domingo, 8 de mayo de 2011

Grizz Volga - LABERINTO DE LA NOCHE


1. La tierra helada de Cassandra (6:04)
2. Iris (4:13)
3. Beta Regio (4:09)
4. Your Eyes Look Purple (5:41)
5. Laberinto de la noche (9:27)
6. We Hit the Gold Drums (6:28)
7. Siluetas de plata (7:20)
8. Logica Machine (1:11)
9. Turquoise (5:22)
10. Ladies Entwined (7:06)
11. Titania (2:02)

En alguna ocasión hemos hablado aquí de artistas experimentales, casi siempre electrónicos y en el ámbito new age, que han comenzado su andadura gracias a obras de factura más o menos "casera", producciones modestas cuya razón de ser reside mucho más en el talento y las ganas de crear algo nuevo e interesante que por su riqueza de medios. Personalmente, tengo que decir que cuando comencé con el blog conocía apenas unos cuantos rudimentos sobre eso que mal llamamos nuevas músicas, y he ido aprendiendo un poco por el camino; pero sigo sorprendiéndome de que mi propio país, España, haya dado tan buenos músicos instrumentales. Ahí está Michel Huygen, la referencia española inevitable tanto con Neuronium como en solitario, amén de otros loables intentos de ponerse a la altura del mundo anglosajón en lo que a difusión de estos géneros musicales se refiere (Suso Saiz, Paxariño...). Pongamos a Grizz Volga en la lista, y no necesariamente al final.

Según leo en el blog amigo Music for Ambients de Faustinger, Grizz Volga es el seudónimo que utilizó el músico Juan Montoya entre finales de los ochenta y mediados de los noventa para lanzar al mercado una serie de trabajos autoeditados -inicialmente en cassete, según tengo entendido- en los que se plasmaba mucho más la voluntad de creación per se que el interés por obtener unos determinados réditos económicos. No obstante, se sabe que este músico continúa trabajando en la composición de sintonías para programas de televisión y publicidad. Laberinto de la noche (1989) es su tercer trabajo, y a juzgar por lo obtenido en las búsquedas que he hecho en la web, se trata de su obra más difundida. En diversas fuentes leo que Grizz Volga obtiene una inspiración bastante notable de las claves compositivas de la Escuela de Berlín y su estandarte, Tangerine Dream, si bien también es posible hallar reminiscencias de los grandes de la música electrónica de los setenta como Jarre o Vangelis. Personalmente, debo decir que Laberinto de la noche me ha sonado cercano al estilo levemente jazzístico del Close your Eyes and See de Oystein Sevag, o a la sutil música planeadora del Deep Breakfast de Ray Lynch, si bien he de reconocer que no estaríamos hablando bajo ningún concepto de un trabajo redundante o acomodaticio. No es una copia ni un collage a base de músicas instrumentales previas, sino un álbum con plena identidad, un todo unificado.

Si tuviese que poner nombre al estilo de Laberinto de la noche, yo optaría por "pop electrónico instrumental", en base al tratamiento rítmico y melódico de muchas de las piezas que lo componen. Aun así, hay una gran diferencia entre unos temas y otros, y sería necesario matizar. La tierra helada de Cassandra, por ejemplo, suena un poco a new wave mezclada con un fondo ambient. Es un corte muy de los ochenta, aunque por ahí comentan su adscripción a la electrónica berlinesa. Otros temas destacables son las atmosféricas y fascinantes Your Eyes Look Purple y Siluetas de plata; la homónima Laberinto de la noche, que casa muy bien con la línea comercial de los TD de Le Parc; We Hit the Golden Drums, con leves matices orientales a lo Merry Christmas, Mr. Lawrence en su primer tramo; la experimental Logica Machine, que podría haber nacido por gemación del Beaubourg de Vangelis, y a mucha honra; y la variada y fresca Turquoise, digna del Mike Oldfield de The Wind Chimes. El tema final, Titania, parece querer cerrar alguna clase de círculo conceptual iniciado con el álbum Oberon (que no he escuchado), ya que ambos nombres pertenecen a personajes de El sueño de una noche de verano, de Shakespeare.

Portada de Oberon. ¿Tiene algo que ver con él Titania? Seguo.

Bien visto, Laberinto de la noche no anda demasiado lejos de los niveles de producción de algunas importantes obras internacionales, así que o bien Grizz Volga contaba con más recursos económicos de los que suponemos de entrada, o bien, de una buena mano a la hora de que no se noten las carencias obvias de un estudio amateur. Lo mejor de todo es que este álbum contiene temas tan cambiantes y ricos que puede escucharse varias veces sin perder el interés.

Terminaré comentando que el pasado mes de enero, alguien con el nick Rider of Purple Twilight que luego firmó como Juan (imagino que Montoya) comentó mi entrada sobre Five Miles Out de Mike Oldfield. Me invitó a conocer la música de Grizz Volga en un par de enlaces, donde puede descargarse gratuitamente:


Me dio la enhorabuena por el blog. Por entonces no tenía habilitado el gadget de comentarios recientes y no he leído su comentario hasta ahora. Si me lees, gracias por pasarte por aquí, y enhorabuena por una música tan sobresaliente.

2 comentarios:

Jacobo dijo...

Pues no lo conocía y me ha encantado! Tiene una calidad extraordinaria sobretodo si es verdad que esta grabado por estos lares en los años 80. Menudo descubrimiento Conde!

Estoy totalmente de acuerdo con la comparación con Tangerine Dream y con Ray Lynch, un músico que siempre me ha encantado.

Investigaré el resto de cosas de este autor que hay por ahí perdidas en Internet.

Abrazos!

El conde dijo...

Te recomiendo que sigas los links de la entrada, ya que según me dijo el músico en cuestión, está todo para bajar gratis.

Y en lo que se refiere al estilo, que conste que lo de Tangerine Dream y Ray Lynch son opiniones personales. Igual los autores están completamente en desacuerdo...

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...