miércoles, 7 de marzo de 2012

Edgar Froese - AGES


1. Metropolis (11:10)
2. Era of the Slaves (8:02)
3. Tropic of Capricorn (21:00)
4. Nights of Automatic Women (9:01)
5. Icarus (9:09)
6. Children's Deeper Study (4:21)
7. Ode to Granny A (4:40)
8. Pizarro and Atahuallpa (7:33)
9. Golgatha and the Circle Closes (8:31)

Ages (1978) es el cuarto trabajo en solitario del miembro fundador -y único superviviente en la actualidad- de Tangerine Dream. Como sucede en más de una ocasión, los trabajos en solitario de componentes de grupos de éxito suelen servir para dos cosas, distintas pero complementarias: realizar una saludable escapada para desfogarse y explorar otras posibilidades sin la losa de los seguidores del grupo; y tantear las propias posibilidades de éxito de cara a una probable salida del grupo. En el caso del Ages de Edgar Froese, más bien se diría que el músico opta por la primera de las opciones anteriores, sobre todo si tenemos en cuenta que su sonido no se aleja demasiado del de Tangerine Dream, sino que más bien es paralelo al mismo. Los mejores conocedores de la trayectoria de TD pueden incluso detallar qué títulos de la discografía posterior de la banda se originaron en las composiciones aquí presentes. Se trata de un álbum magnífico, y era lógico que tuviese repercusión en el porvenir de su autor.

Y sin embargo fue un disco con escasa repercusión comercial, pese a resultar perfectamente accesible, agradable incluso para un público no experto, y perfectamente en consonancia con aquellos tiempos en que la música electrónica -ya no solamente la alemana, ni mucho menos- empezaba a colarse con contundencia en los círculos musicales más "mainstream". No le ayudaron a lograr el éxito económico ni su larga duración (era originalmente un LP doble, más caro) ni aquella vieja historia de los fans que no soportan las escisiones, ya que temen que pongan en peligro la continuidad de las bandas a las que idolatran. Con el tiempo, y me atrevo a decir que amparándose en este fracaso en ventas, las distintas ediciones en CD que se han publicado de Ages han pegado tijeretazos donde les ha dado la gana o bien a las discográficas o bien al propio Froese, todo encaminado a dejar todo su contenido en un único disco. Es decir, que la idea es cumplir y a otra cosa.

Portada de una edición posterior.

Ages es destacable (y recomendable para vosotros, lectores/as del blog) por varios motivos. El primero que se me ocurre es ese afán aperturista del que hablaba un poco más arriba. Sin en los álbumes clásicos de Tangerine Dream en los setenta era el oyente el que tenía que hacer el esfuerzo por comprender, por ponerse a la altura de las abstractas expresiones musicales que ofrecía la banda electrónica, en Ages parece ser Edgar Froese quien lucha dignamente por llegar al público, por ofrecerle una música que, sin perder un ápice de profundidad, sea comprendida con rapidez y disfrutada a la primera.

Ages viene a ser como un ameno libro de historia desarrollado a través de piezas musicales para sintetizador. Comienza con Metropolis, que tiene un ritmo sostenido muy llevadero, una melodía bonita y algunos sonidos a lo Wendy Carlos en La naranja mecánica. Sigue el álbum con Era of the Slaves y la larguísima Tropic of Capricorn, también muy melódicas y ricas en colorido musical, anticipando con lucidez hacia dónde iba la banda TD y la música electrónica en general en los años ochenta. Nights of Automatic Women y Children's Deeper Study son algo más retro, más en la línea de lo que la Escuela de Berlín estaba haciendo entonces. En Icarus volvemos a tener reminiscencias ochenteras, con ese sonido de guitarra eléctrica tan reconocible en la  factoría Froese. Curiosa es la pieza titulada Ode to Granny A, que en su momento fue cara B de un single del álbum Encore, y que posee ciertos atisbos de comicidad. Pizarro and Atahuallpa tiene un fuerte carácter étnico, como no podía ser de otro modo al tener el título que tiene, amén de algún puntito funky. Ages concluye con Golgatha and the Circle Closes, que por su título podría tener algo que ver con la pasión de Cristo pero que, a falta de más datos, dejaré en un elegante ejercicio de sobriedad muy bien llevada.

Lo dicho, que Ages es un álbum entretenido, asequible para principiantes y relativamente adelantado a su época. Ninguno de los temas sobra, y algunos son realmente sobresalientes. Por su escasa repercusión no creo que se lo considere oficialmente como un disco imprescindible, pero de haberle ido mejor en las ventas a su salida, la cosa sería casi seguro distinta. Está en Spotify, aunque aviso que en esta edición también falta algún tema. Terminamos con Metropolis, gracias a YouTube.

7 comentarios:

Mike Shooter dijo...

Los primeros discos de Froese son realmente interesantes y quizá los mejores de cualquiera de los miembros de Tangerine Dream en solitario, especialmente "Stuntman" en el que alcanza un equilibrio perfecto entre calidad y comercialidad. Tengo un poco olvidada a la escuela de Berlín últimamente y eso es algo a corregir. Un saludo.

El conde dijo...

Había escuchado Aqua, este Ages y Epsilon in Malaysian Pale (creo que se escribe así), pero no Stuntman. Me lo apunto.

Como siempre, un placer, Mike.

Mike Shooter dijo...

Es su disco más comercial en el sentido de fácil de escuchar. Me recuerda mucho, por ejemplo, al Force Majeure de TD por el hecho de tener varias melodías "silbables" para entendernos.

Un saludo.

Pepe dijo...

No conocía este disco, tengo que explorar más en Froese en solitario. Eso sí, permitidme afirmar en un tono jocoso que lo que más me ha impactado es la portada. Dios mío!!

El conde dijo...

Sí, desde que colgué esa foto con ese careto me han bajado las visitas (es broma). No sé si buscaba parecer un anciano, por aquellos de las "edades" del título del disco, pero ciertamente es una mezcla entre el hombre de las nieves y un pastillero de after-hours.

Saludos, señor Pepe.

Josué dijo...

Con este disco me ha pasado lo mismo que sentí al escuchar los trabajos en solitario de Steven Wilson: desfogue. No percibo esa opresion de los trabajos con Tangerine Dream, realmente es en cierto punto liberador.

El conde dijo...

Y eso que en Tangerine Dream el que mandaba era él, pero bueno, igual no era suficiente libertad.

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...