miércoles, 15 de junio de 2011

Morelenbaum² / Sakamoto - CASA


2. O Amor em Paz (3:50)
3. Vivo Sonhando - Dreamer (4:29)
4. Inútil Paisagem (4:27)
5. Sabiá (3:47)
6. Chanson Pour Michele (3:08)
7. Bonita (4:22)
8. Fotografia (4:18)
9. Imagina (2:18)
10. Estrada Branca (4:02)
11. O Grande Amor (4:30)
12. Cançao em Modo Menor (2:00)
13. Tema Para Ana (2:07)
14. Derradeira Primavera (2:21)
15. Esperança Perdida - I Was Just One More for You (4:04)
16. Sem Vôce (5:07)
17. Samba do Aviao - Live (5:33)
18. Improvisation - Live (7:11)

Casi por sorpresa he sabido de la existencia de este trabajo de Ryuichi Sakamoto junto al dúo Morelenbaum, que es un homenaje bastante bonito a Antônio Carlos Jobim. Lo que más me sorprende es lo inusual de la propuesta, en parte por los artistas implicados, y también en parte por sus planteamientos musicales.

Casa (2001) se titula así por haber sido grabado casi en su totalidad -salvo alguna pieza grabada en Japón, creo- en la casa donde vivió realmente Jobim, en Rio de Janeiro. Se trata de una colección de canciones, no necesariamente de las más famosas (lo siento, no está La chica de Ipanema), algunas incluso inéditas, interpretadas al piano por Sakamoto, al chelo por Jaques Morelenbaum, y con la voz de la esposa del segundo, Paula Morelenbaum. La primera sorpresa, al menos para mí, es la presencia del compositor japonés, autor principal de la música de El último emperador. No tenía noticia de que Sakamoto tuviese una faceta como intérprete de composiciones ajenas, pero sí que era evidente su notable y reconocible personalidad a la hora de enfrentarse al piano solista. Tampoco conocía su admiración por Jobim, padre de la bossa nova, pero es lógico que cualquier músico pueda tener entre sus ídolos a artistas con estilos muy distintos del suyo.

Ryuichi Sakamoto, Paula Morelenbaum y Jaques Morelenbaum

El matrimonio Morelenbaum era una elección más lógica siendo ambos brasileños, y sobre todo considerando que la suave y cálida voz de Paula se adapta perfectamente a ese modo de cantar que tan fácilmente asociamos los neófitos a la bossa nova auténtica, la que duró oficialmente unos pocos años y que después ha sido artificialmente convertida en un género musical. Sea en portugués o en inglés, Paula Morelenbaum cuece y enriquece cada verso de Jobim, estableciéndose un diálogo a tres bandas bastante equilibrado entre los tres artistas implicados. Como curiosidad, decir que el hijo de Jobim, Paulo, interviene con su guitarra en alguno de los temas del álbum, con lo que la sensación de estar en la intimidad del hogar del genio se acrecienta todavía más. También está ahí la voz de Ed Motta en el tema Imagina, y parece sonar muy en la onda del propio Jobim vocalista. Y todo eso, sin olvidar la maravillosa portada que reproduce el estilo de los LPs originales de Jobim en los sesenta, en el sello A&M, con una imagen nubosa, casi mágica de la bahía de Río. Dulce retorno al pasado.

Vídeo, promocional supongo, del tema O Grande Amor.

Aviso de que estamos ante un álbum extremadamente intimista, sin estridencias de ningún tipo, que llega directamente a la fibra de cada uno sin necesidad de grandes esfuerzos. En todo caso, sí que podemos destacar el tema Improvisation por su experimentalismo, al tratarse de una pieza instrumental improvisada bastante rupturista y que en una primera escucha no parece encajar muy bien en el conjunto. Sin necesidad de extenderme más, porque lo dicho es más que suficiente, recomiendo este trabajo muy mucho a quienes gustan de la bossa en su expresión más pura y desnuda. No es la clase de disco que se estila en los años que vivimos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...