jueves, 20 de diciembre de 2012

Rick Wakeman ha regresado al centro de la Tierra...

  ...y así se le han quedado las uñas de tanto cavar.
(Imagen de Herald de Paris)

Quienes seguís el blog sabéis de sobra que fui bastante duro con la crítica del álbum Journey to the Centre of the Earth (1974), de Rick Wakeman. Siendo yo un gran admirador de delirios grandilocuentes y setenteros como The War of the Worlds en versión de Jeff Wayne y similares, aquel disco del teclista de Yes  sobre el libro de Julio Verne nunca me ha llegado a gustar. Me parecía feo y pedante, de una grandiosidad pasada de moda que lo hace interesante únicamente a los muy nostálgicos de la época. No es que hoy en día haya variado mucho mi opinión, aunque sí que he llegado a valorar -al menos- su carácter más o menos seminal de cara a posteriores trabajos conceptuales mucho más acertados.

Portada del nuevo álbum.

Hace unas semanas, Wakeman ha publicado una versión regrabada de aquel álbum, quizá el más conocido de su discografía, y que ya contaba con al menos una secuela. Ha sido de forma exclusiva, en principio al menos, a través de la revista Classic Rock. Es la primera grabación de estudio que se realiza del disco, ya que el original fue realizado directamente en directo (válgame la redundancia). Habiendo escuchado este nuevo álbum, y sin que me haya dado gana de tirar cohetes, la verdad es que ha mejorado un tanto mi opinión sobre el trabajo de Wakeman. Es cierto que algunos pasajes cantados me siguen sonando muy cursis, como de musical de Broadway acartonado, pero gracias a la perfección del sonido del estudio soy capaz de valorar muy positivamente los arreglos orquestales, e incluso los barrocos solos de sintetizador que en su día me parecieron en exceso empalagosos. Tengo la impresión de que, si bien el mundo del rock progresivo ha escrito grandes páginas de su historia discográfica sobre el escenario, una obra algo más arriesgada como el Viaje al centro de la Tierra de Rick Wakeman quedó empequeñecida por las lógicas limitaciones del sonido en vivo. 

 En la contraportada, la lista de temas también ha sido reelaborada. 
Recordemos que el álbum original solamente tenía dos pistas largas.

Cuidado, porque el nuevo Journey de Wakeman no va en la línea de lo hecho por Jeff Wayne en su "nueva generación" de La guerra de los mundos. No es una actualización con un nuevo sonido modernizado. Más bien es una traslación nota por nota (y verso por verso, ya que incluso los vocalistas se parecen) del disco del '74, sin indicios de falsa modernez, lo que lo hace seguramente más valioso para los viejos aficionados que para los oyentes actuales. Aun considerando que los motivos del músico puedan ser más económicos que artísticos, tengo la impresión de que este álbum conceptual envejecerá mejor que el original al hacer justicia a sus planteamientos iniciales, por lo que -esta vez sí-, recomiendo su escucha. Por mi parte, es la primera vez que consigo escuchar todo el álbum con atención hasta el final.

4 comentarios:

Ramón Merino Collado dijo...

Hola, Conde. Quería felicitarte por tu magnífico blog, que descubrí gracias al topic de Jeff Wayne y su "The War of the Worlds".

En cuanto a la entrada que nos ocupa, tengo que corregirte. Este disco no es una traslación nota por nota del original. De hecho, el cambio es mucho radical que el perpetrado por Jeff Wayne. No solo porque los temas han sido retocados y transformados (sonora y compositivamente), sino porque además se han añadido temas nuevos (que además son los mejores).

Un abrazo, y gracias por informarnos de tan jugosas novedades.

El conde dijo...

Sinceramente, tanto trabajo me costó escuchar el álbum original que no he tenido ocasión de compararlos, pero seguro que tienes toda la razón. Creo que me centré mucho más en dar la noticia que en cuidar los detalles. Tomo buena nota.

Muchas gracias.

Ramón Merino Collado dijo...

A mí me pasó igual que a ti, el album original en directo no me gustó mucho debido a ese sonido a organillo antiguo tan poco afortunado. Pero te recomiendo que escuches esta nueva versión, es realmente fantástica. Y aunque al principio los malabarismos con el teclado de Wakeman parecen solo presunción virtuosista, cuando lo escuchas unas cuantas veces te das cuenta de que está todo muy estudiado y que la melodía, aun siendo de tempo acelerado, sí que dice muchísimo.

Un abrazo.

Luis Cabrera dijo...

Yo lo escuche por primera vez, alla por los 80s. me parecio algo dificil de entender. años depues y cientos de discos escuchados los empecé a apreciar mas. ahora a casi mis 60 años me parece algo imprecindible para cualquier melomano-le guste ó no el progresivo- pero no olvidemos que eramos unos crios y muy ignorantes en ese entonces.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...