como single promocional en la radio y demás. Complemente al resto del disco y le da un toque cálido. Y poco más.

El tema cantado de Oblivion.

Es cierto que quedarán dudas sobre quién manda en la música de Oblivion, o sobre si la idea de contratar músicos europeos es una sutil forma de esnobismo, pero esta banda sonora es un gran trabajo que no solamente se disfruta como álbum, sino sobre todo (y esto es hoy en día cada vez más raro) dentro de la propia película. Siempre se ha tratado de eso, ¿no?

Aunque existe una edición "deluxe" del disco, enlazo a continuación con la versión normal, la que he utilizado para el análisis. En Spotify.

StarWaves
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...