miércoles, 7 de julio de 2010

The Future Sound of London - LIFEFORMS


CD 1

1. Cascade (5:59)
2. Ill Flower (3:24)
3. Flak (4:53)
4. Bird Wings (1:30)
5. Dead Skin Cells (6:50)
6. Lifeforms (5:18)
7. Eggshell (6:45)
8. Among Myselves (5:52)

CD 2

1. Domain (2:48)
2. Spineless Jelly (4:41)
3. Interstat (0:55)
4. Vertical Pig (6:44)
5. Cerebral (3:30)
6. Life Form Ends (5:03)
7. VIT (6:48)
8. Omnipresence (6:39)
9. Room 208 (6:12)
10. Elaborate Burn (3:15)
11. Little Brother (5:13)

De entre los distintos músicos electrónicos que en las últimas décadas han tomado el relevo experimental de los grandes de los '70, por su popularidad y aceptación cabe destacar -entre otros- a Garry Cobain and Brian Dougans, más conocidos como The Future Sound of London, o simplemente FSOL. Desde luego, cuando hablo de popularidad no me estoy refiriendo a que sean archiconocidos, sino sobre todo a que algunos de sus álbumes como este Lifeforms y algún otro (pongamos Dead Cities) son obras de culto y puntales de lo que hoy conocemos como chill out.

The Future Sound of London

Aunque a los FSOL no les van las etiquetas, no han tardado los siempre ávidos mercadotécnicos en apuntarlos al gremio del trip hop, el dub e incluso del ambient. Para definir un poco su estilo, bastaría (¿bastaría?) con decir que realizan música electrónica no especialmente apta para el baile, cargada de sampleados, efectos sonoros de todo tipo y claramente experimental, cercana en cualquier caso al mundo de la electrónica de disc-jockey, tal como se entiende hoy en día. No sabría yo exactamente dónde colocarlos, y ya es un mérito por su parte el hacer algo bastante inclasificable y con una calidad fuera de dudas.

Imagen expandida del arte conceptual de la portada.

Lifeforms (1994) es un álbum doble bastante bien cargado de variaciones sonoras, con todos los temas enlazados y sin cortes. No hay un ritmo constante que se mantenga durante toda la grabación, sino más bien fragmentos con sus propias cadencias, enlazados por piezas atmosféricas que le confieren un carácter unitario. A mí Lifeforms me suena muy urbano, tecnológico a ras de suelo, aunque sazonado con pasajes cósmicos e incluso acuáticos o tribales ( con cánticos de ballenas, por ejemplo). No hay melodías que permanezcan en la cabeza tras pulsar la tecla "stop", ya que la composición se recrea en la construcción de ambientes y, como resulta inevitable hablando de chill out, en lograr un estado de bienestar por parte del oyente.

Imagen del libreto del CD.

No perderse algunos detalles de tantos como abundan por ahí escondidos en Lifeforms, como por ejemplo el Cánon de Pachelbel que podemos escuchar tras efectos sonoros de oleaje y voces orientales a principios del segundo CD, en el tema Domain. Tuvieron especial relevancia en su momento los temas Cascade y Lifeforms, y sus respectivas remezclas, cuyos vídeos originales adjunto mediante enlace.

Portada del single Cascade.

Predomina, como no podía ser de otra manera, el uso de sintetizadores y aplicaciones informáticas de índole variada, aunque también hay algún ocasional punteo de guitarra eléctrica muy poco distorsionada que lo humaniza y amplía sus miras artísticas. Lo más destacable, en todo caso, es el muy acertado uso que los FSOL hacen de las posibilidades tecnológicas aplicables a la música en aquellos años noventa, realizando un trabajo que no suena recargado ni excesivo, sino perfectamente elegante y digno de disfrutar de principio a fin, de una sentada si hace falta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...