lunes, 28 de diciembre de 2009

Otras músicas, otro mundo: la Tierra Media

Han estado poniendo últimamente en televisión alguna de las películas que se han hecho sobre El señor de los anillos, y ello me ha dado bastante que pensar, musicalmente hablando. La verdad es que el universo creado por el profesor John Ronald Reuel Tolkien siempre ha sido una importante fuente de inspiración para el mundo de las nuevas músicas. Personalmente, siempre me ha parecido que la insistencia de identificar la Tierra Media con sonidos del Heavy Metal era una idea equivocada: los libros de Tolkien describen historias delicadas, nostálgicas en muchos casos, bucólicas en otros, y no me parece que los centenares (o miles) de discos de metal sobre tema tolkiano que han salido a la calle desde principios de los '70 vean más allá de sus narices. No lo hicieron mal los Led Zeppelin en temas como The Battle of Evermore, pero la mayoría de estos grupos de rock duro se han quedado con el lado belicoso de la historia, a pesar de ser éste tan sólo una pequeña parte de un fresco mucho más rico. Pero las nuevas músicas sí que han dado a menudo en el clavo.

El profesor J. R. R. Tolkien. No tiene cara de gustarle el metal.

Para entender esta relación entre la Tierra Media y las músicas alternativas hay que remontarse hasta los años '60, en los que la filosofía reinante impulsaba a los folkloristas del mundo a los escenarios. Por supuesto, esto supuso un auge considerable en campos como el de la música celta, y no se puede negar que la obra de Tolkien tiene un visible componente céltico. No es de extrañar que, con el tiempo, algunas formaciones musicales de corte tradicional se pusiesen manos a la obra a la hora de poner música a la multitud de poemas y canciones que el escritor incluía en sus libros. Destacan los magníficos trabajos con sonido medieval y nórdico de The Tolkien Ensemble, que a estas alturas ya deben tener el cancionero tolkiano más que completo; y la Sinfonía Nº 1 de Johan de Meij, llamada "Sinfonía del señor de los anillos", con largos movimientos sobre Gollum, los hobbits, etc.

Ilustración sobre El Hobbit, por J. R. R. Tolkien.

Otros se han aproximado a Tolkien de maneras más sutiles, como Enya, que afirma leer El señor de los anillos una vez al año y que, además de cantar el tema May It Be en la banda sonora de La comunidad del anillo, introduce varias referencias claras en su discografía, como por ejemplo el tema Lothlorien del disco Shepherd Moons. Rick Wakeman ha publicado también un álbum sobre la trilogía (Songs of Middle Earth) y lo mismo ha hecho su compañero en Yes, Jon Anderson (In Elven Lands: The Fellowship). Incluso hay un importante músico vanguardista que se hace llamar Gandalf.

Vista de Hobbiton, por J. R. R. Tolkien.

Y está claro que la música de cine tiene su parte aquí, ya que tanto la película de animación de Ralph Bakshi (con partitura de Leonard Rosenman) como las tres de Peter Jackson contaron con bandas sonoras de alta calidad, sobre todo las de Jackson, en las que el trabajo realizado por Howard Shore rivaliza directamente (si no ha superado ya, para algunos) a lo que hizo John Williams para la saga original de Star Wars.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...