sábado, 17 de abril de 2010

Dreadzone - SECOND LIGHT


2. Little Britain (5:14)
3. A Canterbury Tale (8:40)
4. Captain Dread (5:16)
5. Cave of Angels (6:13)
6. Zion Youth (6:05)
7. One Way (6:00)
8. Shining Path (7:22)
9. Out of Heaven (5:57)

He aquí a una de las formaciones más sorprendentes e inspiradas de cuantas dieron los '90, una década musicalmente poco definida en la que, sin embargo, sí que se llevaron a cabo buenos proyectos en lo experimental. Dreadzone es una banda británica que mezcla sabiamente estilos como la electrónica, el reggae, el trance, el folk y el dub, consiguiendo con este Second Light (1995) una obra digna de entrar a formar parte de las "biblias del sampleado" en cuyos altares están My Life in the Bush of Ghosts, Zoolook o Who's Afraid of the Art of Noise?, el último seguramente muy en la mente del trío que nos ocupa: Greg Roberts, Tim Bran y Leo Williams.

Los miembros de Dreadzone, en la contraportada del álbum.

Tras su debut con 360º (1993), Dreadzone se volcó en este Second Light, donde echaron toda la carne en el asador. Se trata de una obra bastante ambiciosa, una especie de homenaje a Gran Bretaña como micro-continente aglutinador de culturas de todos los rincones del mundo. Efectivamente, el antiguo imperio británico, desmembrado lentamente a lo largo del siglo XX, ha ido dando lugar a que lugares como la ciudad de Londres sean escenario de una amalgama multiétnica y pluricultural, donde conviven asiáticos, gentes de Oriente Medio, africanos, caribeños, latinos, etc.

Este Second Light, y toda la obra de Dreadzone en general, está orientada a un público joven al que le gusta bailar y exige para ello unos mínimos de calidad musical. No es raro que una banda tan personal e inteligente como esta hiciera las delicias de miles de bailones en los macrofestivales que se celebraron por aquel entonces en Inglaterra. Representan lo mejor de lo que hoy se conoce popularmente como "música electrónica", evolución o derivación casi siempre inadecuada -tanto en ejecución como en espíritu- de lo que este género dio en décadas anteriores, y que está sobre todo conectada al gremio del disc jockey y las "raves" (macrofiestas con luces y sonido, para bailar y... tomarse algo).

Single Little Britain.

Second Light contiene, como se decía arriba, sampleados de lo más variopinto, sobre todo cinematográficos: de la película Excalibur (en Little Britain), de Los caballeros de la mesa cuadrada (en Life, Love and Unity) de Capitán Blood (en Captain Dread) ; e incluso de una pieza de Ryuichi Sakamoto (en Out of Heaven). Nótense las referencias a dos de las obras más populares de nuestro tiempo sobre la leyenda artúrica: la película de John Boorman y la de Monty Python, quizá buscando cimentar el sabor británico del álbum en las raíces culturales de las islas.

Portada de Zion Youth.

Algunos de los temas son un poco repetitivos, demasiado en la onda "trance" que estaba entonces de moda, y algunos incluso encajarían bien en algún musical de la industria cinematográfica de India, Bollywood. Pero a mí el tema que me impresionó, que fue a su vez el primero que escuché de Dreadzone, fue A Canterbury Tale, un ejercicio de folk electrónico exquisito, digno de aquellos cuentos de Chaucer que no distan demasiado en su importancia del mito artúrico antes mencionado. El tema Little Britain, además, entró con fuerza en las listas de ventas, alcanzando el puesto más alto de cuantos singles se editaron del álbum. Yo lo recomiendo alegremente, porque sospecho que para más de uno puede ser una sorpresa muy agradable escuchar a esta banda por primera vez.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...