martes, 8 de enero de 2013

Walt Disney según Philip Glass.

Del 22 de enero al 6 de febrero se presenta en el Teatro Real de Madrid, en primicia mundial, la nueva ópera del minimalista neoyorquino Philip Glass, basada en el libro de Peter Stephan Jungk The Perfect American ("El americano perfecto"), sobre los últimos días en la vida de Walt Disney. Ya se anuncian posteriores presentaciones internacionales de la misma obra.

 Diseño promocional para el cartel de la ópera.

Se trata de un montaje en dos actos encargado por el propio Real, y teóricamente podría definirse como una de sus grandes obras escénicas de carácter biográfico (recordemos su Einstein on the Beach o su ópera sobre Akenatón), si bien seguramente estaríamos hablando de una ópera algo más accesible que otros experimentos previos de Glass con el "Bel Canto".

Al parecer, el libreto incide en el carácter difícil de Disney, presentado como  un magnate triunfador y arrogante, encarnación del sueño americano en su sentido más rancio, amén de ultraconservador en la política y en el ámbito laboral. Todo ello  (creo) es visto desde el punto de vista de un ex-empleado de su productora, Wilhelm Dantine, que acabó hasta las narices. Parece que Glass se ha andado con pies de plomo para no irritar a la multinacional, aunque al final se ha mojado más de lo que se esperaba a la hora de plasmar ciertos pasajes del libro. Morbo puro.

Philip Glass (en classic.fm).

Evidentemente, la familia de Disney no comulgará con determinadas acusaciones (antisemitismo, avaricia), y el montaje operístico no cuenta con los derechos de los personajes creados por el dibujante y animador. Incluso se ha intentado no dar nombres propios. No obstante, se ha optado por presentar a figuras tan emblemáticas como el ratón Mickey o el pato Donald a través de émulos oscuros, como de pesadilla, que de paso encajan mejor en el tono de la obra. También hay oníricos encuentros entre Disney, Abraham Lincoln y Andy Warhol.

Portada original del libro.

Muy interesantes, tanto la ópera como el libro en el que se basa, que acaba de publicarse en España para aprovechar el tirón. Yo siempre he sido admirador de las películas de Walt Disney pre-Hannah Montana, sobre todo de las más antiguas, y no deja de ser fascinante cómo alguien (supuestamente) tan antipático puede haber realizado una contribución tan enorme -y a veces brillante- a la cultura de masas de nuestro tiempo.

Aquí un enlace con la página oficial del Teatro Real.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...