jueves, 24 de mayo de 2012

Jerry Goldsmith - ALIEN


1. Main Title (3:34)
2. Face Hugger (2:35)
3. Breakaway (3:04)
4. Acid Test (4:37)
5. The Landing (4:33)
6. The Droid (4:45)
7. The Recovery (2:47)
8. The Alien Planet (2:31)
9. The Shaft (4:00)
10. End Title (3:02)

Aquel conocido dicho del "menos es más" que tanto suele reivindicarse a la hora de componer bandas sonoras de cine también puede aplicarse a algunos de los más importantes músicos que ha dado la industria. Es el caso de Jerry Goldsmith y la película Alien, el octavo pasajero (1979). Goldsmith, compositor de primera fila durante varias décadas, ha sufrido más que otros el inmerecido lastre de crear partituras para películas un pelín del montón. Seguramente pensando en aumentar el prestigio de estas cintas, las productoras buscaban al efectivo Goldsmith, tal vez menos "relamido" que otra gente como John Williams o Morricone, sobre todo según avanzaban los años ochenta. Alien podría ser una de las varias excepciones, ya que la película se cuenta entre las mejores y más influyente obras de ciencia-ficción (y de terror) jamás realizadas.

Un póster poco difundido de la película.

Jerry Goldsmith se especializó en películas de acción, fantásticas y de ciencia-ficción, no siempre estando las barreras entre los géneros demasiado claras. Logró su único Oscar gracias a La profecía (1976), siendo también míticas sus fanfarrias para Star Trek, la película (1979) o Desafío total (1989), y sin dejar a un lado obras maestras del celuloide como El planeta de los simios (1968) o Chinatown (1974). Junto al director Ridley Scott trabajó al menos en tres ocasiones, si bien en Blade Runner (1982) lo hizo brevemente como sustituto de un Vangelis que llegaba tarde, y en Legend (1984) fue prácticamente rechazado en favor de los Tangerine Dream. Pero en Alien dio buen ejemplo de lo que Goldsmith era capaz de hacer, logrando que su partitura fuese una creación paralela al tono de la propia película. Scott debió considerar a Goldsmith como su mejor opción, ya que una versión temprana de la película contaba con otras obras previas del músico en el montaje provisional. Sin embargo hubo follón en post-producción, ya que el montador Terry Rawlings hizo un collage a base de las composiciones de Goldsmith, no dejando prácticamente nada inalterado en el montaje de la película, e incluso tomando varios fragmentos de otras piezas -otra vez del propio Goldsmith- para completar la cosa.

La edición de 2007. Los títulos arriba corresponden al LP original.

Muy dado a las melodías con trompetas, en la línea del Hollywood clásico, Jerry Goldsmith realiza aquí un ejercicio bastante experimental del que Ridley Scott nunca ha llegado a sentirse del todo satisfecho. Seguramente manejaba la posibilidad de contar con sonidos más vanguardistas para su personal versión espacial de Diez negritos, de Agatha Christie, y el estilo del veterano Goldsmith no se ajustaba del todo a su visión. Siendo Alien, en el fondo, una respuesta oscurantista al éxito de 2001: una odisea del espacio, a la música de Jerry Goldsmith le faltaba algo del tono trascendental de Ligeti y compañía. Una primera composición contaba con un par de temas melódicos al uso para las secuencias de créditos iniciales y finales. La idea era mostrar el viaje espacial en hibernación como una experiencia plácida, siendo el resto de la obra una sucesión de piezas incidentales, atmosféricas y amenazadoras, incluso con toques electrónicos dispersos; una pesadilla en toda regla que tiene lugar entre siesta y siesta. El problema de estas piezas es que difícilmente podían disfrutarse con independencia de la propia película, dado su carácter puramente ambiental. Scott, por su parte, forzó al compositor a revisar algunas de sus orquestaciones, y hoy en día solamente podemos estar del todo seguros de cómo fue la banda sonora original, primitiva, gracias a una versión expandida del álbum que se publicó en 2007.


¿Alguien no ha visto esta película?

Ciertamente, como decíamos, la de Alien no es una de esas bandas sonoras que produzcan un placer musical en un sentido convencional, por lo que difícilmente podemos colocarla entre los títulos imprescindibles del género para escuchar en casa. Y sin embargo, la película también es así de incómoda, desasosegante y oscura, con lo que no podemos dejar de admirar el esfuerzo de su autor. Y si tenemos cierta experiencia con la música clásica del siglo XX y además somos aficionados al género de ciencia-ficción, encontraremos aquí un fascinante espacio sonoro para dejarnos llevar con la mente a esos rincones oscuros del espacio profundo. La música de los títulos iniciales:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...